(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Revista de la Academia Canaria de Ciencias"



REVISTA DE LA ACADENIA 

CAMRIA DE CENCIAS 




Folia Canariensis Academiae Scientiarum 
Volumen VII, Nums. 2-3-4 (1995) 



MCZ 

HABVABD 
UNWEBSJTV 




REVISTA 

DE LA ACADEMIA 

CANARIA DE CIENCIAS 



Seccion 

FiSIGA 



Seccion 

QUIMICA 



Seccion 

biologIa 



Folia Canariensis Academiae Scientiarum 



Volumen VII - Niims. 2-3-4 (1995) 



REVISTA DE LA ACADEMIA CANARIA DE CIENCIAS 

Folia Canariensis Academiae Scientiarum 



Director - Editor 
Nacere Hayek Calil 

Secretario 

Jose Breton Funes 

Comite Editorial 

Francisco Sanchez Martinez 
Francisco Garcia Montelongo 

Jose Manuel Mendez Perez 
Juan Jose Bacallado Aranega 



Publica: Academia Canada de Ciencias, 
con la colaboraci6n de 
Gobiemo Autdnomo Canario, 
Cabildo Insular de Tenerife y 
CajaCanarias. 

ISSN: 1130-4723 Dep6sito Legal: 212-1990 

Imprime: Grafican, S. L. 

Graciiiano Afonso, n^. 3 - Tfno. 22 77 33 
Santa Cruz de Tenerife 



PRESENTACION 

Si bien nuestro prop6sito primordial sigue siendo el logro de una 
publicacion anual, digna y seria, que conste de cuatro fascicules dedica- 
dos de forma independiente a cada una de las Seccioncs que comprcndc la 
Academia Canaria de Ciencias, la naturaicza y numero de los articulos a- 
ceptados correspondientes al ano 1995, ha impuesto que el presente volu- 
men VII tenga que distribuirse en dos fasciculos numerados del modo si- 
guiente: Ndm. 1- MATEMATICAS y Ndm. 2-3-4 -FISICA, QUIMICA y BIOLOGIA. 

En uno y otro fasciculo se integra una Secci6n espec ialmente dedica- 
da a HISTORIA Y FILOSOFIA DE LA CIENCIA, donde figuran traba j os- per tene- 
cientes, por su naturaleza, a las areas a que se refiere el fasciculo. Se 
recoge asimismo, en el fasciculo numerado 2-3-4, junto a los articulos de 
investigacion en las diferentes espec ial idades , el discurso de ingreso de 
un Academico Correspondiente a la Seccion de Biologia, asi como las pala- 
bras de presentacion del mismo a cargo de un Academico Numerario. 

Como viene siendo habitual, un texto unico referido al apartado \'IDA 
ACADEMICA, en el que se da cuenta de las principales actividades del pe- 
riodo anual correspondiente, se encuentra en ambos fasciculos. 

Una vez mas, deseamos expresar nuestro agradecimiento a los autores 
que nos han enviado sus trabajos, al equipo de referees que han coadyuva- 
do con el Comite Editorial a la seleccion de los mismos, y a las corpora- 
ciones e inst ituciones que hacen posible la publicacion de esta Revista, 
muy en especial, al CABILDO INSULAR DE TENERIFE, CAJA GENERAL DE AHORROS 
DE CANARIAS y GOBIERNO AufoNOMO CANARIO. 

El Director 
Nacere Havek 



SECCION 

FISICA 



Rev .Acad .Canar .Cienc . , VII (Nums. 2,3 y 4), 9-22 (1995) 

ARQUEOASTRONOMIA EN FUERTEVENTURA: 
UNA APLICACION A LA MONTANA DE TINDAYA 

J.A. Belinonte (1), M.A. Perera Betaiicort (2), 
A. Tejera Caspar (3), C. Esteban (1) 

(1): Inst I (Ufa de Astrofiswa de Caiiarias, 38200 La Laguna, Tenerife. 

(2): Unidad de Patrimofiio, Excnw. Cabildo Insular de Lanzarote, Lanzarote. 

(5): Departainento de Pre hi si ana, Arqueologia e Histona Antigua, Facultad de 
Historia, Universidad de La Laguna, Tenerife. 



Hacian sacrificios en las niontanas, derrainando leche de cabra con rasas que 
Ilaniaban ganigos ... Asi se expresa Abreu Galindo en su cronica, escrita a finales del 
Siglo XVI (1), acerca de la forma en que la poblacion prehispanica de Fuerteventura 
realizaba algunos de sus ceremoniales religiosos. 

En este sentido, se destaca el hecho que la Montana de Tindaya ha sido considerada 
tradicionalmente por la poblacion de Fuerteventura como montana sagrada, siendo 
escenario de numerosos cuentos de brujas en los que suceden cosas extraordinarias. Sin 
embargo, el hecho que mas poderosamente ha llamado la atencion sobre Tindaya es la 
presencia de los grabados de pies denominados "podomorfos". Asi, en las cotas altas de 
la montana se han localizado un total de 213 grabados que se encuentran distribuidos en 
57 paneles. Casi la totalidad de los grabados hallados en la cumbre y sus cercanias 
representan siluetas de pies, utilizando para ello formas mas o menos esquematicas (2,3). 

Entre todos los paneles, destacamos el numero 7 (el de mayores dimensiones, con 
diferencia, y el mas numeroso con, al menos, 45 siluetas de pies bien defmidas —la 
mayoria emparejados--) que se encuentra en la cumbre mas alta de Tindaya ~la 
meridional— sobre una plataforma traquitica bastante lisa e inclinada entre 15° y 18°con 
respecto a la horizontal Todos los grabados se hallan en direccion al punto mas alto de 
la cumbre — situado a poniente— , a partir de la ubicacion de una roca traquitica natural, 
que sobresale un metro por encima de la superficie plana del conjunto, a la que se conoce 
con el nombre de "el ahar" —algunos investigadores han creido reconocer la accion del 
hombre en una figura circular incompleta que se situa en la cara sudoriental de dicha 
roca—. 

Hasta la fecha, se han realizado muy pocos trabajos sobre arqueoastronomia en el 
Archipielago Canario (4,5,6) y ninguno en Fuerteventura Con el fin de aliviar, en la 
medida de lo posible, este desconocimiento sobre la Prehistoria de las islas, un grupo de 
investigadores del Departamento de Prehistoria de la Universidad de La Laguna y del 



Institute de Astrofisica de Canarias hemos comenzado un estudio extensive del legado 
aborigen utilizando dos fuentes de informacion diferentes pero a la vez complementarias. 
Por un lado, el analisis de las fuentes escritas —las denominadas flientes 
etnoastronomicas, ya estudiadas en parte por algunos prehistoriadores (7)~ y, por otro 
lado, del estudio directo de las implicaciones astronomicas que subyacen en el legado 
arqueologico. En particular, aqui nos vamos a centrar en los hallazgos de indole 
arqueoastronomica que hemos encontrado en el conjunto de grabados de la cumbre de 
Tindaya ~un estudio mas extenso y detallado sobre el tema se encuentra en vias de 
publicacion (8)~. 

En los trabajos de M. Cortes (9) se habia sugerido la existencia de una orientacion 
dominante hacia el oeste, sin mas especificaciones, zona del horizonte donde, en dias 
muy claros, es visible el lejano Pico del Teide. Este que presentamos es, por el contrario, 
el primer estudio sistematico de la orientacion de los grabados podomorfos. Las medidas 
se realizaron con una brujula de precision, corrigiendo de la correspondiente declinacion 
magnetica —variable con el tiempo y la posicion--, tomando como direccion la del eje de 
simetria de cada podomorfo y como sentido el de talon a dedos (en los grabados con 
dedos) o el de base estrecha a base ancha (en los trapezoidales). Del total de podomorfos 
estudiados, solo se consideran como datos utiles aquellos en que se puede defmir 
claramente una orientacion (en total 164), dejando aparte aquellos en que, o bien por su 
pesimo estado de conservacion, o bien por encontrarse en paneles con flierte inclinacion 
(>50°), sea practicamente imposible establecer una direccion horizontal (acimut) 
privilegiada. 

La Figura 1 muestra el Diagrama de Orientacion de todos los grabados analizados. Se 
muestra claramente la no aleatoriedad de la distribucion ya que un 80% de los 
podomorfos poseen acimutes comprendidos entre 225° y 270°. Es notable que el 
intervalo entre 240° y 265° este ocupado por las islas de Gran Canaria —con su pico 
mas elevado, el de Las Nieves— y de Tenerife -con el Teide a 262°-, por lo que seria 
posible que una causa topografica subyacese en la orientacion dominante de los 
podomorfos de Tindaya. Sin embargo, en ese intervalo se producen tambien eventos 
astrenomicos significativos como el ocaso solar en el Solsticio de Invierno, los 
lunasticios mayor y menor, los ocasos de la Luna llena siguiente al Solsticio de Verano - 
-comprendidos, giosso modo, entre ambos lunasticios, Pm y PM~ o los de la Luna 
nueva siguiente al Solsticio de Invierno y, mas en general, los ocasos solares de los 
meses otonales e invernales comprendidos entre ambos Equinoccios, cuando el Sol se 
pone justamente por el Oeste (270°), y el Solsticio Hienal Consecuentemente, tambien 
es posible encontrar una justificacion astronomica —solar o lunar— a la existencia de gran 
parte de dicho intervalo. 

Por lo que al 20% restante de grabados se refiere, estos tampoco estan distribuidos de 
forma aleatoria por el Diagrama, sino que tienden a concentrarse en las otras tres 
direcciones cardinales, Norte, Este y Sur Un hecho a destacar es que —salvo una 
excepcion en que tenemos dos pares de huellas enfrentadas orientadas, respectivamente, 
al Norte y al Sur— los podomorfos orientados segun la Meridiana (N-S) nunca se 
encuentran aislados, sino formando parte de paneles mas complicados donde hay 
podomorfos orientados en el octante dominante 0-SO, como se muestra en la Figura 2. 

Con el fin de discernir claramente si la causa subyacente a la orientacion dominante O- 
SO es astronomica o topografica (o ambas a la vez), hemos elaborado el Histograma de 

10 



las Orientaciones de los podomorfos que presentamos en la Figura 3 El ajuste reproduce 
de forma razonable la distribucion Su maximo se situa a 243°.7±0°.9 — correspondiente 
a una declinacion de -23°, 1±0°.8~. Teniendo en cuenta que la declinacion del Sol en el 
Solsticio Hienal es de -23°. 5, podemos concluir que la direccion dominante hacia la que 
se orientan los podomorfos de Tindaya es la del ocaso solar del Solsticio de Invierno que 
se corresponde, aproximadamente, con el maximo de precipitaciones en Fuerteventura, 
tal como se muestra en la Figura 4, siendo, posiblemente, la hipotesis astronomica la mas 
razonable de las barajadas. 

En apoyo de la hipotesis solsticial, tenemos ademas el hecho de que el panel principal de 
Tindaya (el numero 7), situado en la cima de la montana, se orienta claramente en la 
direccion correspondiente al ocaso solsticial invernal que, por otra parte, se produce tras 
la isla de Gran Canaria La hipotesis topografica no debiera, sin embargo, descartarse de 
piano, ya que hay podomorfos orientados de hecho hacia el Teide y situados en lugares 
desde donde este es visible en dias claros. En este sentido, otra posibilidad astronomica 
sencilla seria una orientacion a la vision del primer creciente lunar, simultaneo o siguiente 
al Solsticio de Invierno, sobre las islas de Gran Canaria y Tenerife, fenomeno que 
proporcionaria un diagrama de orientacion muy parecido, considerando la dispersion y 
los errores en la orientacion de los grabados, al encontrado en Tindaya. En apoyo de esta 
posibilidad tendriamos el grabado en forma de semicirculo localizado en el "altar" en 
que, quizas, se podria reconocer la forma de la Luna Creciente. 

Por otra parte. Gomes Escudero (10), cronista de la epoca de la conquista, nos informa 
sobre cierta situacion asociada al Solsticio de Verano, transmitida por los antiguos 
majoreros:. / dicen que Uamaban a los Majos que eran los spiritus de sus antepasados 

que andahaji por los mares / dicen que los veian en forma de nuuecitas a las 

or i lias de el mar, los dias maiores del afio, quando hacian grandes fiestas..., i veianlos 
a la madrugada el dia de el maior apartameuto del sol en el signo de Cancer. . . . 

Textos como este nos sugieren la existencia de algun tipo de computo de tiempo entre 
los aborigenes, posiblemente basado en la observacion de la posicion del Sol y, quizas, 
tambien de la Luna como ocurria en otras islas (asi, por ejemplo, para Tenerife, Espinosa 
(11) nos dice que los antiguos guanches ...hacian entre-ano, el cual contaban ellos por 
lunaciones, muchas juntas generales...)^ implicando, en ese caso, la practica de una 
astronomia incipiente por parte de la antigua comunidad islena. 

El problema fundamental es como entender esa actividad. Por un lado, es logico suponer 
que algunas de las "grandes fiestas" se asociaran al Solsticio de Verano, epoca en que los 
dias son mas largos y en que, posiblemente, comenzase o fmalizase algun ciclo 
agropecuario importante, tal y como sucedia en otras islas y aun sucede en el norte de 
Africa (12,13,14) —tambien coincide con el minimo absoluto de precipitaciones, ver 
Figura 4~. En este sentido, es destacable como varias localidades de la isla (Toto, 
Lajares, etc .) celebran como festividad principal la de San Antonio de Padua el 13 de 
junio, fecha que, antes de la reforma gregoriana del calendario — ocurrida en 1582--, por 
tanto, en la epoca de conquista y colonizacion de la isla, coincidia con el Solsticio de 
Verano Tambien resulta llamativo que la festividad mas importante de la isla — de posible 
raigambre prehispanica, la de la Virgen de la Pena, se celebre en el tercer sabado de 
septiembre (es decir, entre el 15 y el 21 de dicho mes), coincidente con el Equinoccio de 
Otoiio y el comienzo de las primeras lluvias Finalmente, comentar que las "apanadas" de 

11 



ganados mas importantes de la isla, herederas de las antiguas gambuesas de los majos, se 
celebran en Navidad, una vez nacidos todos los baifos, simultaneamente, por tanto, a 
otra fecha astronomica importante, el Solsticio de Invierno, coincidente con el maximo 
de precipitaciones . 

Por otro lado, creemos que la referencia al culto de los antepasados, contenida en el 
texto de Gomes Escudero, tambien podria entenderse en un contexto celeste En este 
sentido, es ilustrativa la referencia a "nubecitas" vistas sobre el mar en la madrugada (es 
decir, antes del amanecer) del Solsticio de Verano. Desde la mas remota antiguedad, 
numerosas formaciones celestes de aspecto neblinoso han recibido el nombre de nebula. 
Asi, por ejemplo, hacia 1520 —en fechas cercanas a la cronica de Gomes Escudero— 
Magallanes describia, en su viaje de circunnavegacion, las dos galaxias satelites de la Via 
Lactea —invisibles para un observador del Hemisferio Norte— a las que, en buena logica, 
se les dio el nombre de "Nubecitas de Magallanes" {Nubeculae Magallani) (15). Por 
tanto, parece obvio que, en esa epoca, se aplicaba el termino nube(cita) a ciertos objetos 
celestes de aspecto peculiar. 

A parte del aspecto dilliso — de nubeciUa— que ciertas estrellas puedan tener bajo ciertas 
condiciones meteorologicas — calima, neblina— , especialmente al amanecer y sobre el 
mar, hay un buen numero de cuerpos celestes del hemisferio norte cuyo aspecto de nube 
es indudable. Entre los mas destacados figuran los asterismos de las Pleyades y las 
Hiades, la famosa Nebulosa de Orion (M42) y, por supuesto, la Via Lactea. 
Sorprendentemente (ver Figura 5), todos estos objetos eran visibles, de forma 
simultanea, al amanecer del Solsticio de Verano durante la gran mayoria de la etapa 
prehispanica de la isla —el orto heliaco (16) de Orion dejo de observarse antes del 
Solsticio de Verano en el Siglo XIII, aproximadamente— . Por tanto, creemos que las 
nuuecitas que veian los majos no eran otras que las Pleyades — uno de los asterismo mas 
importantes de la historia de la humanidad (17)—, las Hiades, algunas de las estrellas mas 
brillantes del cielo (Rigel, Aldebaran, Betelgeuse), la Via Lactea, etcetera y que, como en 
muchas otras culturas, los espiritus de los antepasados encontraban su fiel representacion 
en el Cielo, en compafiia de los dioses. En este sentido, es de destacar que los bereberes 
de la Kabilia argelina veian en las Pleyades el asiento de la inmortalidad, considerandolas 
el punto central del Universo (18,19). 

En este sentido, queremos constatar que, teniendo en cuenta que los ortos estelares se 
producen en el horizonte oriental y que es muy probable que los antepasados de la 
poblacion aborigen de Fuerteventura procediese de Oriente — Noroeste de Africa—, 
resulta tentador imaginar el ceremonial descrito como una cierta forma de rememorar la 
primera arrivada a la isla, por lo que el texto de Gomes Escudero constituiria un ejemplo 
bastante singular de lo que se ha dado en llamarM/7o de Origen. 

Por otra parte, es un hecho conocido que en el norte de Africa existe un calendario fosil 
(20) — utilizado sobre todo en las tareas agropecuarias— , basado en las "mansiones 
estelares" y que algunos investigadores hacen descender del antiguo sistema calendarico 
egipcio de los decanos (21). Los ortos y ocasos heliacos y acronicos de estrellas y 
asterismos se vienen usando desde la mas remota antiguedad como marcadores 
especiales de epocas determinadas del cielo agrario y ganadero (22). 



12 



En consecuencia, no seria de extranar que los antiguos majos se hubieran servido de 
algunas estrellas iniportantes y asterismos llamativos como indicadores especiales de 
epocas determinadas — ademas de como objetos de culto— , al igual que hacian sus 
contemporaneos, en la isla de Gran Canaria, de los que sabemos que: Gobeniahanse por 
el Sol tie dia, y de noche por algunas estrellas, se^uii que fenicin experiencia tie cuando 
salian inias, y se ponian oiras, o a la prima — orto acronico y ocaso heliaco--, o a la 
medianoche , o a la madrugada —orto heliaco y ocaso acronico—. , tal como nos 
informa el cronista Jose de Sosa hacia 1678 (23). 

En el Histograma de los podomorfos (ver figura 3) se puede ver que el sector de mayor 
concentracion de orientaciones tiene un tercer maximo entre 225° y 235° que, si bien se 
puede explicar —segun vimos mas arriba— en base a un alineamiento solar en su posicion 
extrema (Solsticio Hienal), considerando un amplio margen de error en la orientacion de 
los grabados —esta es la explicacion mas prosaica--, tambien pudiera explicarse en 
funcion de la puesta de la estrella Fomaljaut durante la epoca prehispanica. 
Recientemente, J. A. Belmonte ha propuesto que, probablemente, Fomaljaut fuera la 
estrella Srt (Oveja) de los antiguos egipcios — asociada indirectamente al culto del dios 
carnero Amon y, junto con este, al Solsticio de Invierno— (24). Esta identificacion 
tendria un hipotetico origen libico — norteafricano--, en oposicion a la representacion 
clasica —mediterranea que hace de Fomaljaut la boca del Pez del Sur (arabe Funi-al- 
jaut-al-geuubi). De hecho, durante los primeros anos de la Era Cristiana, Fomaljaut tenia 
su ocaso heliaco en fechas cercanas al Solsticio de Invierno. Este evento se iria atrasando 
con respecto al Solsticio, debido a la precesion, a lo largo de todo el periodo aborigen, 
ocurriendo a finales de enero hacia el 1400 d.C. 

Teniendo en mente este hecho, estudiamos la posibilidad de que el Histograma de los 
podomorfos escondiese una justificacion astronomica mucho mas precisa que la simple 
orientacion general al ocaso del Sol en el Solsticio Hienal o de la primera vision de la 
Luna Nueva siguiente al mismo. Nos resultaba especialmente Uamativo el minimo de la 
distribucion entre 245° y 250°, pues chocaba, abiertamente, con dicha orientacion. Por 
otra parte, la presencia de tres maximos aparentes nos hizo pensar en una nueva 
posibilidad: que los podomorfos estuviesen mayoritariamente orientados a varios 
fenomenos astronomicos relacionados entre si y, estos a su vez, con el Solsticio de 
Invierno. En este sentido, nos dimos cuenta de que los dos maximos a 240°-245° y 250°- 
255°, asi como el minimo citado con anterioridad (ver figura 3), se podian reproducir 
facilmente considerando todas las posibles puestas de la Luna Nueva (y no su primera 
vision, como consideramos anteriormente), simultanea o siguiente al Solsticio de 
Invierno, a lo largo de un periodo de 19 anos. Este intervalo de tiempo se asocia al ciclo 
de regresion de la linea de los nodos lunares que, de hecho, tiene una duracion de 18.61 
anos (25). Por otra parte, ya hemos comentado que, el tercer maximo, se podia explicar 
en base al acimut de los ocasos de Fomaljaut, variable debido a la precesion de los 
Equinoccios. Uniendo ambas fenomenologias, se elaboro un modelo que tratase de 
reproducir el Histograma real del 80% de los podomorfos, orientados en el octante O- 
SO. Este Histograma Modelo se presenta en la Figura 6 y parece ajustar razonablemente 
bien al de los datos experimentales. En realidad, esta asociacion estrella brillante- 
creciente lunar no seria mas que otro ejemplo singular de un vision celeste que ha 
llamado la atencion de muchisimas culturas a lo largo de la historia (el mas famoso, sin 
duda, seria el Creciente-Estrella del Imperio Otomano). 



13 



Resulta tentador imaginar que la antigua poblacion de Fuerteventura se diera cuenta de la 
relacion existente entre la puesta de Sol en el Solsticio de Invierno, la primera vision o la 
puesta de las Lunas nuevas simultaneas o posteriores — hasta 30 dias— a este y el ocaso 
heliaco de Fomaljaut — estrella asociada, quizas, a alguna divinidad de caracter ovino o 
caprino como las existentes en Gran Canada (26)—, fenomenos todos ellos casi 
simultaneos en el tiempo y, sorprendentemente, coincidentes con el maximo de 
precipitaciones en la isla. Esto les pudo llevar a convertir Tindaya en un gran santuario 
potenciador de las lluvias, grabando los podomorfos con orientaciones tales que 
recordaran la fenomenologia astronomica concurrente en el lugar. Ademas, estos 
fenomenos tenian lugar, generalmente, sobre puntos topograficos singulares del 
horizonte oriental —como Gran Canada o el Teide— que pudieran haber representado la 
idea de un Finis Terrae en la mentalidad de estas antiguas poblaciones. 

En trabajos anteriores, se habia postulado la posibilidad de que los podomorfos indicasen 
lugares donde se habia impartido justicia (27). Creemos que esta hipotesis no esta 
necesariamente refiida con la hipotesis magico-religiosa (astral) que, en base a la 
evidencia arqueoastronomica encontrada, creemos como la mas solidamente 
flindamentada. En este sentido, no es necesario recordar que, en muchas culturas, el ideal 
religioso y el ideal de justicia estan intimamente ligados y, de hecho, las cronicas (28) nos 
dicen que las chamauas Tibiabin y Tamonante dirimian no solo en asuntos religiosos, 
sino tambien en asuntos politicos, entre los que, presumiblemente, se incluyeran los 
judiciales. 

Finalmente, en Tisajoire, nos llamo la atencion la existencia de una estacion de grabados 
podomorfos, en medio de un gran poblado cuya localizacion se justifica por muchas 
otras causas — riqueza de pastos, proteccion contra el viento o poblacion hostil, etc--. De 
nuevo, los grabados se orientan a poniente, pero no a un acimut cualquiera, sino que 
abrazan un intervalo (291° a 305°) en el que se producen el ocaso del Sol en el Solsticio 
de Verano y, en parte, la puesta de la Luna nueva que le sigue ~o la de la Luna llena 
siguiente al Solsticio de Invierno--. Indudablemente, la aparicion de una nueva estacion 
de podomorfos con claras connotaciones solsticiales reflierza la relacion, que ya 
apuntabamos, entre estos, el Sol y la Luna. 

La relacion entre mundo religioso, mundo celeste y mundo economico —a traves del 
ciclo anual— se nos muestra pues en toda su magnitud. En este sentido, es destacable el 
papel de la montana como posible nexo de union entre dos realidades, la celeste y la 
terrestre Recientemente, Antonio Tejera (29) ha propuesto la idea —documentada para 
La Palma— de que ciertas montanas de las diversas islas, de aspecto o localizacion 
singular, actuasen a modo de Axis Mimdi en la Cosmogonia de cada una de las 
sociedades prehispanicas del Archipielago. En este sentido, ya Herodoto (30) describia 
como los antiguos hbios consideraban al Monte Atlas como la columna del cielo y, para 
reforzar aun mas ese caracter sagrado, Maximo de Tiro (31) afirmaba que el Monte 
Atlas era considerado a la vez un templo y un Dios. Esta divinidad actuaria a modo de 
sustentador de la Boveda Celeste, y sobre todo de las dos luminarias, el Sol y la Luna ~ 
numerosas estelas punicas y libio-punicas muestras representaciones de este tipo (32)--, 
en un todo similar a la idea transmitida, para la isla de Tenerife, por el padre Espinosa 
(33) sobre un Ach Guayaxerax Achoron Achaman, transcrito como sustentador de 
cielos y tierras, pero quizas referida a un "sustentador de la Luna —Achoron— (34) y el 
Sol —Achaman— (35) ". 

14 



En este contexto, parece razonable suponer que Tindaya ejercio ese papel de montana 
sagrada, templo y, quizas, Eje del Mundo de los antiguos pobladores de Fuerteventura — 
al menos del norte de la isla— , siendo incluso posible que la propia montana estuviera 
divinizada. En apoyo de esta hipotesis tenemos la presencia de la estacion de 
podomorfos mas impresionante de las Islas que se relaciona de forma mas o menos clara 
con una fenomenologia astronomica (hipoteticos cultos astrales), tal y como hemos 
tratado de demostrar en este trabajo 



Agradecimieiitos: En la realizacion de este trabajo ban colaborado un buen numero de 
personas Queremos dar las gracias a Margarita, Carmen y Roberto por su ayuda en el 
trabajo de campo A Victor Febles, Rosa Schlueter y Mauro Hernandez por sus 
comentarios y a Ramon Castro por alguno de los graficos. Este trabajo ha sido 
fmanciado, en parte, a traves del proyecto Arqueoastroiwmia del Institute de Astrofisica 
de Canarias. 



Referencias bibliograficas: 

1.- Abreu Galindo F.J. Hist or ia de la couquista de las siete Islas de Canaria. Goya 
Ediciones, pag. 56-57. 1977. 

2.- Cortes Vazquez M. Los Petroglifos Podomorfos de Montana Tindaya 
(Fuerteventura): caracteristicas formales y sig?iificacidn. I Jornadas de Historia de 
Fuerteventura y Lanzarote. Tomo II. Servicio de Publicaciones del Cabildo de 
Fuerteventura. 1987. 

3. Perera Betancort MA. La Cultura de los Majos. Quia Didactica del Museo de 
Betancuria 1993. 

4.- Belmonte J. A. (Editor). Arqueoastronomia Hispdnica. Grupo Sirius. 1994 

5.- Belmonte J. A., Aparicio A., Esteban C. A Solstitial Marker in Tenerife: the Majanos 
ofChacona. Archaeoastronomy Sup. J. HA. 18, S65, 1993. 

6.- Aveni A F., Cuenca J Archaeoastronomical fieldwork in the Canary Islands. Museo 
Canario49, pag. 29-51. 1994. 

7 - Jimenez J.J. Elementos astrales de la arqueologia prehistorica de las Islas Canarias. 
En "Investigaciones Arqueologicas canarias 11", pag. 93. Viceconsejeria de Cultura y 
Depones. 1990. 

8- Perera Betancort et al Tindaya: un acercamiento arqueoastronomico a la 
Prehistoria de Fuerteventura. Tabona IX En prensa 1995 



15 



9- Cortes Vazquez M. Los Peiroglifos Podoniorfos de Montana Tindaya 
(FuerlevenfuraJ: camcteristicas formales y significacion. I Jornadas de Historia de 
Fuerteventura y Lanzarote. Tomo II. Servicio de Publicaciones del Cabildo de 
Fuerteventura. Pag. 50. 1987. 

10.- Gomes Escudero. En Morales Padron F. Canarias. Crdnica de su conquista. 
Transcripcion, estudio y notas. Cabildo de Gran Canaria, pag. 439. 1993. 

1 1 - Espinosa F.A. Historia de Nuestra Seiiora de Candelaria. Goya Ediciones. pag 38. 
1980. 

12.- Marin de Cubas T.A. Historia de las siete islas de Canaria. Real Sociedad de 
Amigos del pais. Las Palmas de Gran Canaria, pag. 254. 1986. 

13- Camps G. (ed.). Calendrier. Encyclopedic Berbere XI, 1713-1719. Edisud. 1992. 

14- Belmonte J. A., Esteban C, Tejera Gaspar A., Aparicio A. Un Acercamiento 
Arqueoastronomico a las Sociedades Prehispdnicas Canarias y su Relacion con las 
Culturas Paleobereberes del Norte de Africa. Ponencia al ler Encuentro Marruecos- 
Canarias, Agadir 7-9 noviembre, 1994. 

15.- Allen R.H. Star names: 7 heir lore and meaning. Dover Inc. Pub. pag. 294. 1963. 

16- Aparicio A., Belmonte J. A., Esteban C. Las bases astronomicas: el Cielo a simple 
vista. En Arqueoastronomia Hispdnica. Capitulo 1, pag. 37. Grupo Sirius. 1994. 

17.-KruppE.C. Beyond the Blue Horizon.. Oxford Univ. Press, pag. 241-255. 1992. 

18- Allen R.H. Star names: Their lore and meaning. Dover Inc. Pub. pag. 400. 1963. 

19- Alguno de los autores del presente trabajo (JAB) son de la opinion que las Pleyades 
podrian encontrarse representadas, probablemente, en varios grabados rupestres de los 
llamados "cupulas" o "cazoletas", repartidos por varias islas del Archipielago. En 
particular, nos parece especialmente sugerente el grabado de 7 "cupulas" situado junto 
al tercer acceso a la cueva-santuario de Cuatro Puertas (Gran Canaria), el sistema de 
"cazoletitas" situado cerca del acceso a la cueva de enterramiento de la Degollada de 
Yeje (Masca, Tenerife), el grupo de cazoletas del llamado "almogaren" de Los Ajaches, 
cerca de San Marcial del Rubicon (Lanzarote) o parte del sistema de "cupulas" grabadas 
tanto en la denominada Estela de Gamona (Gran Canaria) como en un extrano bloque 
traquitico situado en la Laguna Grande (Gomera) — de este ultimo no esta claro su origen 
prehispanico (ver A. Tejera, La Religion de los Antiguos Gomeros, Cabildo de la 
Gomera. 1996. En prensa)--, por citar solo aquellos ejemplos que nos parecen mas 
significativos (un estudio en proflindidad de este tema se encuentra actualmente en fase 
de desarrollo). 

20- Camps G. (ed). Calendrier. Encyclopedic Berbere XI, 1713. Edisud. 1992. 

21- Scrvier J. Les portes de I'annee: rites et symboles.. LafFont, 1962. 



16 



22 - Hesiodo Los trabajos y los ciias Biblioteca Credos, pag 144-159 1990 

23 - De Sosa J. Topografia de la Isla de Cjicui Clvkuiu. Ediciones del Cabildo de Gran 
Canada, pag 300. 1994 

24- Belmonte J, A Fomalhaut and (he "sit" consiellation. Journal for the History of 
Astronomy. En discusion. 1996 

25- Aparicio A , Belmonte J A., Esteban C Las bases asirononncas: el Cielo a simple 
vista. En Aiqueoastroiwmia Hispdiiica. Capitulo 1, pag 33 Grupo Sirius 1994. 

26- Andres Bernaldez Memorlas del leiiiado de los Reyes Catolicos. En Morales 
Padron F. Canarias. Crdnica de su coiiquista. Transcripcioii, estudio y iiotas. Cabildo 
de Gran Canaria. pag 510 1993. 

27 - Cortes Vazquez M., Pag. 36. 

28- Abreu Galindo F.J , pag 59. 

29- Tejera Caspar A. Mitologia de las cult was prehistoricas de las Islas Caiiarias. 
Leccion Inaugural del Curso 1991-92, Universidad de La Laguna, pag. 32-44. 1991. 

30- Herodoto Los Nueve Libios de Histona. Libro IV, 401 . Edaf de Bolsillo, 1989. 

31.- Maximo de Tiro (VIII, 7). En Camps G. Les Berbeies. Memoire et ideiitite. 
Editions Errance, 2a Ed, pag. 145. 1987 

32.- Lancel S Caitago. Coleccion Critica, Serie Mayor, pag 192. 1994 

33 - Espinosa FA. Histoha de Nuestra Seriora de Candelaria. Goya Ediciones, pag. 35. 

1980. 

34- Posiblemente, de la raiz libica \'WR-N (lunas). Camps G., Les Berbeies ..., pag. 
148. 

35- Camps G. , Les Berbeies ..., pag 158. 



17 



TINDAYA 

N 




esco 



o^^ 



oQ' 



Figura 1: Diagrama de orientacion -medida de talon a dedos- de los grabados podomorfos de Montana 
Tindaya. En el borde exterior se indican toda una serie de puntos conspicuos del horizonte. tanto 
astronomicos -ortos a levante y ocasos a poniente--, como geograficos: SV: Solsticio de verano: SI: 
Solsticio de Invierno: PM y Pm: Lunasticios mayor y menor. respectivamente; TF: Tenerife: GC: Gran 
Canaria. Tambien se indica el rango de acimutes del ocaso de la estrella Fomaljaut. debido a la 
precesion de los Equinoccios. entre el ano 100 y el 1400 d.C. En principio. este diagrama no permite 
discernir si la orientacion dominante 0-SO tiene una justificacion astronomica, topografica o ambas a la 
vez. 



18 




Figura 2: Podomorfos de Tindaya. Imagen del panel niimero 4. siluado muy cerca de la cumbre. iinico 
panel del conjunto donde se puede apreciar pares de podomorfos orientados en las 4 direcciones lipicas: 
la 0-SO dominante. la Meridiana (lanto a N como a S) y una exlrana pareja de dedos muy largos 
orienlado a Le\ante. Tambien se aprecian pares de podomorfos sin dedos. El Norte esta en la parte 
superior y el Esle a la derecha de la miagen. 



19 



0.2 



0.15 



. I 



0.1 



0.05 



J-, t- 






(0 CO 






c c 






:3 :3 






J J 






t, o ^ 

o 2 o 


T3 




(U 




CO 0) 0) 


Ir- 




s|s 






CO £ CO 
T3 T3 


1 




s -s 




-i-> 




y) 


CO o CO 




dJ 


CL W CU 




O 



I I I 



200 250 

azimut 



300 



Figura 3: Hislograma de las orientaciones de los grabados podomorfos de Tindaya. Se represenla el 
acimut de la orientacion de los mismos. frente a la frecuencia relaliva de cada orientacion. La cuna de 
trazo discontinuo represenla el ajuste matematico de la dislribucion de orientaciones a una ftincion 
campana de Gauss. El ajusle es razonable. con un maximo bien definido que coincide, dentro de los 
errores. con la direccion de la puesla de Sol en el Solslicio de Invierno. indicando una mas que probable 
intencion aslronomica en la orientacion de la mayoria de los podomorfos de Tindaya. 



20 



bU 


-Till 


1 ' ' 


1 1 


1 1 |- I T 


, j-y 


I 1 • 1 1 


1,11. 


I [ I I I 


T T T T T 


1 1 I 1 1 


1 1 1 1 1 1 T T I I 1 1 1 1 


' _ 




_ Enero 


Feb 


rero 


Marzo 


Abnl 


Mayo 


Junio 


Julio 


Agosto 


Sepliem 


Octubre Noviem Diciem 


- 


40 


:>-\ 






Eq.Pr. 1 
1 
1 






Sol Ver 






EqOt 1 


Sollnv 
ISLAS ORIENTALES 


/ 


20 
n 


1111 


1 1 1 


"~~ 


1 
^^ 1 

1 

1 , 1 ,'> 


III, 


1 1 1 1 1 






I— 1— r— r1 


-r:^ 


1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 i i— L 


Ll- 



5 6 7 

Tiempo (meses) 



10 



11 



12 



Figura 4: Pluviosidad promedio para zonas costeras de las Islas Orienlales. en fiincion de la epoca anual 
civil —meses— y astronomica — solslicios y equinoccios— . Notar el maxiino de precipilaciones 
concentrado en la epoca inmediatamente posterior al Solsticio de Invierno -meses de diciembre y enero- 
-. y el minimo absolute que se produce en los primeros 30 dias -un mes sinodico- posteriores al 
Solsticio de Verano. La inflexion de la curva se produce en fechas cercanas al Equinoccio de Otofio. 
anunciador de la llegada de las lluvias. 




Horizonte Asfrondmico / 



Figura 5: Imagen del horizonte oriental, tal como se veria. poco antes de la salida del Sol. el dia del 
Solsticio de Verano. a comienzos de la Era Cristiana. Se pueden apreciar algunos de los asterismos mas 
conspicuos y llamativos de toda la Boveda Celeste, como Orion —con Rigel. Betelgeuse y la Nebulosa 
M42 (la famosa Nebulosa de Orion)—, las Hiades —con Aldebaran- y las Pleyades -llamadas por los 
tuareg: las Hijas de la Noche— . En este instante. la Via Lactea en uno de sus sectores mas brillantes. 
corta al horizonte en vertical. Los autores son de la opinion que esta es la imagen vista por los 
aborigenes en la madrugada del mayor apartamento del sol en el signo de Cancer, rememorada en la 
cronica de Gomes Escudero. Ver el texto para mas detalles. 



21 



0.15 



^° 0.1 - 




0.05 - 



Figura 6: Histograma Modelo elaborado a partir de la combinacion de los diagramas de orienlacion de 
la Luna Nueva simultanea o signiente al Solsticio de Invierno. a lo largo de un periodo de 19 afios (ciclo 
de regresion de la linea de los nodos {26}). por un lado, y de 19 ocasos. igualmenle probables, de la 
estrella Fomaljaut entre los afios 100 y 1400 d.C. por otro. Se ha dado un peso estadistico del 56% a la 
Luna (mas facil de observar) y un 44% a Fomaljaut. Es de destacar la gran similitud encontrada entre 
esle Modelo y la zona central (entre 210° y 270°) del Histograma de los grabados podomorfos que se 
muestra en la Figura 3. Ver texto para mas detalles. 



22 



SECCION 

QUIMICA 



Rev .Acad .Canar .Cienc . , VII (Nums. 2,3 y 4), 25-43 (1995) 

Presente y future de las t^cnicas robotizadas aplicadas al 
laboratorio quimico: El robot de laboratorio coino claro 
exponente de la automatizaci6n total de procesos (^) 

PASTORA MARIa TORRES VERDUGO 

DOCTORA EN CIENCIAS QUIMICAS 

I.B. LUIS DE G6NG0RA 

14071 - CORDOBA 
Reiumen 

Se presenta una revsiin actuaiizada dc los pftmnflin.s asncctos 

relatives a la incorporaciO'"> cJe la tecnoiog'ns 'obnii/nrlns ai lalioNTto^"'' 

quimico. Dicha incorporaci6ii se inscribe en la lenclenna a 'a 

automatizaciCn de procesos existente desde hncn m^s dr^ dos d^Jcadns E 

robot de laboratorio, que nace de forma mdependie^te de sjs pa^entes 't^^s 

cercanos, los robots mdustnaies, permae la 3utomati?acirtn de gmn vanpdad 

de operaciones, masequibies a otras t6cnicas au'.om^iinfl.s, rn susiiiuci'')n 

del operador humane. Se mcluye un resumcn r;n 'as api'r.nc'onrs 

desarroiiadas en los ar^os 90, de las cuaies sp comentan ios flspectos m^s 

sobresaiientes. Se conciuye con un apartado dedicado ai an^iis.s dP. i?>s 

tendencias previsibles para un (uturo. 



Desde que el escritor checo Kara! 
Capek (1) ideara la palabra "robot" para 
denominar un androide construido por 
un sabio en una de sus obras que era 
capaz de realizar el trabajo ejecutado 
per una persona, los robots y la 
Rob6tica • la Ciencia que se ocupa de 
elios - se han introducido en numerosos 
dmbitos de nuestra actividad cientifica, 
tecnol6gica e incluso artistica y 
literaria. 

Podemos encontrar el primer 
antecedente de los robots en los 
tradicionales aut6matas, conocidos en 
Europe desde la Antiguedad cl^sica, 
algunos de ellos verdaderos prodigios 



de la Micromec^nica. Pero no es hasia 
la segunda mitad del stgio XX cuanoo 
encontramos los pnnneros robots cx5i^o 
ingenios tecnol6gicos en los que 
convergen la infornn^tica y la 
Autom^tica. Fue la mdustria 
automobilistica la pionera, con ia 
incorporaci6n de robots a las Ifneas de 
montaje para realizar tareas tales como 
la soldadura y la pintura. Los robots 
industnales derivaron de los primitivos 
telemanipuladores; brazos mec^nicos 
dirigidos por un operador humano, 
destinados a efectuar un trabajo en 
annbientes adversos o oeligrosos Un 
robot industrial gs. en esencia. un brozo 



(*) Eate trabajo obtuvo el Preoilo de la Acadenla Canarla de 
Clenclas (Concurso del afto 1995) correspondiente a trabajo* 
de lnvestlgaci6n o de revlsl6n de tetoas de interns clentlfico 
sobre naterlas correspond! antes al canpo de la Qufaica. 



25 



mec^nico dotado de movimiento 
autbnomo y de un ordenador 
programable para el control de dicho 
movimiento. Las dificultades 
tecnol6gicas, nada desdef^ables, que 
conlleva esta integracibn han ido 
super^ndose paulatinamente, a medida 
que se han diseftado las sucesivas 
generaciones de robots. Asf, a la 
primera generacibn, constituida por 
m^quinas sin capacidad sensorial y 
mayoritaria en cuanto a su implantaci6n 
en la industrla, le ha seguido una 
segunda generaci6n, de equipos 
dotados de "sentidos" (visi6n, tacto) y 
provistos de lenguajes de programaci6n 
de alto nivel, aptos para acometer 
tareas m^s complejas. La tercera 
generaci6n, aun en fase de desarrollo, 
tendr^ incorporadas percepci6n 
multisensorial e inteligencia artificial, lo 
que le conferir^ un elevado grado de 
autonomta (2). 

Si bien la industria, sin duda alguna, 
es el ^mbito de mayor implantaci6n de 
los robots, la tecnologfa robotizada ha 
colonizado numerosos entornos, con 
aplicaciones muy dispares. Existen 
robots dom^sticos, robots medicos, 
equipos capaces de ejecutar una pieza 
musical sobre un teclado, robots 
esquiladores, robots y 
telemanipuladores para trabajar en las 
profundidades marinas y en el espacio 
exterior - dos de los medios m^s 
hostiles para la especie humana -, etc 
(3). El laboratorio quimico, que ha 
vivido en los ultimos treinta anos una 
aut6ntica revolueibn instrumental 
encaminada a la automatizaci6n de 



procesos (4), es otro de Iqs ^mbitos en 
los que la Rob6tica ha irrumpido con 
fuerza. 

En este trabajo se har^ un recorrido 
por los principales tbpicos relacionados 
con la robotizaci6n de los laboratories 
qufmicos. Comenzaremos con un 
apartado dedicado a describir lo que se 
entiende por robot en este contexto. 
Seguidamente abordaremos los 
distintos tipos de robots de laboratorio 
que se pueden encontrar en el mercado. 
A continuaci6n, nos centraremos en las 
aplicaciones de los robots y en los 
avances que se han producido en aftos 
recientes, para finalizar con una 
panor^mica de las tendencies 
previsibles para un future pr6ximo. 

EL ROBOT DE LABORATORIO 

La definici6n m^s general de un 
robot podrfa ser un inqenio electr6nico 
caoaz de eiecutar autom^ticamente 
operaciones o movimientos muv 
variados (2). Esta definici6n, ai ser lo 
m^s general posible, resulta vaga en lo 
que se refiere a las caracterfstlcas o 
naturaleza de tal "ingenio electr6nico", 
si bien la funci6n a que est^ destinado 
parece estar m^s clara. 

El Robot Institute of America define 
un robot como un manipulador 
multifuncional reoroaramable caoaz de 
mover partes o herramientas a trav6s 
de una secuencia de movimientos 
variables prooramados (5). En esta 
definici6n se hace m^s patente que el 
robot est^ diseftado para la 
manipulaci6n autom^tica, y que deber^ 
incorporar algun mecanismo 



26 



inform^tico que permita su 
reprogramacibn y control. Desde otro 
punto de vista, el robot puede 
considerarse como una extensi6n del 
ordenador que posibilita que este 
reaiice trabajo fisico, adem^s de 
procesar los datos. 

La International Union of Pure and 
Applied Chemistry (lUPAC) ha adoptado 
recientemente la definicibn de robot 
como una m^Quina manipulativa. 
controlada a ut om^ ticamente . 
reprogramable v multifuncional con 
varios orados de libertad, va sea fiia en 
un luaar o nn6vil. Que se usa en 
aolicaciones autom^ticas (6). En esta 
definici6n se enfatiza sobre todo el 
hecho de que el robot est^ controlado 
de forma autom^tica, es decir, 
mediante un microprocesador o un 
ordenador. Adem^s, se hace menci6n a 
los grados de libertad y a la posibilidad 
de movimiento como un todo, 
cuestiones importantes desde el punto 
de vista de la Ingenierfa. 

Un robot de laboratorio, por tanto, 
estar^ disefiado para la realizacibn de 
una serie de manipulaciones y 
operaciones similares a las que Neva a 
cabo el analista. El empleo de un robot 
para desempenar estas funciones en 
sustitucibn de un operador humano 
s6lo est^ justificado, en el estado 
actual de la tecnologfa, cuando se trata 
de operaciones repetitivas y 
relativamente simples, de tal manera 
que podamos otorgar a la m^quina un 
grado aceptable de confianza y hacer 
as I rentable el proceso de 
automatizaci6n en su conjunto (7). 



Este tipo de robots no requieren 
tanto de fuerza y rapidez como de 
precisi6n, tambi6n llamada repetibilidad 
(6) en el lenguaje de la Rob6tica. El 
robot deber^ manejar matenales 
fr^giles (recipientes y tubos de cristal, 
places) delicados (aparatos de 
medida). Todo ello hace que se haya de 
trabajar fundamentalmente su 
capacidad de manipulacibn, para 
asemejaria en lo posible a la de una 
mano humane, y esto sin perder 
simplicidad para no dificultar el 
necesario control. Conseguir este 
mimetismo operacional es uno de los 
principales objetivos, a la vez que uno 
de los mayores escollos, de la Rob6tica 
aplicada al laboratorio. 

Por otro lado, si tenemos en mente 
lo que es un laboratorio qufmico, en el 
cual los aparatos e instrumentos de 
medida (balanzas, espectrofotbmetros, 
cromat6grafos, etc) se distribuyen en 
sitios diferentes y fijos del mismo, 
anadiremos una dificultad extra a la 
puesta a punto de un robot de 
laboratorio: la necesida'd de 
desplazamiento. Para subsanar este 
obst^culo de primer orden, nace el 
concepto de estacl6n robotlzada (8), 
que no es sino un pequef^o laboratorio 
concentrado en el espacio, de mode 
que todos sus componentes operatives 
se hallen al alcance ffsico de un brazo 
robotizado. Asf, la estaci6n posee, por 
ejempio, su propia balanza, 
convenientemente adaptada; tambi^n 
posee sus propios instrumentos de 
medida, asf como los auxiliares 
necesarios para llevar a cabo la 



27 



secuencia de operaciones requerida 
para cada aplicacibn (Figura 1). 

La estaci6n robotizada consta, 
pues, de una serie de mbdulos, en los 
que se realizan las operaciones unitarias 
comunes en cualquier proceso quimico. 
Estas operaciones unitarias se designan 
como LUOs (5)(iniciales de las palabras 
inglesas Laboratory Unit Operation), y 
cada una de ellas comprende una 
operaci6n b^sica como pueden ser la 
pesada, la adici6n de disolventes o 
reactivos, la agitaci6n o la 
centrifugaci6n. 

Cada proceso qufmico en particular 
podr^ automatizarse combinando las 
LUOs necesarias, as decir, haciendo uso 
secuencial de los correspondientes 
m6dulos. La estaci6n tambi^n incluye, 
por supuesto, un brazo mec^nico, 
encargado de realizar el transporte entre 
los mbdulos integrantes. El control de 
todo el conjunto se ejerce desde un 
ordenador. Un lenguaje de 
programaci6n apropiado nos permitir^, 
a su veZ; la reprogramaci6n para poner 
a punto cada nueva aplicaci6n. 

La estructura modular que 
acabamos de describir es una 
caracteristica fundamental de las 
estaciones robotizadas. Esta estructura 
modular va en aras de una mayor 
flexibilidad y economfa. En efecto, al 
disponer la estaci6n de distintos 
modules para la realizaci6n de las 
operaciones precisas, es posible 
reemplazar, anadir o suprimir alguno de 
estos m6dulos segun requerimientos; 
con esto, una misma estaci6n b^sica 
puede servir para desarrollar una 



MOOULOS AUXILIAnES 



h 



> 



BRAZO R0B0TI2ADO 



OROCNAOOn 



r— 


INSTRUMENTOS 
DE MEOIOA 










— 


MODULO DE 
EXTRACCION S/L 












— 


MODULO OE 
FILTRACION 










- 


EVAPORADOR 






— 


MODULO* DE TRASVAtE 
O DE INVECCION 


\- 






CENTRIFUOADORA | 










QRADILLAS Y 
tOPORTEt 












EFECTORE9 

TERMINALEt 





Figura 1. Resumen esquem^tico de los posibles 
componentes de una estaci(3n robotizada 
modular. Las lineas de unidn indican las 
principales conexiones entre ellos. 

infinidad de metodologias qufmicas, 
sin m^s que efectuar las oportunas 
m od i f icaci ones sobre ella. 
Naturalmente, el procedimiento no es 
tan inmediato, puesto que tambi^n es 
necesario modificar la parte inform^tica 
para poder ejercer el control de la 
"nueva" estaci6n asf obtenida. 

Las ventajas del diseho modular (9) 
son tambi6n patentes desde el punto de 
vista econbmico. Desde la irrupci6n de 
la tecnologfa robotizada en el 
laboratorio, las nuevas t^cnicas han 
tropezado con una barrera en muchos 
casos insalvable: el alto coste. Se trata 
de una tecnologfa muy cara, y ello es 



28 



debido, principalmente, a la complejidad 
de la instrumentacibn y a la escasez de 
la demanda. Por tanto, si se dispone de 
un diserio modular, la puesta a punto de 
una nueva aplicacibn es mucho menos 
costosa, pues, por lo general, s6lo 
requerir^ una inversion menor para la 
adquisicibn de uno o varios mbdulos 
m^s. 

No obstante, a pesar de las citadas 
ventajas de la estructura modular, 
tambi6n se comercializan, como 
veremos, equipos que carecen de estas 
prestaciones. En este sentido, se puede 
distinguir (10) entre instrumentaci6n 
flexible, que designa el tipo de 
estaciones de que hemos hablado, e 
instrumentacibn dedicada, para operar 
de una manera especffica y 
preestablecida, y que, en consecuencia, 
no puede ser reprogramada. 
Volveremos sobre este t6pico en 
posteriores apartados. 

TIPOS BASICOS DE ROBOTS 
COMERCIALES 

Los primeros robots de laboratorio 
comerciales se presentaron en la 
Conferencia de Pittsburgh celebrada en 
1982, Estos prototipos fueron 
desarrollados de forma totalmente 
independiente de los robots industriales, 
que ya funcionaban con 6xito en las 
cadenas de montaje, y se orientaron 
netamente hacia el proceso qufmico, 
dejando m^s de lado el desarrollo del 
hardware. Trace aflos despu6s, el use 
de robots se ha extendido notablemente 
en los laboratories; especialmente en 
Estados Unidos, pafs pionero en este 



tipo de instrumentaci6n. 

Es posible clasificar los robots 
comerciales desde varios puntos de 
vista: atendiendo a sus geometrias, a 
sus mecanismos de funcionamiento, al 
numero de sus articulaciones y/o 
grades de libertad, etc. Nos vamos a 
centrar en el aspecto geom^trico, por 
ser el que m^s afecta al entorno del 
laboratorio. 

Son tres las geometrfas b^sicas 
que vamos a encontrar en el mercado: 
antropom6rfica, cartesiana y cilfndrica 
(11). Los robots antroponr]6rficos son 
los parientes m^s pr6ximos de los 
robots industriales. Se caracterizan por 
poseer un brazo multiarticulado (Figure 
2. a), generalmente montado sobre un 
rafl lineal, aunque tambi^n puede ir 
acoplado sobre un soporte fijo o 
giratorio. A este tipo pertenecen el 
Optimized Robot for Chemical Analysis 
(ORCA) de Hewlett-Packard, el 
Mitsubishi RM501 , la serie Hudson y la 
serie CRS. Esta geometrfa tiene la 
ventaja de proporcionar un mayor 
numero de grades de libertad, si bien 
resulta m^s diffcil predecir la 
trayectoria del robot en cada momento, 
lo que requiere de algoritmos de control 
m^s complejos. 

La geometrfa cartesiana se 
caracteriza por poseer movimiento a lo 
largo de los tres ejes carteslanos (Figura 
2.b). De este tipo es el UMI Labman 
1 200. Tienen la ventaja de ser bastante 
compatibles con el entorno del 
laboratorio, frente al inconveniente de 
que el movimiento lineal limita la 
capacidad de acceso ffsico y, por 



29 






(a) 



(b) 



(c) 



Figure 2. Representacidn de los tres tipos b^sicos de geometrfa para un robot de laboratorio: (a) 
antropomdrfica, (b) cartesiana y (c) cilfndrica. 



tanto, la operatividad; esto hace que 
sean escasas sus aplicaciones. 

La geometrfa cilfndrica (Figura 
2.C) se caracteriza por la posibilidad de 
movimientos que se pueden describir 
mediante coordenadas cilfndricas 
(altura, alcance y ^ngulo de giro). De 
este tipo son los robots comercializados 
por Zymark (Zymate). Su ventaja 
fundamental es la simplicidad 
geom^trica sin perder capacidad de 
acceso, aunque son equipos que 
ocupan mucho espacio. 

De la instrumentaci6n descrita, la 
mas utilizada a nivel mundial son los 
robots de Zymark. Esta firma 
comercializa tanto estaciones 
robotizadas (robots Zymate) como 
unidades m^s compactas {Benchmate), 



intermedias entre la instrumentaci6n 
flexible y la dedicada. Concretamente, 
son los Zymate los que gozan de un 
mayor grado de aceptaci6n, hecfio este 
que podemos atribuir a algunas de sus 
caracterfsticas (8): su arquitectura 
modular {PyTechnology) , las manos 
intercambiables y su lenguaje de 
programaci6n {EasyLab), que es abierto 
y se estructura de forma jerarquizada a 
partir de posiciones del robot. En 
cuanto al Benchmate, se trata de un 
brazo integrado en un banco compacto, 
sobre el cual se hallan los componentes 
necesarios para llevar a cabo unas 
ciertas aplicaciones; el equipo es 
programable, pero carece de estructura 
modular, por lo cual su versatilidad es 
limitada. 



30 



APLICACIONES DE LOS ROBOTS EN EL 
LABORATORIO QUIMICO 

La implantaci6n de las tecnologias 
autom^ticas en general, y de las 
tecnologias robotizadas en particular, 
ha ido creciendo paulatinamente en los 
laboratories de todo el mundo. En los 
ultimos ar^os se ha constatado un 
apreciable aumento de las 
investigaciones en torno a los robots, lo 
que se traduce en un elevado numero 
de publicaciones sobre muy diversos 
aspectos relacionados con ellos. 
Actualmente existen publicaciones 
peri6dicas i n t e r n a c i o n a I e s 
exclusivamente enfocadas hacia la 
automatizaci6n en el laboratorio 
qui mice - Laboratory Robotics and 
Automation, Journal of Automatic 
Chemistry y Advances in Laboratory 
Automation Robotics, por citar las tres 
de mayor difusi6n -, asf como 
conferenciasinternacionalesquereunen 
a los principales expertos mundiales en 



la materia - las PittCon y las 
International Conference on 
Automation, Robotics and Artificial 
Intelligence applied to Analytical 
Chemistry, estas ultimas centradas en 
la aplicaci6n de la tecnologia al 
laboratorio. La Tabia 1 recoge una 
selecci6n de 59 referencias de 
publicaciones aparecidas en los ultimos 
cinco anos, en las cuales se describen 
aplicaciones de las t^cnicas robotizadas 
en para el laboratorio. Para todas ellas 
se han consignado una serie de 
aspectos de interns. 

Asi, se recoge la instrumentaci6n 
empleada, especificando si es flexible o 
dedicada, esto es, reprogramable o no. 
Se constata que, en el 72 % de los 
casos, la instrumentaci6n fue 
suministrada por la casa Zymark (Fig. 
3a). De los equipos Zymark, 
pr^cticamente todos eran estaciones 
modulares programables (robot 
Zymate). dotadas de las caracteristicas 




CartGsianos 
4% 



No Comerciales 
6% 



Antroporrviriicos 
9% 




(a) 



(b) 



FIgura 3. Diagramas de sectores donde se recogen los valores porcentuales, correspondientes a los 
datos consignados en la Jabia 1, referidos a la instrumentaci(3n: (a) instrumentacidn empleada y (b) tipo 
de automatizacidn adoptada. V6anse detalles en el texto. 



31 



comentadas en la secci6n anterior. Los 
robots antropom6rficos suponen el 19 
% del total, mientras que los robots de 
geometria cartesiana s6lo se 
emplearon en tres casos (39, 45, 70), 
al igual que los robots no comerciales 
(12, 43, 69). 

En cuanto al tipo de automatizaci6n 
adoptada, 6sta era flexible en el 91 % 
de los trabajos revisados, poni6ndose 
claramente de manifiesto que los 
laboratorios apuestan por la versatilidad 
y el disefto modular ante una inversibn 
de esta envergadura (Fig. 3b). 

Por lo que respecta al tipo de 
laboratorios, destacan por el numero de 
investigaciones publicadas los 
laboratorios farmac6uticos y clfnicos, 
con un tercio aproximadamente del total 
(Fig. 4a). Debe hacerse notar en este 
punto que estos laboratorios se 
encuentran a la cabeza en lo que se 
refiere al grado de Implantacibn de las 
t^cnicas autom^ticas en general y, en 
consecuencia, tambi^n en el ^mbito de 
la Rob6tica. Asimismo, se comprueba 
que la investigacibn b^sica para la 
propuesta de nuevos m6todos 
robotizados es bastante activa - el 34 
% de las publicaciones proceden de 
laboratorios de investigaci6n, tanto 
publicos como privados. El porcentaje 
de laboratorios medioambientales, en 
torno al 8.5 %, revela la escasa 
implantaci6n de los robots en este 
contexto, atribuible, por un lado, a la 
ausencia de m^todos oficiales 
robotizados y, por otro, a la naturaleza 
de las muestras -medioambientales 
(aguas y aire, sobre todo), que hace 



posible su an^lisis mediante una 
instrumentaci6n m^s simple y/o m^s 
especifica. La participaci6n de 
laboratorios alimentarios alcanza un 8.5 
%, mientras que los laboratorios 
industriales totalizan alrededor de un 
6.8 % (20, 30, 35, 43). Esta escasa 
utilizaci6n de las t^cnicas robotizadas 
puede justificarse, en ambos casos, por 
la gran complejidad de las muestras 
analizadas. 

La gran variedad de temdticas 
resumidas en la Tabia 1 nos indica, para 
empezar, los numerosos campos d^ 
aplicaci6n de los robots en el 
laboratorio qufmico. Destaca la gran 
cantidad de aplicaciones al an^lisis 
clfnico y farmacol6gico (Fig. 4b), 
^mbitos donde !a automatizaci6n y la 
Rob6tica se hallan, como se dijo con 
anterioridad, plenamente incorporadas. 
Dichas aplicaciones abarcan 
determinaciones de principles activos o 
sus metabolites en plasma, suero u 
orina, asf como el an^lisis de 
preparados farmac6uticos. Conviene 
resenar, a este respecto, la extensa 
comercializaci6n, desde hace m^s de 
dos d^cadas, de una amplia variedad de 
a ut oanal izad ores totalmente 
autom^ticos para la determinaci6n de 
los par^metros m^s frecuentes en 
Quimica Clinica. Se trata de una 
instrumentaci6n muy sofisticada, r^pida 
y con un alto grado de flabilidad, que se 
inscribe en lo que se ha denominado 
automatizaci6n dedicada. Los robots no 
son, hoy por hoy, competitivos en 
relaci6n con este tipo de 
instrumentaci6n en el an^lisis de rutina. 



32 



y solamente son incorporados para el 
analisis de muestras s6lidas y/o 
complejas, o cuando se quiere 
minimizar la intervenci6n del operador. 
El empleo de robots en el analisis 
de rutina es recomendable cuando se 
van a llevar a cabo tareas simples y 
repetitivas, y para abordar el 
pretratamiento de muestras que, dada 
su naturaleza o complejidad, sea 
imposible analizar mediante otras 
t^cnicas autom^ticas: alimentos, 
suelos, muestrasindustriales, productos 
naturales, materiales biol6gicos, etc. La 
Iimitaci6n fundamental estriba en la 
complejidad de las operaciones previas 
para estos tipos de muestras; es 
frecuente que, tras la pesada, se 
precise de una o varias lixiviaciones, de 
extracciones lfquido-s6lido o liquido- 
liquido, de cambios de disolvente, 
auxiliados per filtraciones o 
centrifugaciones, todo ello antes de la 
determinacidn analitica propiamente 
dicha. S6lo la pesada es ya una 
operaci6n cuya automatizaci6n 
representa grandes problemas (48), 
dada la gran variedad de posibles 
estados ffsicos de la muestra 
(semis6lida, s6lida en polvo, s6lida en 
dosis trozos, liquida m^s o menos 
viscosa, etc). Generalmente, cuanto 
mayor sea el numero de operaciones 
previas involucradas en una 
determinaci6n, menor es la fiabilidad del 
m^todo autom^tico en cuesti6n. Por 
consiguiente, las investigaciones en los 
campos del analisis alimentario, el 
analisis de suelos, el analisis industrial 
y el analisis medioambiental revisten un 



considerable interes, si bien la 
implantaci6n generalizada de los robots 
para acometer analisis de rutina en los 
contextos citados se encuentra aun 
lejana. 

La preparaci6n de la muestra, casi 
siempre como fase previa a una 
determinaci6n cromatogr^fica, es una 
tem^tica de gran interns en que se 
centran algunas publicaciones 
revisadas; se trata de un ^mbito en que 
la automatizaci6n ha incidido 
escasamente y que est^ en estrecha 
relaci6n con los robots, cuyo empleo 
tiene, precisamente, la finalidad de 
automatizar las etapas previas del 
proceso analitico. La automatizaci6n 
en general tambi6n ocupa un lugar 
destacado entre las investigaciones 
publicadas. Un aspecto a tener en 
cuenta son los problemas que plantea la 
adaptaci6n del personal al trabajo con 
los equipos autom^ticos, especialmente 
en lo que se refiere a las nuevas 
funciones que surgen dentro del 
laboratorio, por una parte, y a la 
necesidad de reciclaje en las nuevas 
tecnologias, por otra. En este sentido, 
conviene recorder uno de los peligros 
m^s graves de la automatizaci6n: la 
p6rdida de la conexibn entre el 
qufmico y el instrumento. Para que la 
automatizaci6n sea realmente eficaz, el 
operador humano debe situarse siempre 
en un nivel superior a la m^quina, de 
forma que sepa continuamente qu6 
est^ haciendo y no se convierta en un 
mero receptor de resultados. 

En otro orden de cosas, merece ser 
destacada la importancia que tiene la 



33 



(a) 



20.3 % 


K 


18.6 % 


T 


13.5 % 


h — 


10.2 % 


— |U 


8.5% 


"~*u 


6.8% 


Tr" 


5.1 % 


Or 


5.1 % 


3i 


3.4% 


3r 


3.4% 
1.7% 


1 (b) 


3.4% 


J) 



Farmacouticos 34 % 

Investlgaclbn 34 % 

Medioamblentales 8.5 % 

Allmsntarios 6.5 % 

Industrlales 6.8 % 

Cllnlcos 5.1 % 

Otros 3.4 % 



An. Clinico 
Automatizaci6n 
An. Allmontos 
An. Sueios 
An. Firmacos 
Prep, do la Muastra 
An. Aguas 
An. Medioambiontal 
Inmunottnsayo 
G«n6tloa 
Caiidad 
Otros 



C. Uquidot 28.8 % 
C. Qaaet 3.4 % 

£. Masaa 

FIA 

C. Gases • E. Masas 

E. Fluidos Supercrfticos 

Otras 

NInguna 



Figure 4. Diagramas de barras que muestran las 
distribuciones de (a) laboratorios, (b) tem^ticas 
Y (c) t^cnicas acopladas, de las aplicaciones 
revisadas. Los porcentajes estdn calculados 
sobre los datos recogidos en la Tabia 1. V^anse 
deialles en el texto. 

implantaci6n de los robots en el 
laboratorio analitico desde el punto de 
vista de la mejora en la gesti6n y el 
control de la calldad (30). Se trata de 
un tema que cobra dfa a dfa una 
creciente importancia en nuestra 
sociedad, con la existencia de 
organismos especialmente dedicados a 
ello: la Internationa/ Organization for 
Standardization (ISO) o, en Espafta, la 
•Asociaci6n Espaftola de Normalizacibn 




y Certificaci6n (AENOR)..Los citados 
organismos establecen normativas de 
obligado cumplimiento, que implican el 
desarrollo de un proceso organizado y 
sistem^tico de aseguramiento de la 
caiidad (71). Por tanto, es indudable 
que en un laboratorio de control, en el 
cual es necesario el manejo de un gran 
volumen de informaci6n, tanto en lo 
que respecta a la recepcibn y al 
tratamiento de las muestras como al 
control de equipos y aparatos, se 
impone la automatizaci6n total como un 
punto clave en la planificaci6n de la 
caiidad, de manera que se libere al 
operario para la realizaci6n de labores 
m^s especializadas, a fin de lograr los 
objetlvos de caiidad (72). 

Por ultimo, en la Table 1 se 
consigna el empleo de otras t^cnicas, 
autom^ticas o no, acopladas con el 
robot. Muy frecuentemente, el robot 
realizaba las operaciones previas a una 
determinacibn cromatogr^fica (Fig. 4c); 
especialmente estudiado se halla el 
acoplamiento robot-CL, hasta el punto 
de que las cases comerciales suelen 
suministrar el m6dulo necesario para la 
inyeccibn de la muestra ya tratada en 
un cromat6grafo de Ifquidos. Menos 
comun es el acoplamiento con CG u 
otros tipos de t^cnicas cromatogr^flcas 
(29, 45). El acoplamiento de un robot 
con un extractor de fluidos 
supercrfticos (53) ofrece interesantes 
perspectives para acometer la 
automatizaci6n total del an^lisis de 
muestras muy varladas. Cabe destacar 
el acoplamiento con la t6cnica de 
extraccl6n asistida con microondas 



34 



(66), que proporciona una dr^stica 
reducci6n del tiempo total de an^lisis 
frente a la lixiviacibn convencional. 
Tambi6n as digno de reser^arse el 
acoplamiento con t^cnicas de inyecci6n 
en flujo (sistemas FIA y SIA), que se 
comentar^ en la siguiente secci6n. 

EL FUTURO LABORATORIO 
ROBOTIZADO 

La robotizaci6n se abre paso en los 
laboratorios como una de las 
alternativas autom^ticas m^s seguras y 
autbnomas en su funcionamiento. En 
los ultimos aftos se han producido 
mejoras sustanciales en los equipos; 
pero, al tratarse de una tecnologia de 
reciente desarrollo, las innovaciones 
m^s espectaculares est^n aun por 
llegar. 

El futuro laboratorio qufmico 
contar^ posiblemente con uno o varies 
robots, y estos robots tendr^n unas 
caracterfsticas determinadas, que se 
resumen en una serie de tendencies, 
tanto para el hardv^are como para el 
software, que se ir^n enumerando y 
comentando seguidamente. 

En primer lugar, podemos destacar 
la fuerte tendencia a la miniaturizaci(3n 
de los equipos. tendencia que es comun 
en lo que a la automatizaci6n se refiere, 
y que va dirigida a la economia tanto 
de espacio como de dinero. En efecto, 
la miniaturizaci6n supone un menor 
consume de materiales y reactivos, que 
redunda en un menor coste global de la 
determinaci(5n. En el context© de la 
Rob6tica, la miniaturizaci6n lleva 
aparejada la p6rdida de flexibilidad, por 



lo cual tambi6n podemos sef^alar una 
tendencia paralela al desarrollo y 
empleo de la instrumentaci6n dedicada, 
m^s simple, barata y f^cil de manejar. 
La Micrbrrobbtica se perfila, pues, 
como un campo emergente, en el que 
se han descrito ya algunas aplicaciones 
interesantes (73). 

La productividad, por otra parte, se 
va a convertir en una exigencia de 
primer orden, tan importante como la 
calidad de los resultados. Ello implica 
una Clara tendencia a liberar al personal 
especializado del laboratorio de aquellas 
tareas rutinarias y no especializadas que 
se realizan de forma frecuente, como es 
el transporte de muestras y materiales 
- dentro del laboratorio. Se prev6 la 
future implantaci6n de robots mdviles, 
destinados a cubrir dichas tareas, con el 
consiguiente aumento del tiempo util 
para la realizacidn de labores 
especializadas por parte de los 
operadores (74). 

La tendencia m^s importante para 
el hardware, que supondr^ un salto 
cualitativo, ser^, sin duda, la 
incorporaci6n de sensores, que 
posibilitar^ que el robot "reconozca" su 
entorno y asegurar^ un aspecto clave 
para la automatizaci6n: la trazabilidad 
de los resultados. Se han desarrollado 
hasta la fecha sensores 6pticos 
(cameras), t^ctiles, t6rmicos, etc, que 
pueden concebirse para ser usados 
se pa r a d a m ente o para su 
implementacibn en estaciones o 
equipos robotizados (75). Tambi6n se 
han ensayado lectores 6pticos para b\ 
empleo de c6digos de barras 



35 



identificativos para cada muestra, 
basados en una simbologia 
bidimensional, quesuplelaslimitaciones 
de la simbologfa lineal empleada 
usualmente (76). 

En lo que se refiere al software, 
podemos destacar, primeramente, la 
tendencia hacia la mejora de las 
interfases robot-usuario, encaminada a 
facilitar la comunicaci6n entre ambos, 
con la puesta a punto de programas 
abiertos e interactivos (77) que no 
requieran unos conocimientos 
profundos de Inform^tica, y a un 
control m^s efectivo de la estaci6n 
robotizada (78). Tambi6n se tiende a la 
implementaci6n de algoritmos para la 
programaciin temporal [scheduling), 
consistente en la optimizaci6n del 
tiempo de operacidn mediante el 
manejo simult^neo de muestras en 
distintos estadios de an^lisis (5,8). Este 
modus operandi se contrapone al modo 
de operaci6n secuenciaL propio de un 
operador humano, y su incorporaci6n 
supone una reducci6n, a veces muy 
notable, del tiempo de an^lisis. 

Precisamente la optimizaci6n de 
una cierta metodologfa es la fase de la 
puesta a punto que m^s riesgos para el 
personal y para la instrumentaci6n 
conlleva. Con el fin de evitar estos 
riesgos, se tiende cada vez m^s a la 
utilizaci6n de programas de simulaci6n 
(79), mediante los cuales se estudian 
las distintas posibilidades de forma 
rigurosa y sin necesidad de llevarlas a la 
practice en el laboratorio. Estos 
programas son de gran complejidad, y 
su implantaci6n tropieza con el 



obst^culo de que han. de hacerse 
inteligibles al usuario. 

Sin embargo, la aut^ntica 
revoluci6n provendr^ del campo de la 
inteligencia artificial. Frente a las 
actuales estaciones robotizadas, 
dotadas de unos rudimentarios 
elementos para la toma de decisiones 
en muy contados mementos, los robots 
del future incorporar^n sistemas 
expertos, de manera que podr^n 
encontrar la soluci6n a problemas que 
vayan surgiendo sin el concurso del 
operador, vaii6ndose s6lo de una 
informaci6n b^sica inicial y de la 
informacibn que hayan Ido obteniendo 
durante el proceso. Los sistemas 
expertos se encuentran actualmente en 
las primeras fases de su desarrollo, y es 
precisamente la "asimilaci6n" de nueva 
informaci6n para ser incorporada a los 
algoritmos que posee el sistema, lo que 
podrfamos denominar "aprendizaje", el 
aspecto que m4s dificultades plantea 
(80). Si bien hasta la fecha se han 
descrito s6lo sistemas expertos de 
forma aislada, se prev6 que en el'futuro 
ir^n implementados en los equipos de 
laboratorio, por lo que podemos hablar 
de "instrumentaci6n inteligente", con lo 
que ello supone para el 
aprovechamiento integral de todas las 
posibilidades. La instalaci6n de redes en 
el laboratorio crear^ un entorno en el 
que se integrar^n los citados 
instrumentos, actuando como clientes y 
suministradores (81). 

Por ultimo, comentaremos dos 
tendencies de gran importancia relatives 
al desarrollo future de m6todos 



36 



robotizados. La primera es el 
acoplamiento con otras t^cnicas 
automdticas, tanto continuas (82) 
como discontinuas (83), con el objetivo 
de reducir los costes y de aprovechar 
las ventajas de cada t^cnica obviando 
sus inconvenientes. Concretamente, la 
utilidad del acoplamiento estaci6n 
robotizada- sistema Fl se ha puesto de 
manifiesto (50) para la reducci^n del 
tiempo de an^lisis, por un lado, y del 
coste, por otro. En segundo lugar, 
existe una tendencia a la puesta a 
punto de m^todos robotizados no 
basados en m^todos manuales. Hasta 
el momento, la automatizacibn ha 
consistido esencialmente en la 
adaptacibn de una metodologfa manual 
ya contrastada para ser realizada con 
una instrumentacl6n autom^tica, 
reduciendo al mfnimo la intervenci6n 
del operador. En el future, se 
desarrollar^n m6todos autom^ticos 
independientes y concebidos para la 
robotizaci(5n desde un principio (1 1). 



REFERENCIAS 

(1) K. Capek. R.U.R. Ed. Mensajero, S. A., 
1991 

(2) Enciclopedia LAROUSSE. Ed. Planeta, 1 985 

(3) H. Katzan. Productividad y Robdtica. Ed. 
Deusto, Bilbao. 1991. 

(4) M. Valcdrcel y M. D. Luque de Castro. 
Automatic Methods of Analysis. Elsevier. 
Amsterdam, 1988 

(5) W. J. Hurst V J. Mortimer. Laboratory 
Robotics: A Guide to Planning, 
Programming and Applications. VCH 
Publishers. New York, 1987 

(6) H. M. Kingston y M. L. Kingston. Lab. Rob. 
Autom. 7, 1995, 3-22 

(7) M.D. Luque de Castro y P. Torres. Trends 
in Anal. Chem., 14(10), 1995, 492-496. 

8) Laboratory Robotics Handbook. Zymark 



Corp. Hopkinton, MA, 1988 

(9) M. Vaic^rcel y M. D. Luque de Castro. 
Automatic Methods of Analysis. Ed. 
Elsevier, Amsterdam, 1988 

(10) Analytical Con5umer.D\c. 1993, 2-4 

(11) M. Crook. Anal. Proc. 30, 1993, 165-167 

(12) L. A. Gifford, C. Wright y J. Gilbert. Food 
Addit. Contam. 7(6), 1990, 829-836 

(13) M. Sasaki y K. Ogura. Clin. Chem. 36(9), 

1990, 1567-1571 

(14) C. N. C. Meredith y T. J. White. Anal. Proc. 
27, 1990, 182-184 

(15) J. Hempenius, J. Wieling, J. H. G. 
Jonkman, 0. E. De-Noord, P. M. J. 
Coenegracht y D. A. Doornbos. J. Pharm. 
Biomed. Anal. 8(4), 1990, 313-320 

(16) A. Chauchereau, D. Astinotti y M. M. 
Bouton. /4A7a/. Biochem 188(2), 1990, 310- 
316 

(17) L. Pietta. Adv. Lab. Autom. Rob. VoL 7, 

1991, 303-313 

(18) W. Koskinen, L. J. Jarvis, R. H. Dowdy, D. 
L. Wise y D. D. Buhler. Soil Sci. Soc. Am. 
J. 55, 1991, 561-562 

(19) R. W. Taylor y S. D. Le. J. Anal. Toxicol. 
15, 1991, n^-llQ 

(20) W. A. Michalik, R. M. Zerkal y J. B. 
Maynard. Adv. Lab. Autom. Rob. Vol. 7, 
1991, 325-339 

(21) J. E. Coutant, P. A. Westmark, P. A. 
Nardella, S. M. Walter y P. A. Okerholm. J. 
Chromatogr. Biomed. Appl. 108, 1991, 
139-148 

(22) J. E. Franc, G. F. Duncan, R. H. Farmen y 
K. A. Pittman. J. Chromatogr. Biomed. 
Appl. 108, 1991, 129-138 

(23) W. Anderson. Adv. Lab. Autom. Rob. Vol. 
7, 1991, 351-363 

(24) L. A. Brunner y R. C. Luders. J. 
Chromatogr. Sci. 29(7), 1991, 287-291 

(25) F. H. Zenie. Fresenius. J. Anal. Chem. 
339(11), 1991, 797-799 

(26) E. A. EInenaey, J. Pluscec y V. Fernandez. 
J. Autom. Chem. 13(1), 1991, 17-21 

(27) C. Wright. Chromatogr. Anal. 17, 1991, 9- 
11 

(28) L. W. Linquist y F. X. Dias. Adv. Lab. 
Autom. Rob. Vol. 7, 1991, 341-350 

(29) A. Bruns, H. Waldhoff, A. Wilsch-lngang y 
W. Winkle. J. Chromatogr. 592, 1992, 
249-253 

(30) J. M. Andrade, D. Prada, S. Muniategui, B. 
Gdmez y M. Pan. Quim. Anal. 11, 1992, 
253-269 

(31) E. I. Minder, B. Suter y D. J. 
Vanderschmidt. Chemom. Intell. Lab. Syst 



37 



1711), 1992, 119-122 

(32) M. C. Loveridge y G. J. Woodland. 
Chomom, Intel/. Lab. Sysl. 17(1), 1992, 
123-127 

(33) E. C. Van 6er Voorden, E. Gout, 0. L. T. 
Van Hulten y D. E. M. M. Vendrig. 
Chomom. Intell. Lab. Syst. 17(1), 1992, 
129-135 

(34) H. Agemian, J. S. Ford y N. K. Madsen. 
Chemom. Intel/. Lab. Syst. 17(1), 1992, 
145-152 

(35) A. Millier y G. Vallet. Chemom. Intell. Lab. 
Syst. 17(1), 1992, 153-157 

(36) T, L. Lloyd, T. B. Perschy, A. E. Gooding y 
J. J. Tomlinson. Biomed. Chromatogr. 6(6), 

1992, 311-316 

(37) E. Tagliaferri. 1'* International Symposium 
on Automation, Robotics and Artificial 
Intelligence applied to Analytical Chemistry. 
Montreux, 1992 

(38) F. P. Gorlt. V^ International Symposium on 
Automation, Robotics and Artificial 
Intelligence applied to Analytical Chemistry. 
Montreux, 1992 

(39) R. A. Turner y R. A. Felder. 1** International 
Symposium on Automation, Robotics and 
Art if ids/ Intelligence applied to Analytical 
Chemistry. Montreux, 1992 

(40)G. Plummer. /*' International Symposium 
on Automation, Robotics and Artificial 
Intelligence applied to Analytical Chemistry. 
Montreux, 1992 

(41) M. Guzman y B, J. Compton. Talanta 40, 

1993, 1943-1950 

(42) M. J. Lee, A. J. Organ y J. L. Sims. Lab. 
Rob. Autom. 5, 1993, 149-153 

(43) S. Jones. Lab. Equip. Dig. 31(3), 1993, 31 

(44) D. S. France, M. K, Murdoch, M. Russell, 
N. Surve, X. Ma, M. Drelich, C. Duston, A. 
Hanson, J. R. Paterniti y D. B. Weinstein. 
Lab. Rob. Autom. 5, 1993, 201-205 

(45) C. D. Herold, K. Andree, D. A. Herold y R. 
• A. Felder. Clin. Chem. 39(1), 1993. 143- 

147 

(46) E. Par\<.. Lab. Rob. Autom. B, 1993,97-101 

(47) 0. T. Aloba, D. E. Bergman. R. T. Miller y 
R. E. Daly. J. Pharm. Biomed. Anal. 1 1 (1 0), 
1993, 861-869 

(48) P. Torres. J. A. Garcia Mesa. M. D. Luque 
de Castro y M. Valc5rcel. Fresenius J. 
Anal. Chem. 346, 1993,704-706 

(49) J. A. Garcia Mesa, M. D. Luque de Castro 
y M. Valc^rcel. Talanta 40(11), 1993. 
1595-1600 

(50) J. A. Garcia Mesa.'M. D. Luque de Castro 
y M. Valc^rcei. Anal. Chem. 65(23). 1993. 



3540-3542 

(51) J. C. Lynch, J. S. Green, P. K. Hovsepian, 
K. L. Reilly y J. A. Short. Journal Autom. 
Chem. 16, 1994, 131-133 

(52) W. F. Berry y V. Giarroco. Journal Autom. 
Chem. 16, 1994, 205-209 

(53) L. J. Jarvis, W. C. Koslcinen y R. H. 
Dowdy. Lab. Rob. Autom. 6, 1994, 167- 
170 

(54) R. A. Fisco, J. W. Sulner, D. Silowka, J. A. 
Troskosky, J. P. Zodda y M. N. Eakins. 
Lab. Rob. Autom. 6, 1994, 159-165 

(55) J. Y. K. Hsieh, C. Lin, B. K. Matuszewski y 
M. R. Dobrinska. Journal Pharm. Biom. 
Anal. 12, 1994, 1555-1562 

(56) S. Conder. J. Autom. Chem. 16, 1994, 
117-119 

(57) N. E. Fraley. J. Autom. Chem. 16, 1994, 
139-141 

(58) J. N. Little. A. Proulx y J. Connelly. 
Chemom. Intell. Lab. Syst. 26(2), 1994, 
89-99 

(59) J. Lamm, A. Sawhney y L. A. Smith. 
Chemom. Intell. Lab. Syst. 26{2), 1994. 
79-87 

(60) J. Y. K. Hsieh, C. Lin, y B. K. Matuszewski. 
J. Chromatogr. B. Biomed. Appl. 661(2), 
1994. 307-312 

(61) P. Torres, J. A. Garcia Mesa. M. D. Luque 
de Castro y M. Valc^rcel. Lab. Rob. 
Autom. 6, 1994. 229-232 

(62) P. Torres. J. A. Garcia Mesa. M. D. Luque 
de Castro y M. Valc^rcel. Lab. Rob. 
Autom. 6, 1994, 233- 237 

(63) J. Hempenius, G. Hendriks, J. Hingstman, 
C. K. Mensink, J. H. G. Jonkman y C. C. 
Lin. J. Pharm. Biomed Anal. 12(1 IJ, 1 994, 
1443-1451 

(64) P. Torres, J. A. Garcia Mesa, M. D. Luque 
de Castro y M. ValcdrceL J. Autom. Chem. 
16(5), 1994, 183-186 

(65) R. C. Messaros y S. Scypinski. Lab. Rob. 
Autom. 7, 1995, 35-40 

(66) P. Torres, E. Ballesteros y M. D. Luque de 
Castro. Anal. Chim. Acta. 308, 1995, 371- 
377. 

(67) J. Babiak, B. Lucotch, A. Russo, L. Heydt, 
S. Williams y R. McCaully. J. Autom. 
Chem. 17(2), 1995, 55-58. 

(68) F. H. Zen\e. J. Autom. Chem. 17(2), 1995, 
41-45. 

(69) P. A. Medwick, J. T. Chen. B. K. Den 
Hartog y F. S. Smutniak. Lab. Rob. Autom. 
7, 1995, 81-84. 

(70) C. Shumate. E. Mardis. L. Weinstock y D. 
Bruce. Lab. Rob. Autom. 7, 1995, 73-80. 



38 



(71) J M. Juran y F. M. Gryna. Juran's Quality 
Control Handbook. 4* Edici6n. Ed 
McGraw-Hill, 1988. 

(72) M. Valc^rcel y A. Rios, La Calidad en los 
Laboratorios Anallticos. Ed. Revert6, 
1992. 

173) C. W. Burkhardt, D. Glauser y P. Flury. 4'" 
International Conference on Automation, 
Robotics and Artificial Intelligence applied 
to Analytical Chemistry and Laboratory 
Medicine. Montreux, 1995 

(74) C. Stey, D. Nagy, J. Onaghise, D. Herold y 
R. Felder. Ibid. 

(75) M. Valcdrcel y A. Rfos. Analyst, en 
prensa 

(76) J. Agapakis. 4'" International Conference 
on Automation. Robotics and Artificial 
Intelligence applied to Analytical Cfiemistry 
and Laboratory Medicine. Montreux, 1995 

(77) R. Buhlinan, J. Carmona, A, Donzel, N. 
Donzel y J. Gil. J. Chromatogr. Sci. 32(6), 



1994, 243 

(78) D. Donzel. 4'" International Conference on 
Automation, Robotics and Artificial 
Intelligence applied to Analytical Chemistry 
and Laboratory Medicine. Montreux, 1995 
R. Schafer, C. Schuiz, M. Laab y 
Stuckert. 4'" International Conference on 
Automation, Robotics and Artificial 
Intelligence applied to Analytical Chemistry 
and Laboratory Medicine. Montreux, 1995 

F. X. Rius. Anal. Chim. Acta 283, 1993. 
518-522. 

J.N. Little. 4'^ International Conference on 
Automation, Robotics and Artificial 
Intelligence applied to Analytical Chemistry 
and Laboratory Medicine. Montreux, 1995 

G. Collins. Anal. Europa 21. 1995 
P. Herrig. 4'" International Conference on 
Automation, Robotics and Artificial 
Intelligence applied to Analytical Chemistry 
and Laboratory Medicine. Montreux, 1995 



(79) 



(80) 



(81) 



(82) 
(83) 



39 



<0 




cri 




^3 





10 


(•» 


i.- 




.0 


b^ 





:3- 






2^ 











v> 


in 





O) 


(Tl 


a> 


v! 









-Q 





CO 


cr^ 




O) 


Q) 




Cj 


to 










't^ 


■0 


CtJ 


P 


to 


^m 


,0 






Q) 


en 






C" 


10 


Q) 




CO 


c 


tVl 


Q) 


tn 


"6 


•N 




8- 





? 


bi 



CJ 



u 



u u 



_} (J in 

U O 6 

O 



O U 



U 



u 



u 



o 
o 

o 
o 

X 

o 

I- 

c 

< 



o 

0+-- 

1 1 i 

u o ^ 



D 


13 


su 


*(D 








CO 


TO 


E 


E 



^(0 KD 
C C 
< < 



o c 
'o 

CO 
O) 
'■»-' 
CO 

> 
c 





















CO 


CO 




















r 


r 


CO 


c 


CO 


■D 




CO 


CO 
CO 
O) 


Q 


CO 

(0 

=5 

< 



(J 







■g 

D 


CO 

CO 
D 
CD 
< 





■g 
G 



'0 

CO 

N 

CO 


^0 


CO 

N 

CO 




c 

CD 
E 


CD 

E 


to 

CD 

D 

E 


CO 
■TO 

"co 






■g 






CJ 
CO 

E 


^ 


^"co 

c 

< 


^ 


^ 


c 

< 


^ 


E 



E 




<l 


■0 
CD 


CD 

■0 




^ 


Ll_ 


< 


< 


< 


c 

< 


< 


■»-' 

< 


^CO 

c 

< 


< 


Q. 
0) 

qI 


CD 
CO 

< 


c 
< 


^co 

c 

< 



CO -z 











■»-> 





r 







vu 


r 

















c 








CJ 





C 


^0 






CJ 


CO 


+-' 


■♦-' 


CD 


■t-' 




CO 


-t-J 


I— 


CD 


'0 

CO 


CO 






5 


■3 




13 
-CD 
C3 


E 


SD 
C3 


SD 
C) 


4-1 

c 

CD 
E 


JQ 
E 


*- 
+-> 
CO 





-<D 
C) 


_) 


CO 


CO 


CO 


CO 




CO 


CO 


*i 


-1 


(O 


r 


E 


E 





E 


CD 


E 





CD 




( ) 


F 




l- 


1- 


T3 


I- 


> 


I- 


< 


"O 


> 










co 


co 


CD 


CO 


c 


CO 


CD 


c 






CO 



^ ^ 



CD 


CD 


CD 





CO 
T3 


CD 


CD 


CD 


CD 


CD 


(D 


CD 


CD 


CO 


CO 


JD 


n 


JD 


JZ) 


CO 


J3 


JD 


X> 


JO 


-Q 


JD 


-Q 


-Q 






X 


X 


X 


X 





X 


X 


X 


X 


X 


X 


X 


X 


v(D 


'CD 


CD 


CD 


0) 


(D 


CD 

Q 


CD 


(D 


CD 


CD 


CD 


CD 


CD 


CD 


CD 






U- 


UL 


LL. 


LL 


LL 


LL 


LL 


LL 


LL 


LL 


LL 


LL 



CD 


CD 


lU 


CD 


CD 


JD 


JD 


'i- 


JD 


jQ 


X 


X 


'CD 


X 


X 


CD 


CD 




CD 


CD 



F 




^ 


^ 





k. 







^ 


CO 


CO 


a 


0) 


b 


b 





fO 


>• 


> 


4-1 




N 


N 



N N 



CO 

E 

N 







1- 






CO 




CO 




CO 


^ 


4- 


CO 




^ 


CO 


co 


•CO 


CO 


co 


co 


■4_ 


■^_ 





CO 


co 


■l_ 


CO 





E 


E 


E 


E 


E 


VCD 

C 
CD 


'CO 

c 

CD 


CO 

> 


E 


E 


'CD 

c 

CD 


E 




CO 


>• 


> 


> 


> 


>• 


> 


>• 


>» 


N 


N 


N 


N 


N 


N 


N 


N 


'••c 



cNco^incDr^ooo) 






r- 


CN 


CO 


^ 


10 


CD 


r^ 


00 


O) 





T— 


CM 


CM 


CN 


CNJ 


04 


CM 


CM 


CM 


CM 


CM 


CM 


CO 


CO 


CO 



40 



CO 
CD 
"D 
J2 
CL 
O 
CJ 
03 

V) 
CD 
O 

'c 
(J 

'CD 

I- 





o 




o 


o 


r 


^_ 


■i-l 


(D 


o 

4-' 

CD 


o 




O 


CD 


CD 


JO 


F 


O 


CD 




-n 


_l 


CD 


CD 



u 



(J _) _J 
U CJ u 



o 







c 


O 


o 


o 


<J 


o 


^o 


o 


o 


(J 


CD 

C 
CD 

E 


CD 

C 
CD 

E 


o 

CD 

to 

CD 


D 
v(D 
O 
CD 

E 


=) 

^CD 
O 
CD 

E 


D 
^<D 
O 
CD 

E 



< < 



CO 



c/) 


CD 






CA) 


(/) 


r 


CO 




r 


r 


r 




c 


CO 

CD 




C/5 


en 


r 


CO 

CD 


CD 


O 
O 
CD 

E 

'CD 


CD 

E 

CD 


C/5 
CD 


o 
o 


o 

*-> 

c 


o 
c 


'O 


O 

o 

CD 

E 

'CD 


o 
(J 


'O 

o 


'O 

o 


:9 


O 
(J 


'O 

o 


CD 

E 


CO 

o 


o 

c 


o 

c 


'O 

o 


c/) 
<D 

D 

E 


CD 

n 


< 




(D 

E 


CD 

E 


CD 
N 

CD 





CD 

N 

CD 


CD 
N 

CD 


CD 

ISI 
CD 





CD 
M 

CD 


CD 
D 
CO 


(D 

E 


CD 

E 


CD 
N 

CD 


E 

CD 
O 


U_ 


T3 
<D 


C 
< 




< 


<i 


E 


UL 




E 


E 


E 




E 


(D 

"a 


• 


< 


<l 


E 


CD 


"D 


• 


^ 


'CD 


■ 


■ 


f> 


; 


'CD 


C) 


f) 


c> 


'CD 


f) 




'CD 


■ 


• 


f^ 






'CD 


r 


'CD 


'CD 


■»-' 


'CD 


r 








r 


■•-' 


CL 
CD 


c 


'CD 


'CD 


■•-' 


Q. 
CD 

qI 


^ 


r 




< 


r 


r 


D 


C 


< 


3 


D 


• D 


< 


D 


< 


r 


r 


u 


< 


C 
< 




< 


< 


< 


< 


< 


< 


< 


< 


< 


< 


< 


< 





c 




c 


o 


c 


c 


c 


o 


C 


*-• 




'O 




'O 


u 


'O 


'O 


'O 


o 


'O 


c 


CD 


o 


o 
o 


o 


D 
'CD 

o 


c; 


o 


o 


SD 
CJ 


C) 


CD 


'— 


CD 


CD 


CD 


CD 


(0 


CD 


JU 


C/) 


O) 


O) 


05 


CD 


O) 


O) 


F 


J 


4—) 


4_i 


CD 

F 


4_l 


4_l 




CD 
F 


4_l 


CD 

o 


-n 


CO 


— 


CO 


CO 


CO 


CO 


CO 


c 


CD 


I ) 


CD 


CD 


CD 


CD 


CD 




> 




> 




> 


> 


> 




> 


-n 




c 




c 


CD 


c 


c 


c 


CD 


c 


CD 







































-D 






CD 


CD 
5 


(D 
JD 


CD 
-Q 


CD 
-Q 


CD 
JD 


CD 


CD 
-Q 


CD 


CD 


CD 


CD 


CD 


CD 
-Q 


CD 
JD 


(D 
-Q 


CD 


CD 


CD 

Q 


CD 
JO 


CD 
JD 


X 

CD 


X 

CD 


X 

CD 


X 

CD 


X 

CD 


X 

CD 


X 

CD 


X 

CD 


X 

CD 


X 

CD 


X 

CD 


X 

CD 


X 

CD 


X 

CD 


X 

CD 


X 

CD 


X 

CD 


X 

CD 


oQ 


X 

CD 


X 

CD 


Li_ 


LL 


LL 


Ll_ 


U_ 


LL 


LL 


LL 


LL 


LL 


UL 


LL 


LL 


LL 


LL 


LL 


LL 


LL 


X 

CD 


LL 


LL 







■o 




T) 












o 
o 






TD 












■D 












k- 
















1— 












1- 








CD 




CD 


















(0 












CD 








J^ 




^ 


















-V 












-^ 




-^ 




O 


^ 


o 


-^ 


O 


^ 


j^ 


_y 


E 
o 

CI 


J^ 


O 


o 


je 


^ 


^ 


-^ 


^ 


U 


JS^ 






CD 




CD 












CD 












CD 




CD 


U) 


n 


CD 


n 


CD 


■*— ' 


CD 


CD 


CD 


CD 


••— ' 


n 


CD 


CD 


CD 


CD 


CD 


n 


CD 


E 


DC 
O 


+-" 


E 


4-' 


E 


E 

CD 
I 


E 


E 


E 


E 


E 

CD 

I 


■•-' 


E 


E 


E 


E 


E 




E 


> 


(D 


>- 


CD 


>- 


>■ 


>- 


> 


o 


>- 


CD 


> 


>- 


> 


> 


> 


CD 


>- 


N 




N 


N 


N 


N 


N 


^ 


N 


N 


N 


N 


N 


N 


N 






^ 




^ 










c 




^ 












^ 








CD 




CD 












CD 






CD 












CD 








I 




I 


















I 












I 





cc 



CO ^ in CD 
CO CO n CO 



r^ CO 

CO CO 



o '- 



CM CO ^ 

'^ ^ ^ 



ID CD 



O '- CM 
IT) LD ID 



41 



CO 
CO 
TD 

S2 
a. 
o 
o 

CO 

c/) 

CD 

o 

'c 
o 



o 



o 



u 






CO 

o 
o 


o 


tl 
^o 


o 


o 
>- 


o 
>• 


o 


C) 


r 


CO 


CO 






CO 


CD 


C/) 


C/) 


b 


^l- 


N 


E 


c 

CD 


c 

CD 


^ 


u 


CO 


— 


O 


O 


u_ 




E 
o 


< 


c 


c 




^ 




F 


F 


^co 


c 


*-> 


^co 


c 


< 


-i 


c 


r 


r 


< 


< 


< 







D 


D 


D 


^CD 


SD 


^<D 


O 


O 


O 


CO 


CO 


CO 


E 


E 


E 



c 
o 

CO 

CO 
CD 

> 

c 



c 
'2 
o 

CO 
O) 

•M 
CO 
CD 

> 



-E £ li: £ £ 



c 
"o 

CO 

CO 
CD 

> 

c 



o 



c 
o 

CO 
CD 



CO 

CD 

— LL 



C 

o 

CO 
O) 
■•-' 
CO 

CD 
> 

c 



c 
'2 
o 

CO 
O) 

CO 
CD 
> 

c 



c 
'2 
"o 

CO 

to 

CD 

> 

c 



c 
"2 
o 

CO 

to 

CD 

> 
c 



■o a 



2 E 



o 



V 


V 


(/) 


V 


CO 














i- 


CO 


CO 


~- 


CO 


■^ 


co 


E 


E 


^ 


E 


^CD 


o 


> 


> 


CO 


>- 




H 


N 


N 


E 


N 


(9 






>• 












N 









CO 

E 

>■ 

N 



CO 

E 
>• 

N 



CO 

E 

N 



CO 

E 
>- 

N 



CO 

E 

N 



CO 

E 

N 



CO 

E 

N 



CO 

E 
> 

N 



00 < 

2 E 



^1 
a < 



'^iDtDr^OOOO'-CNICO^inCDr^OOCDO 
LDlDiniDlOinCDCDCDCDCDCDCDtDtDCDr^ 



-^ o 

^ u 



42 



cu 
■o 

Q. 
o 
o 

CO 

(/) 

CD 

o 

'c 
o 

H 



U 



o 



u 



< ^ 



E uu 



c/) 




c 


(/) 






CO 








C/) 






c 


c 






O 


o 
o 

u 


«o 


o 


>« 


>- 


+_. 


c/) 


to 


o 
o 


o 


C/) 


O) 


o 


«o 






O 
CO 

E 
so 


(J 

CO 
CO 


c 

CD 

E 


CO 
CO 

c 

CD 
O 


CO 
C/5 

c 

CD 
O 


CD 

E 


O 
<D 

D 


o 

CD 

D 


o 

CO 

E 

'CO 


o 

CD 

D 


o 

CD 

D 


o 

CO 
rsi 

CO 


o 

CO 
M 

CO 


CO 

o 

'0^ 


CO 

o 
■>-> 

'CD 


LL 

HO 

c 


so 

c 

< 


E 
o 

D 


< 
SO 

c 


c 

D 

E 

r 


c 

D 

E 

r 


ID 
"D 

d 

CD 


SO 

c 

< 


SO 

c 

< 


so 

c 

< 


so 

c 


so 

c 

•< 


SO 

c 

< 


E 
o 

■•-' 

D 


E 
o 


CD 
(J 


CD 


< 


< 


< 










< 






< 


< 







■^ c 



D 


D 


D 


SD 


'CD 


SD 


O 


O 


O 


CO 


CO 


CO 


E 


E 


E 



c 

'O 

'o 

CO 
O) 
+-> 

c/) 

CD 

> 



c 

'O 

'u 

CO 
O) 

to 

(D 

> 

c 



c 

'O 

"o 

CO 



0) 


0) 


CD 


Q) 


o 

(J 


(D 


(D 


CD 


CD 


CD 


CD 


<D 


(D 


O 
(J 


o 
o 


J3 


x 


Q 


-Q 
X 


'CD 


X 


X 


J3 
X 


X 


X 


x 


X 


x» 

X 


'O 


SD 

c 


CD 


CD 


X 


CD 


C 
CD 


CD 


CD 


CD 


CD 


CD 


CD 


CD 


CD 


C 
CD 


F 


LL 


U. 


li. 


LL. 


LL 


LL 


LL 


LL 


LL 


LL 


LL 


LL 


CD 



c 
o 

CO 



CO CO CO CO 

CD CD CD CD 

> > > > 

c c c c 






^ U, 

C .. 

1 f 

S a. 



uj ys, 



^ 


^ 


(/) 


^ 


CO 
CJ 


C 


CD 


CD 


~~~- 


CD 


■^_ 


CO 


E 


E 


^ 


E 


'CD 


o 

CD 


> 


> 


CD 


>« 


CD 


h- 


N 


N 


E 


N 






> 












N 









CD 

E 

N 



(D 

E 

N 



CD 

E 

N 



CD 

E 
>> 

N 



CO 

E 
>- 

N 



CO 

E 
>• 

N 



CO 

E 
>- 

N 



CO 

E 

N 






^inCDt^OOCDO'-CMCO'^l-LntDr^OOCDO 
ininiDLOlOLOtDCDCDCDCDCDCDtDCDCDr^ 



^ U 



43 



SECCION 

BIOLOGIA 



Rev .Acad .Canar . Cienc . , VII (Nums. 2,3 y 4), 47-61 (1995) 



DISTRIBUCION, ESTATUS Y CARACTERISTICAS DEL HABITAT DE LA 
TERRERA MARISMENA CALANDRELLA RUFESCENS (VIEILLOT, 1820) EN LA 
ISLA DE TENERIFE, CANARIAS (AVES: ALAUDIDAE) 

R. Barone* y K.W. Emmerson** 

*C/ Eduardo Zamacois, 1 3-3^A, 38005 Santa Cruz de Tenerife, Islas Canarias. 
**Departamento de Biologia Animal (ZoologiaK Universidad de La Laguna, 38206 La Laguna, 

Tenerife, Islas Canarias. 

ABSTRACT 

In this paper, recent data is presented concerning the Lesser Short-toed Lark (Calandrella 
rufescens) on Tenerife. Only four breeding populations have been located, (three in the south and one 
in the north of the island), estimating the total number of pairs to be less than one hundred. The birds 
occupy two habitats types. One comprising xerophytic vegetation and abandoned cultivated fields in 
the lower vegetation zone of the south and the other, rich agricultural land and humid meadows on the 
La Laguna Plateau in the northeast. In light of the lark's critical situation, a change is proposed in the 
current I. U.C.N, conservation category assigned to the nominal subspecies, passing from that of 
Vulnerable (V) to Endangered (E) - and at the sametime, a series of conservation measures are indicated. 
Keywords: C. rufescens, Aves, distribution, status, habitat, conservation, Tenerife, Canary Islands. 

RESUMEN 
En el presente trabajo se ofrecen datos recientes sobre la Terrera Marismena (Calandrella 
rufescens) en la isia de Tenerife. La especie cuenta tan solo con cuatro poblaciones conocidas (tres en 
la vertiente meridional y una en el sector noreste), evaluandose sus efectivos totales en menos de 100 
parejas. El habitat esta constituido tanto por areas de piso basal con cultivos abandonados y vegetacion 
xerica (sur) como por zonas agricolas y pastizales humedos (noreste). Debido a su situacion critica, se 
sugiere cambiar la categon'a de conservacion de la U.I. C.N. asignada a la subespecie ti'pica -de 
"Vulnerable" (V) a "En Peligro" (E)- y llevar a cabo diversas actuaciones conservacionistas. 
Palabras clave: C. rufescens, Aves, distribucion, estatus, habitat, conservacion, Tenerife, Islas Canarias. 

47 



1. INTRODUCCION 

La Terrera Marismena [Calandrella rufescens) es una especie tipicamente 
esteparia cuya distribucion mundial abarca el este y sur de la Peninsula Iberica, el 
norte de Africa, el Archipielago Canario, la Peninsula Arabiga y una franja 
significativa de Asia, desde Iran hasta el noroeste de China (CRAMP [6]). 

En Canarias esta presente en las islas de Lanzarote, Fuerteventura, Gran 
Canaria y Tenerife {BANNERMAN [2]; EMM EPSON et al. [8]), si bien se especula 
con su presencia en La Gomera en base a datos no confirmados (v. MARTIN [18] 
y EMMERSON et al. [8]). Existen dos subespecies en la region: la nominal, 
rufescens (Vieillot, 1820), descrita para el norte de Tenerife, y po/afze/r/ Hartert, 
1 904, propia de las islas orientales (VAURIE [31 ]; BANNERMAN, [2]). Sin embargo, 
el estatus taxonomico de C. rufescens aun no ha sido aclarado de forma 
satisfactoria, y ademas se piensa en la posible existencia de ambas subespecies en 
Tenerife y Gran Canaria, segregadas en poblaciones disyuntas que ocupan habitats 
muy diferentes (v. VOLS0E [33] y MARTfN [18]). 

Hasta la fecha, los datos publicados sobre este alaudido en Canarias se 
refieren mayoritariamente a las islas orientales, existiendo un vacio informative en 
lo que respecta a Tenerife, sobre todo a partir de la publicacion del atlas de las 
aves nidificantes de dicha isia (MARTIN [18]). 

Para paliar esta situacion, en el presente trabajo nos planteamos ofrecer una 
informacion actualizada de la corologfa, el estatus y las caracterfsticas del habitat 
de este ave en la isIa nivariense. 

2. METODOLOGIA Y AREA DE ESTUDIO 

El trabajo de campo se baso en la prospeccion de zonas potencialmente 

adecuadas para la especie, empleandose la metodologi'a usual en estudios sobre 

poblaciones de aves (v. p. ej. BIBBY et al. [3]), consistente en transectos lineales 

de una unica banda (abierta) realizados por uno o varies observadores -en este 

48 



ultimo caso en lineas paralelas distantes 100-200 m- y en puntos fijos de 
observacion y escucha, cuya duracion oscilaba entre 20 y 45 minutos. Este ultimo 
metodo fue crucial para cuantificar con mayor precision los territorios de la especie 
en plena epoca de cria. 

Entre diciembre de 1992 y mayo de 1995, se recorrieron total o 
parcialmente 108 unidades (cuadriculas U.T.M.) de 1x1 km -delimitadas en la 
cartografia de escalas 1 : 25.000 y 1 : 50.000 del Servicio Geografico del Ejercito-, 
de las cuales 1 9 corresponden al sector noreste, 4 al este, otras 4 al noroeste y 81 
al conjunto de la vertiente meridional de Tenerife. Estas cuadrfculas, transferidas 
a un reticulado de 5x5 km (v. MARTIN [18] e IBANEZ & ALONSO [15]), dan un 
total de 24 unidades prospectadas. Por otra parte, en aquellos sectores con 
presencia de C. rufescens se recogio informacion sobre las caracteristicas del 
habitat. 

El area de estudio se circunscribio principalmente al sur de la isia, entre los 
terminos municipales de Granadilla de Abona y Gufa de Isora, asi como a la zona 
de Los Rodeos-La Esperanza. El resto de las localidades son marginales (Teno Bajo 
y Valle de Guimar), y en ninguna de ellas se constat© la presencia de la Terrera 
Marismena. 

3. RESULTADOS Y DISCUSION 
3.1. Distribucion y estatus: 

La Terrera Marismena ha sido detectada en tan solo 17 cuadriculas de 1x1 
km (el 15,7 % del total prospectado), de las cuales 9 corresponden al sector 
noreste y 8 al sur de la isIa, conformando cuatro poblaciones claramente 
diferenciadas, que se situan en las inmediaciones de la Central Termica de 
Granadilla, en El Medano, en las proximidades de Guargacho y en el area de Los 
Rodeos-La Esperanza. Mientras que en las tres primeras -ubicadas en la vertiente 



49 



meridional-, la especie se halla concentrada en un espacio bastante limitado, en Los 
Rodeos-La Esperanza se observa una nnayor dispersion de efectivos. 

Los escasos contactos obtenidos fuera de las zonas citadas obedecen a 
movimientos dispersivos tras la epoca de reproduccion, y en ningun caso se situan 
a mas de 2,5 km de distancia del nucleo de nidificacion mas proximo conocido. 
Aun asf, no se descarta su presencia estacional en otras localidades enclavadas 
entre los terminos municipales de Granadilla de Abona y Arona (sobre todo en 
ciertos llanos marginales del interior poco prospectados), asf como al oeste de Los 
Rodeos. 

La distribucion actual de este alaudido se ha reducido de forma notoria en 
comparacion a la ofrecida por MARTIN [18] para el periodo 1980-1984. En este 
sentido, de 1 9 unidades de 5x5 km (U.T.M.) con presencia de la especie en dichos 
anos, se ha pasado a tan solo 5 entre 1993 y 1995 (v. fig. 1), lo cual se traduce 
en una disminucion de cuadriculas del 73,7%. 

Teniendo en cuenta la informacion ofrecida por BOLLE [5], POLATZEK [24], 
VOLS0E [33], HEMMINGSEN [13], BANNERMAN [2] y CUYAS ROBINSON [7], la 
Terrera Marismena ha desaparecido de localidades como los alrededores de Santa 
Cruz, La Laguna, Gufmar, Mesas de Guaza, Los Cristianos y Vilaflor. Tambien 
estaba presente -en base a comentarios fiables de campesinos- en Valle Guerra, en 
las medianias de El Sauzal y La Matanza de Acentejo, en la zona de Vento-Arona, 
en las cercanias de La Escalona (Adeje) y en algunos otros puntos de la parte 
meridional de la isla. 

Ya en anos mas recientes, hemos podido confirmar su extinclon en Llano del 
Moro (El Rosario), los Lomos de Arico y la zona comprendida entre Las Galletas y 
el Malpais de Rasca (Arona), donde subsistio una infima poblacion hasta el ano 
1992, asf como entre La Mareta y La Tejita (Granadilla de Abona), zona en la que 
C. rufescens podia considerarse relativamente abundante hasta principles de los 80 
(LORENZO & GONZALEZ [16]; D. Trujillo, com. pers.). De igual forma, puede haber 



50 



desaparecido del Aeropuerto Reina Sofia y sus inmediaciones, donde en 1986 
constatamos la presencia de 1 5-20 parejas nidificantes dentro del recinto, y en el 
cual no se ha confirmado su presencia reciente en plena epoca de cri'a. Algo antes 
debio tener lugar su rarefaccion y posterior desaparicion en los terminos 
municipales de Adeje y Gui'a de Isora (v. MARTIN [18]), mientras que en el case 
de Teno Bajo, a pesar de existir al menos tres registros (27. VIII. 78: min. de 15 
aves, F. Siverio, conn, pers.; 1.1.90: 1 indiv., M. Siverio, com. pers.; 22.11.92: 2 
posibles indiv.), es muy probable que las terreras observadas en fechas nnas 
recientes fueran en realidad C. brachydactyla, la cual se considera un migrante 
irreguJar en Canarias (EMMERSON et al. [8]). 

Respecto a su estatus numerico, los comentarios de varies autores (VOLS0E 
[33]; MOUNTFORT [20]; BANNERMAN [2Y, HALD-MORTENSEN [11], entre otros) 
dejan bien claro que la especie fue muy comun en la isia hasta poco despues de la 
primera mitad de este siglo, por lo que el declive de sus poblaciones debio tener 
lugar principalmente a partir de la decada de los 60. En la actualidad, estimamos 
que el numero de aves presentes en Tenerife es inferior a las 100 parejas, ademas 
de una proporcion desconocida de individuos no reproductores. De estas, 25-40 
permanecen en la zona de Los Rodeos-La Esperanza, 8-10 en las inmediaciones de 
la Central Termica de Granadilla, 9-12 en El IVIedano y 5-8 en Guargacho, aparte 
de algunas otras que posiblemente esten dispersas en pequenos enclaves no 
muestreados aun. Los mayores bandos registrados en las cuatro poblaciones 
conocidas han sido de 20-30 ejemplares. Sin embargo, en la zona de Los Rodeos 
eran frecuentes los grupos de mas de 50 individuos a principios de los 80, y dentro 
del recinto del Aeropuerto Reina Sofia-Tenerife Sur se contaron en total aprox. 300 
ejemplares en el invierno de 1986 (obs. pers.). 

Dicha situacion contrasta notablemente con la abundancia de este alaudido 
en las islas mas orientales del archipielago (Lanzarote y Fuerteventura), donde Mega 
a ser dominante en las comunidades de aves esteparias (SHIRT [28]; SUAREZ [29]; 



51 



OSBORNE [22]; obs. pers.). Las causas de su regresion en Tenerife seran 
analizadas en el apartado sobre conservacion. 

3.2. Caracterfsticas del habitat: 

Como muy bien expone MARTfN [1 8], el habitat de C. rufescens en Tenerife 
esta constituido tanto por herbazales humedos como por cultivos abandonados y 
areas de tipo semidesertico caracterizadas por vegetacion xerica del piso basal. 
VOLS0E [33] senala su presencia entre el nivel del mar y los 1 .200 m de altitud en 
la vertiente sur, y dentro de la franja de 600-750 m s.m. en las llanuras de La 
Laguna, indicando la notoria querencia de esta especie a las areas cultivadas, sobre 
todo de cereales. 

Las poblaciones conocidas actualmente se situan en cotas comprendidas 
entre 10 y 90 m en el sur, y entre 630 y 750 m en el noreste, encuadrandose 
dentro de los termotipos y zonobioclimas inf ramediterraneo desertico (proximidades 
de la Central Termica de Granadilla, El Medano y Guargacho) y termomediterraneo 
mesofitico (Los Rodeos-La Esperanza) (v. RIVAS-MARTfNEZ eta/. [25]). En las 
citadas localidades meridionales la temperatura media anual es de 21,3°C (rango 
de las extremas del periodo 1 993-1 994: 1 0,8-40,6°C) y las precipitaciones medias 
anuales son de 1 23,0 mm (periodo 1 980-1 994; rango de las extremas: 28,0-266,4 
mm), basandonos en datos tomados en la estacion del Aeropuerto Reina Sofia- 
Tenerife Sur. En cuanto al sector noreste, la estacion del Aeropuerto de Los 
Rodeos-Tenerife Norte -muy representativa por situarse dentro del habitat 
analizado- da una temperatura media anual de 16,1 °C (rango de las extremas del 
perfodo 1 993-1 994: 5,9-36,6°C) y precipitaciones medias anuales de 637,8 mm 
(periodo 1941-1994; rango de las extremas: 320,2-1.101,3 mm). 

En las localidades del sur, la Terrera Marismena ocupa zonas lianas de tipo 
terroso-pedregoso actualmente improductivas (eriales con vegetacion ruderal- 
nitrofila y restos de cardonal-tabaibal) con cobertura vegetal media inferior al 30%, 
mientras que en el noreste habita areas de alta productividad agricola y parcelas 



52 



no cultivadas (pastizales y cultivos de secano con predominio de cereales y 
leguminosas) con sustrato muy poco pedregoso y suelos profundos, siendo la 
cobertura vegetal media de un 40-50%, si bien en ciertas epocas del ano (invierno 
y primavera) puede alcanzar el 100%. 

Analizando los biotipos de cormofitos presentes en tres de las localidades 
estudiadas, se observa que en El Medano y Guargacho adquieren gran innportancia 
los terofitos {Chenopodium spp. (*), Malva parviflora, Mesembryanthemum spp., 
Patellifolia patellaris, Setaria adhaerens, etc.), seguidos de los nanofanerofitos 
(Launaea arborescens, Lyc/'um intricatum y Schizogyne sericea entre otros) y los 
camefitos {Aizoon canariense, Argyranthemum frutescens ssp. gracilescens, 
Fagonia cretica, etc.), mientras que la participacion de los otros es nnuy baja. En 
el caso de la zona de Los Rodeos, son claramente dominantes los terofitos 
cultivados [Hordeum vulgare, Lupinus a/bus, Triticum aestivum y Zea mays) y el 
conjunto de terofitos silvestres/asilvestrados {Calendula arvensis, Convolvulus 
arvensis, Echium plantagineum, Raphanus raphanistrum, Sinapis arvensis, Spergula 
arvensis, etc.), asi como un geofito (Oxalis pes-caprae) y dos camefitos 
{Aspalthium bituminosum y Phagnalon saxatile), siendo poco significativa la 
participacion de los biotipos restantes. 

En base a la lista de especies floristicas vasculares dominantes en el habitat 
de C. rufescens, hemos elaborado un dendrograma de afinidad para tres localidades 
(v. fig. 2 a)), en el que se ve claramente que la zona de Los Rodeos queda muy 
distanciada en cuanto a sus caracteristicas botanicas del bloque formado por El 
Medano y Guargacho, fiel reflejo de las importantes divergencias climaticas y 
ecol6gicas existentes (para mas informacion v. RIVAS-MARTINEZ et al. [25]). 

La avifauna nidificante en el habitat de la Calandrella tambien muestra las 



Nomenclatura de las plantas vasculares citadas segun SCHONFELDER et al. [21]. 



53 



notables diferencias entre las localidades meridionales y la zona septentrional, 
puesto que en las primeras se localizan especies tales como Burhinus oedicnemus, 
Upupa epops, Lanius excubitory Bucanetes githagineus, que estan ausentes en el 
area de Los Rodeos-La Esperanza. En esta ultima se hallan como exclusivas 
Coturnix coturnix, Carduelis cannabina y Miliaria calandra, siendo tres las unicas 
comunes a ambos sectores: Anthus berthelotii, Sylvia conspicillata y Passer 
hispaniolensis. Usando estos datos, se ofrece tambien un dendrograma de afinidad 
para las cuatro poblaciones conocidas (v. fig. 2 b)), con el que se obtienen 
resultados similares al realizado para la flora vascular. 

Respecto al habitat de esta especie en el conjunto del archipielago, HUE & 
ETCHECOPAR [14] senalan que los aerodromes constituyen un biotopo ideal, 
hecho que se observa tambien en Tenerife. SHIRT [28] y OSBORNE [22] constatan 
que en Lanzarote y Fuerteventura C. rufescens ocupa varies tipos de llanuras 
(pedregosas, arenosas y arenoso-pedregosas con mayor o menor cobertura 
vegetal), areas cultivadas e incluso malpaises, mientras que SUAREZ [29] resalta 
las diferentes densidades poblacionales segun el sustrato (arenoso/pedregoso). La 
vegetacion de dichos habitats orientales es de caracter eminentemente xerico y 
halofilo, con una alta proporcion de camefitos, terofitos y nanofanerofitos, por lo 
que estructuralmente es similar a la de algunas zonas bajas del sur de Tenerife, no 
asf en su composicion floristica (obs. pers.). 

En la Peninsula Iberica se halla en biotopos tales como el matorral psamofilo 
y Ja estepa pedregosa del literal (MANRIQUE et al. [17]), marismas, playas, 
terrenes baldios y cultivados, asi como dunas con vegetacion rala (MUNTANER et 
al. [21]; SANCHEZ [26]), no superando los 500 m s.m. en el sureste 
(PLEGUEZUELOS & MANRIQUE [23]). En el noroeste de Africa prefiere la estepa 
inculta y las llanuras pedregosas (HEIM de BALSAC & MAYAUD [12]), mientras 
que en el este de su area de distribucion (Asia) alcanza los prados alpinos situados 
d 3.000 m de altitud (CRAMP [6]). 



54 



Todo ello da una idea de la diversidad de habitats que ocupa C. rufescens 
a nivel mundial, poniendo de manifiesto que se trata de un ave muy ligada a los 
espacios abiertos con vegetacion baja (v. CRAMP [6]). 

3.3. Conservaclon: 

La Terrera Marismena ha sido catalogada como especie "Vulnerable" (V) en 
la isia de Tenerife (MARTIN et a/. [19]; BLANCO & GONZALEZ [4]). Entre los 
principales factores de amenaza sobre esta figuran la destruccion del habitat por 
grandes obras de infraestructura, urbanizaciones e instalacion de invernaderos, el 
abandono de los cultivos tradicionales de secano (cereales), la captura de adultos 
y polios por parte de la poblacion rural y el uso masivo de insecticidas en la 
agricultura. En este ultimo caso se trata de una amenaza potencial, puesto que 
hasta la fecha apenas se han realizado estudios precisos acerca de la incidencia de 
los biocidas en los medios agricolas insulares, a pesar de que Canaries supera la 
media nacional en cuanto al consumo de productos fitosanitarios (v. memoria de 
la Viceconsejeri'a de Medio Ambiente [32]), y que en la zona de la Vega de La 
Laguna, Jardina y Las Mercedes -proxima al habitat actual de la especie- se 
emplean 860 kg de pesticidas por agricultor y ano (AGUILERA et al. [1 ]). 

A nuestro juicio, la importante reduccion que han experimentado los cultivos 
de cereales en las ultimas decadas, ha supuesto la progresiva desaparicion de 
muchas poblaciones de C. rufescens, sobre todo en la vertiente meridional. Esto 
viene refrendado por numerosos comentarios de campesinos locales y -de forma 
indirecta- por diversas referencias bibliograficas (p. ej. VOLS0E [33]). En este 
sentido, resulta ilustrativo el hecho de que en Tenerife la superficie agricola se haya 
reducido en un 23,5% dentro del periodo 1982-1989 (v. memoria de la 
Viceconsejeri'a de Medio Ambiente [32]). Sin embargo, la implantacion de cultivos 
de tomates y plataneras supone a la vez una gran modificacion de los habitats 
esteparios del sur de la isIa, repercutiendo negativamente en la especie. 



55 



En estos momentos (enero de 1996), las poblaciones localizadas en las 
proximidades de la Central Termica de Granadilla y en Guargacho estan a punto de 
desaparecer. En cuanto a la zona de Los Rodeos-La Esperanza' las previsiones de 
construir nuevas infraestructuras viarias y urbanfsticas constituyen una seria 
amenaza para el habitat de esta terrera, a pesar de su inclusion en el inventario de 
IBAs ("Important Bird Areas") de Europa (GRIMMET & JONES [10]); lo mismo 
puede decirse de la zona de El Medano. 

Aunque en la Peninsula Iberica (provincia de Almeria) se ha demostrado que 
la predacion de nidos de C, rufescens por parte de canidos, reptiles y otros 
vertebrados es un factor limitante del crecimiento de sus poblaciones (SUAREZ et 
al. [30]), en el Archipielago Canario se carece de informacion al respecto. Por 
tanto, cabe afrontar la conservacion de la especie y su habitat desde la perspectiva 
de la sobreexplotacion humana del medio (v. GORIUP [9]). 

Segun lo expuesto anteriormente se considera prioritario la puesta en marcha 
de las siguientes medidas para conservar la Terrera Marismena en la isia de 
Tenerife: 

1. Modificar la categoria de conservacion de la U.I. C.N. asignada a la 
subespecie tipica -de "Vulnerable" (V) a "En Peligro" (E)- y, en consecuencia, 
redactar un Plan de Recuperacion para este taxon que incluya el manejo del habitat. 

2. Proteger integramente las zonas agricolas del area de Los Rodeos-La 
Esperanza y todas sus poblaciones conocidas en la vertiente meridional. 

3. Mantener los usos tradicionales (agricultura, pastoreo, etc.) en la zona de 
Los Rodeos-La Esperanza, potenciando la agricultura de secano de caracter 
extensive y la practica del barbecho. 

4. Atenuar, o en ultimo termino eliminar, todos los factores de amenaza 
citados, de forma que se favorezca su recuperacion natural. 



56 



5. Realizar una campana de divulgacion sobre la critica situacion de esta 
especie en la isia y sobre la necesidad de conservar los habitats de tipo estepario 
y su avifauna asociada. 

6. Llevar a cabo nuevos estudios sobre su poblacion, biologia y 
requerimientos ecologicos a nivel insular, asi como sobre el grado de incidencia de 
los biocidas en el habitat. 

4. AGRADECIMIENTOS 

Memos de agradecer la colaboracionde todos aquellos que nos acompanaron 
durante el trabajo de campo: Miguel Fernandez del Castillo, Juan Antonio Lorenzo, 
Enrique Ofiate, Juan Jose Ramos, Manuel Siverio y Domingo Trujillo, entre otros. 

Nuestro reconocimiento tambien a Rudiger Otto, por traducir algunos textos 
en aleman y ayudar en la elaboracion de los dendrogramas de afinidad, y a Victor 
Garcia, por permitirnos usar sus ordenadores, asi como a Guillermo Delgado, Felipe 
Siverio y el Dr. Juan Jose Bacallado por sus comentarios criticos. 

Por ultimo, al Centre Meteorologico Territorial de Santa Cruz de Tenerife - 
dependiente del Institute Nacional de Meteorologia-, por facilitarnos los datos 
climatologicos de los dos aeropuertos tinerfenos. 



5. BIBLIOGRAFIA 

[11 AGUILERA, F., A. BRITO, C. CASTILLA, A. DIAZ, J.M. FERNANDEZ-PALACIOS, A. RODRIGUEZ, 

F. SABATE & J. SANCHEZ (1994): Canarias: Economia, ecologia y medio ambiente. Francisco 

Lemus Editor. La Laguna. 361 pp. 
[2] BANNERMAN, D.A. (1 963): Birds of the Atlantic Islands. Vol. I. A History of the Birds of the Canary 

Islands and of the Salvages. Oliver & Boyd. Edinburgh and London. 358 pp. 
[3] BIBBY, C.J., N.D. BURGESS & D.A. HILL (1992): Bird Census Techniques. Academic Press. London. 

XVII + 257 pp. 
[4] BLANCO, J.C. & J.L. GONZALEZ (eds.) (1992): Libro rojo de los vertebrados de Espana. ICONA, 

Coleccion Tecnica. Madrid. 714 pp. 
[5] BOLLE, C. (1857): Mein zweiter Beitrag zur Vogelkunde der canarischen Inseln. J. Cm. 5: 258-292. 
(61 CRAMP, S. (ed.) (1988): The Birds of the Western Palearctic. Vol. V. Oxford University Press. 

1.063 pp. 



57 



[7] CUYAS ROBINSON, J. (1971): Algunas notas sobre aves observadas en tres visitas a las Isles 

Canarias (1964 y 1967). Ardeola (vol. especial): 103-153. 
18] EMMERSON, K., A. MARTIN, J.J. BACALLADO & J. A. LORENZO (1994): Catalogo y bibliograffa 

de la avifauna canaria. Museo de Ciencias Naturales, O.A.M.C. Cabildo de Tenerife. Santa Cruz 

de Tenerife. 86 pp. 
[9] GORIUP, P.D. (1988): The avifauna and conservation of steppic habitats in Western Europe, North 

Africa and the Middle East, pp. 145-157 (in): Ecology and Conservation of Grassland Bidrs. 

ICBP Technical Publication No. 7. Cambridge. 
[10] GRIMMET, R.F.A. & T.A. JONES (1989): Important Bird Areas in Europe. ICBP Technical 

Publication No. 9. Cambridge. 888 pp. 
[11] HALD-MORTENSEN, P. (1970): Some preliminary notes from Tenerife. Ibis 112 (2): 265-266. 
[12] HEIM de BALSAC, H. & N. MAYAUD (1962): Les Oiseaux du Nord-Ouest de L' Afrique. Ed. Paul 

Lechevalier. Paris. 486 pp. 
[13] HEMMINGSEN, A.M. (1958): Field observations of birds in the Canary Islands. Vidensk. Medd. fra 

Dansk naturh. Foren. 1 20: 1 89-206. 
[14] HUE, F. & R.-D. ETCHECOPAR (1958): Un mois de recherches ornithologiques aux Ties Canaries. 

Terreet Vie, 3: 186-219. 
[15] IBANEZ, M. & M.R. ALONSO (1990): La proyeccion U.T.M.: su aplicacion al estudio de la fauna 

y flora canaria. Homeneje al Prof. Dr. Telesforo Bravo, tomo I: 453-470. 
[16] LORENZO, J. A. & J. GONZALEZ (1 993): Las Aves de El Medano (Tenerife - Islas Canarias). ATAN. 

Santa Cruz de Tenerife. 192 pp. 
[17] MANRIQUE, J., J.M. MIRALLES, S. CANADAS & H. CASTRO (1982): Aportaciones al 

conocimiento de la ornitocenosis de la estepa literal almeriense. Paralelo 37°, 6: 93-104. 
[18] MARTIN, A. (1987): Atlas de las aves nidificantes en la isia de Tenerife. Jnstituto de Estudios 

Canarios, Monografia XXXII. Tenerife. 275 pp. 
[19] MARTIN, A., E. HERNANDEZ, M. NOGALES, V. QUILIS, O. TRUJILLO & G. DELGADO (1990): 

Libro Rojo de los Vertebrados Terrestres de Canarias. Premio de Edicion "Agustfn de 

Bethencourt" 1 989. Servicio de Publicaciones de la Caja General de Ahorros de Canarias (Num. 

146; Invest. 37). Santa Cruz de Tenerife. 135 pp. 
[20] MOUNTFORT, G. (1960): Notes on the birds of Tenerife. Ibis 102: 618-619. 



58 



[21] MUNTANER, J., X. FERRER & A. MARTINEZ-VILALTA (1983): Atlas dels ocells nidificants de 

Catalunya i Andorra. Ketres ed. Barcelona. 322 pp. 
(221 OSBORNE, P. (ed.) (1986): Survey of the Birds of Fuerteventura Canary Islands, with special 

reference to the status of the Canarian Houbara Bustard (Chiamydotis undulata). ICBP Study 

Report 10: 1-76. 
(231 PLEGUEZUELOS, J.M. & J. MANRIQUE (1987): Distribucion y status de las aves esteparias 

nidificantes en el SE de la Peninsula Iberica, pp. 349-358 (in): ENA, V. (ed.), / Congreso 

Internacional de Aves Esteparias. Leon. 
[241 POLATZEK, J. (1908): Die Vogel der Canaren. Orn. Jahrb. 19 (5-6): 161-197. 
[251 RIVAS-MARTINEZ, S., W. WILDPRET, T.E. DIAZ, P.L. PEREZ de PAZ, M. del ARCO & O. 

RODRIGUEZ (1993): Excursion guide. Outline vegetation of Tenerife Island (Canary Islands). 

Itinera Geobotanica 7: 5-167. 
[261 SANCHEZ, J. A. (1991): Terrera Marismena Calandrella rufescens, p. 244 [in): URl'OS, V. et al., 

Atlas de las aves nidificantes de la Comunidad Valenciana. Generalitat Valenciana. Valencia. 
[271 SCHONFELDER, P., M.C. LEON & W. WILDPRET (1993): Catalogo de la flora vascular de la Isia 

de Tenerife. Itinera Geobotanica 7: 375-404. 
[281 SHIRT, D.B. (1983): The avifauna of Fuerteventura and Lanzarote. Bustard Studies 1: 57-68. 
[291 SUAREZ, F. (1984): Estructura y composicion de las comunidades de aves invernantes en las 

zonas semiaridas de Lanzarote y Fuerteventura (Islas Canarias). Ardeola 30: 83-91. 
[301 SUAREZ, F., M. YANES, J. HERRANZ & J. IVIANRIQUE (1993): Nature reserves and the 

conservation of Iberian shrubsteppe passerines: the paradox of nest predation. Biol. Conserv. 

64: 77-81. 
[311 VAURIE, C. (1959): The Birds of the Palearctic Fauna. A Systematic Preference. Order 

Passeriformes. Witherby. London. 762 pp. 
[321 Viceconsejeri'a de Medio Ambiente (1994): Medio Ambiente en Canarias. Memoria 1993. 

Consejeria de Politica Territorial del Gobierno de Canarias. Viceconsejeri'a de Medio Ambiente. 

301 pp. 
[331 VOLS0E, H. (1 951 ): The Breeding Birds of the Canary Islands. I. Introduction and Synopsis of the 

Species. Vidensk. Medd. fra Dansk. naturh. Foren., 113: 1-153. 



59 




Figura 1: Distribuci6n actual (periodo 1993-1995) de Calandrella rufescens en la 
isia de Tenerife. (Reticulado U.T.M. segun IBANEZ & ALONSO [15]). 

^k = Nidificaci6n segura (n = 4) 

% = Nidificaci6n probable (n = 1) 

O = Cuadriculas prospectadas con resultado negative (n = 19) 



60 



a) 



disimilitud» » » 



08 

L_ 



85 
_J 



09 



095 
_J 



1 



1 05 
_J 



3 



b) 



clisimilitucl»» » 



05 

L_ 



6 

_1_ 



0.7 



0.8 



0.9 

_1_ 



1 

_J 



Figura 2: a) Dendrograma de afinidad con las especies de flora vascular dominantes 
(n= 48) en el habitat de C. rufescens en Tenerife. (3 localidades). 

b) Dendrograma de afinidad con las especies de aves nidificantes (n = 12) 
presentes en el habitat de C. rufescens en Tenerife. (4 localidades). 

Localidades: 

A= Prox. C.T. de Granadilla 

B= El Medano 

C = Guargacho 

D = Los Rodeos 



61 



Rev .Acad .Canar .Cienc . , VII (Nums. 2,3 y 4), 63-75 (1995) 



NUEVOS AEOLIDACEOS (GASTROPODA, NUDIBRANCHIA) 
PARA LA FAUNA DE CANARIAS 

L. Moro*, J. Ortea**, J.J. Bacallado*, A. Valdes** y J.M. Perez Sanchez' 

(*)Museo Insular de Ciencias Naturales de Santa Cruz de Tenerife. 

Fuente Morales s/n. 38003 Santa Cruz, Tenerife. 

(**) Dep. Biol. Organismos y Sistemas. Lab. de Zoologia, Universidad de Oviedo 



ABSTRACT 

This paper reports thirteen species of Aeolidacea for the first time in the Canary Islands, complete with 
anatomical, biological and collection site data. The species reported are: Berghia coerulescens, Berghia 
verruc/corn/s and 6aeo//d;a nodosa, amphi-Atlantic species; Cerber;7/abemardettae, which has only been reported 
off the Atlantic coast of France, Galicia and Italy; Facelina coronata, Caloria e/egans, Pruvotfolia pselliotes, 
Cuthona coerulea and Calma glaucoides, which are all distributed along the Atlantic and Mediterranean coasts 
of Europe to a greater or lesser extent, dependmg on the species; Favorinus ghanensis, only known in Ghana; 
Cratena peregrina, which was considered endemic to the Mediterranean; Cuthona genovae, another species found 
in the Mediterranean and the North of Spain, and Cuthona willani, described in 1992 and only reported off the 
coast of Huelva and the South of Portugal. Including these new catches, the fauna of these species in the Canary 
Islands now consists of 24 species, which are systematically listed. 
Key words: Mollusca, Aeolidacea, rews records, Canary islands 



RESUMEN 

Trece especies de Aeolidaceos se citan por vez primera para las islas Canarias indicando las localidades 
de recoleccion y peculiaridades de su anatomia y biologi'a: Berghia coerulescens, Berghia verrucicornis y 
Baeolidia nodosa, especies anfiatl^nticas; Cerberilla bernardettae, de la que solo habia citas en las costas atlanticas 
de Francia, Galicia e Italia; Facelina coronata, Caloria e/egans, Pruvotfolia pselliotes, Cuthona coerulea y Calma 
glaucoides, distribuidas por las costas atlanticas y mediterr^neas de Europa, con mayor o menor extension segun 
la especie; Favorinus ghanensis, conocida solo de Ghana; Cratena peregrina que era considerada endemica del 
Mediterraneo; Cuthona genovae, tambien mediterranea y presente en el Norte de Espana y Cuthona willani, 
descrita en 1992 y conocida tan solo de las costas de Huelva y Sur de Portugal. 

Con estas capturas la fauna de estos animales en las islas Canarias consta de 24 especies que se relacionan 
en una lista sistem^tica. 
Palabras clave: Mollusca, Aeolidacea, nuevas citas, islas Canarias. 



* Este trabajo se ha benificiado de la subvencion al Programa "Moluscos Opistobranquios de Canarias: estudio zoologico 
(taxonomico/biogeografico) y quimico", del Museo de Ciencias Naturales de Tenerife (Organismo Autonomo de Museos y 
Centres; Cabildo de Tenerife). 



63 



1. INTRODUCCION 

La fauna de Aeolidaceos de las Islas Canarias es aun poco conocida en comparacion con 
el resto del Orden Nudibranchia. Tan solo once especies habfan sido citadas hasta el momento 
en los trabajos de ORTEA [9] [10] [1 1]; PEREZ Y ORTEA [14]; PEREZ, BACALLADO Y ORTEA 
[1 3] y PEREZ Y MORENO [1 5], de las cuales dos fueron de nueva descripcion, Eubranchus arci 
Ortea, 1981 y Favorinus vitreus ORTEA [1 1]. 

En los ultimos diez anos, hemos continuado realizando muestreos esporadicos con e! 
proposito de lograr un buen inventario de estos animales en el Archipielago, lo que nos 
permite citar por vez primera para las Islas trece especies de Aeolidaceos que duplican la fauna 
conocida de estos animales y que relacionamos a continuacion. 

2. RESULTADOS 
Parte Sistematica: Especies recolectadas por primera vez en Canarias 

(Las distribuciones de caracter general han sido tomadas de THOMPSON [19]) 

Familia Facelinidae Bergh, 1889 

Cratena peregrina (Gmelin, 1791) 

Material: Playa de La Laja, Gran Canaria, 22.3.1983, dos ejemplares entre algas del genero 

Sargassunn con hidroideos, en la zona de mareas. 

Observaciones: C. peregrina se alimenta de hidroideos del genero Eudendrium sobre los que 

se recolecta en el Mediterraneo acompanando a otra especie de Aeolidaceo que es frecuente 

en Canarias, F label Una af finis. 

Distribucion: La presente referencia para las islas Canarias es la primera cita fuera del 

Mediterraneo. 



64 



Favorinus ghanensis Edmunds, 1968 
Material: Taliarte, Gran Canaria, 3.2.1982, un ejemplar entre los epibiontes de los restos de 
un arte de pesca a 20 metros de profundidad. 

Observaciones: El ejemplar recolectado presentaba los rinoforos negros con tres bulbos, 
caracteristico de la especie; la glandula digestiva en los cerata era tambien negra en los 
animalaes vivos, desapareciendo el color con la fijacion. 

Distribucion: Conocido tan solo de Ghana, la presente cita es la primera para Canarias y la 
segunda captura despues de la descripcion original (EDMUNDS [5]). 

Facelina coronata (Forbes y Goodsir, 1839) 

Material: El Roquete, Igueste de San Andres, Tenerife, 25.8.95, dos ejemplares y puestas sobre 

el Hidrozoo Halocordyle disticha. San Sebastian de La Gomera, 6.3.1996, dos ejemplares y 

puesta sobre el mismo hidrozoo a 5 m de profundidad. 

Observaciones: Nuestros ejemplares presentan algunas diferencias cromaticas con relacion a 

los ejemplares atlanticos ibericos, como son la falta de reflejos azules en el cuerpo y el disefio 

de manchas rojas de la cabeza. En cuanto a su alimentacion la hemos recolectado siempre 

sobre el Hidrozoo H. disticha, mientras que en las costas de Europa se encuentra sobre 

especies de Tubularia y Laomedea. 

Distribucion: Conocida desde las costas de Noruega hasta el Sur de Espaiia y Mediterraneo, 

la presente captura supone la primera cita para Canarias. 

Caloria elegans (Alder y Hancock, 1845) 

Material: Radazul, Tenerife, 6.12.1995, un ejemplar sobre Eudendrium a 22 m de profundidad. 
Observaciones: El ejemplar recolectado presentaba las caracterisiticas cromaticas de la especie, 
aunque algo atenuadas por ser un adulto joven. 

Distribucion: Desde la islas Britanicas a Madeira y Azores (Wirtz, 1995) en el Atlantico y por 
el Mediterraneo Occidental. Se trata de la primera cita para Canarias. 

Pruvotfolia pselliotes (Labbe, 1923) 
Material: Puerto de Sardina, Gran Canaria, 1 0.6.83, un ejemplar sobre piedras con el antozoo 
Caryophyllia inornata. Punta Orchilla, El Hierro, 23.9.95, un ejemplar a 28 m de profundidad. 
El Medano, Tenerife, 9.7.80, 3 ejemplares, 11.5.95, un ejemplar; Las Galletas, 10.8.84, tres 
ejemplares; Palm-Mar, mayo/1995, un ejemplar; San Andres, 3.8.95, un ejemplar, todos en la 



65 



zona de mareas. 

Observaciones: Los ejemplares recolectados presentaban la lamina peneal externa bien 

formada, tras el ultimo grupo de ceratas del lado derecho. La coloracion era identica a la de 

los.animales del mar Cantabrico. 

Distribucion: Conocida tan solo en las costas atlanticas de Francia (TARDY [18]) y Espana 

(CERVERA et a/. [3]), la especie se cita por vez primera en las islas Canarias 

Familia Aeolidiidae D'Orbigny, 1834 

Berghia caerulescens (Laurillard, 1830) 
Material: El Cabron, Arinaga, Gran Canaria, 4.4.81, un ejemplar de 14 mm a 4 m de 
profundidad. 

Observaciones: Las tonalidades azuladas de los cerata estaban recubiertas en parte por 
pigmento bianco superficial. 

Distribucion: Especie anfiatlantica, ha sido citada en la orilla este en el Mediterraneo y en las 
costas atlanticas de Francia (TARDY [16]) y Espana (CERVERA et a/. [3]). En la orilla oeste se 
conoce de Carolina del Norte, Curasao, Brasil, Jamaica (MARCUS [7]). La presente cita es la 
primera referenda para las islas Canarias. 

Berghia verrucicornis (Costa, 1867) 
Material: Melenara, Telde, Las Palmas, 10.3.1981, dos ejemplares a 8 m de profundidad. 
Observaciones: No hay datos de coloracion de los ejemplares vivos, pese a ello, la forma y 
la formula de la radula permite una facil determinacion, 

Distribucion: Citada en las costas atlanticas de Francia (TARDY [16]) y Espana (CERVERA et 
al. [3]), asi como en el Mediterraneo. Ha sido tambien citada en Florida y otras localidades del 
Atlantico Oeste (MARCUS [7]). La presente cita es la primera para Canarias. 

Cerberilla bernardettae Tardy, 1965 
Material: Playa de las Teresitas, Tenerife, mayo de 1994, un ejemplar enterrado en fondo de 
arena fina a 8 metros de profundidad. 

Obervaciones: La coloracion y resto de la anatomia se ajustan en detalle a la descripcion 
original de la especie. 



66 



Distribucion: Citada en las costas atlanticas de Francia (TARDY [17]), Galicia (URGORRI, 
GARCIA Y GARMENDI'a [20]) y en el Mediterraneo en Italia (CATTANEO, CHEMELLO Y 
GIANUZZI [1]). La captura en Tenerife amplia su distribucion hacia el Sur. 

Baeolidia nodosa (Haefelfinger y Stamm, 1958) 

Material: Charco Azul, La Palma, 1.4.1980, un ejemplar bajo piedras con Ciona intestinalis 
a la entrada de una cueva a un metro de profundidad, 6.8.1981, un ejemplar en el talo de 
algas pardas (Cystoseira sp.) a -Im. Muelle de Taliarte, Gran Canaria, 23.3.1983, dos 
ejemplares y sus puestas en praderas de Caulerpa prolifera a 5-6 metros de profundidad. 
Observaciones: Los datos anatomicos de nuestros ejemplares no difieren de los animales 
Mediterraneos, pero si varian los sustratos de recogida: B. nodosa vive en el Mediterraneo en 
fondos de fanerogamas, Posidonia y Cymodocea, mientras que en Canarias los hemos 
recolectado sobre los talos de algas pardas y sobre especies que tambien presentan una amplia 
distribucion, la ascidia C. intestinalis y el alga C. prolifera. Hasta el momento su dieta 
conocida la constituyen anemonas del genero Bunodeopsis. 

Distribucion: Animal de amplia distribucion geografica, ha sido citado en las costas de 
California (Bertsch, 1972) y Antillas Menores (MARCUS Y MARCUS [8]) siendo relativamente 
frecuente en el Mediterraneo, donde se encuentra su localidad tipo. La presente cita es la 
primera para las islas Canarias. 

Familia Tergipedidae Thiele, 1931 

Cuthona genovae (O' Donoghue, 1929) 
Material: Santa Cruz de La Palma, La Palma, 2.4. 1 980, cuatro ejemplares entre hidroideos del 
genero Aglaophenia, adheridos a la quilla de un barco pesquero. Puerto del Carmen, 
Lanzarote, 18.12.1981, once ejemplares entre algas de los generos Halopteris y jania a 3-4 
metros de profundidad. 

Observaciones: La coloracion de la glandula digestiva en los cerata era negruzca y la 
coloracion externa presentaba reflejos azulados en cuerpo y ceratas, un anillo amarillo 
subterminal en estos ultimos y un linea amarilla dorsal. Los rinoforos y los palpos tambien 
estaban manchados de amarillo. C. genovae se alimenta de hidrozoos pertenecientes a los 
generos Obelia, Sertularella, etc. siendo esta la primera vez que la recolectamos sobre 
Aglaophenia. 



67 



Distribucion: Frecuente en todo el Mediterraneo Oeste, vive tambien en el Norte de Espana 
segun nuestras observaciones y ha sido citada en Irlanda (WILSON Y PICTON [21]). La 
presente cita constituye su captura mas meridional ampliando su area de distribucion. 

Cuthona caerulea (Montagu, 1804) 
Material: San Sebastian, La Gomera, 6.3.1996, tres ejemplares sobre hidroideos del genero 
Dynamena a 11 metros de profundidad. 

Observaciones: La coloracion de los cerata, era negruzca en su mitad inferior, a continuacion 
1/4 de cerata era azul y luego un anillo naranja, para finalizar con el extremo translucido. Ha 
sido recolectada sobre hidrozoos de los generos Sertullarella, Halecium, Hydrallmania y 
Eudendrium, siendo la primera vez que la encontramos sobre Dynamena. 
Distribucion: Desde las Islas Britanicas, hasta las costas atlanticas de la Peninsula Iberica y 
todo el Mediterraneo Oeste. Ha sido citada tambien en Brasil (MARCUS [6]). Esta es la primera 
cita para Canarias. 

Cuthona willani Cervera, Garcia y Lopez, 1992 
Material: Punta Hidalgo, Tenerife, 30.7.1980, un ejemplar de 2'5 mm sobre hidroideos en el 
Ifmite de bajamar. 

Observaciones: Animal con cuatro grupos de ceratas. Cola corta, tan larga como el ultimo 
cerata abatido. Cuerpo transparente con las visceras y los lobulos hepaticos parduscos. Flancos 
semitransparentes. Puntos bianco opaco dispersos por el cuerpo; este tipo de puntos suelen 
formar una mancha media en los cerata. 

Rinoforos y palpos con el apice bianco, un anillo rojo vino en la zona media y la base 
transparente, con algo de pigmento bianco opaco. Area cardiaca con una mancha roja difusa. 
Pie blanquecino y opaco. Puesta en forma de copa. Cola corta y ovotestis rosadas. 
Distribucion: Conocida tan solo de las costas de Huelva y Sur de Portugal, la presente cita es 
la primera referenda escrita despues de la descripcion original de la especie (CERVERA, 
GARCIA Y LOPEZ [2]), ampliando su distribucion hacia el Sur. 

Familia Calmidae Iredale y O'Donoghue, 1923 

Calma glaucoides (Alder y Hancock, 1854) 
Material: El Medano, Tenerife, mayo/1995, un ejemplar en la zona de mareas. 



68 



Obervaciones: El ejemplar recolectado presentaba reflejos azulados en el extremo de los cerata 
y en los palpos. La glandula digestiva era parda, lo que no es frecuente en estos animales cuya 
alimentacion se basa en huevos de pequenos peces Teleosteos, lo que hace que sea blanca, 
por lo general. 

Distribucion: Desde Noruega a las costas del Noroeste de Espana y Mediterraneo Occidental. 
La presente cita es la primera para Canarias. 



Lista de los Aeolidaceos de las islas Canarias citados hasta el momento 

*Citado por vez primera en este trabajo 
Suborden Aeolidacea Odhner, 1934 
Familia Flabellinidae Bergh, 1889 
Genero Flabellina Voigt, 1834 
^-FlabeHina affinis (Gmelin, 1791) 
Familia Faceiinidae Bergh, 1889 
Genero Cratena Bergh, 1864 
2-Cratena peregrina (Gmelin, 1791)* 
Genero Favorinus Gray, 1850 
3-Favorinus branchiaFis (Rathke, 1806) 
A-Favorinus vitreus Ortea, 1982 
5-Favorinus ghanensis Edmunds, 1968* 
Genero Facelina Alder y LHancock, 1855 
b-FaceFina annulicornis (Chamisso y Eisenhart, 1821) 
7-FaceFina coronata (Forbes y Goodsir, 1839)* 
Genero Caloria Frinchese, 1888 
8-Ca/or/a elegans (Alder y FHancock, 1845)* 
Genero PruvotfoFia Fardy, 1969 
9-PruvotfoFia pselFiotes (Labbe, 1923)* 
Familia Babakinidae Roller, 1974 
Genero Babakina Roller, 1974 
^0-Babaklna anadoni (Ortea, 1979) 
Familia Aeolidiidae D'Orbigny, 1834 
Genero Spurilla Bergh, 1864 



1 ^-Spurilla neapolitana (Delle Chiaje, 1823) 

G en e ro Aeo//d/e//a Bergh, 1867 

1 2-/4eo//cf/e//a soemeringi (Leuckart, 1828) 

^?>-Aeolidiella indica Bergh, 1888 

Genero Berghia Trinchese, 1877 

^4-Berghia coeulescens (Laurillard, 1830)* 

^5-Berghia verruciconis (Costa, 1867)* 

Genero Baeolidia Bergh, 1888 

^6-Baeolidia nodosa (Haefelfinger y Stamm, 1958)* 

Genero Cerberilla Bergh, 1873 

1 7-Cerberilla bernardettae Tardy, 1965* 

Familia Eubranchidae Odhner, 1934 

Genero Eubranchus Forbes, 1833 

^e,-Eubranchus arci Ortea, 1979-80 

Familia Glaucidae Menke, 1828 

Genero Glaucus Forster, 1777 

19-C/aucus atlanticus Forster, 1777 

Familia Terglpedidae Thiele, 1931 

Genero Cuthona Alder y Hancock, 1855 

20-Cuthona caerulea (Montagu, 1804)* 

2^-Cuthona genovae (O' Donoghue, 1929)* 

22-Cuthona willani Cervera, Garcia y Lopez, 1992* 

Familia Calmidae Iredale y O'Donoghue, 1923 

23-Ca/ma glaucoides (Alder y Hancock, 1854)* 

Familia Fionidae Alder y Hancock, 1855 

Genero Fiona Alder y Hancock. 1851 

24-F/ona p/nnata (Eschscholtz, 1851) 

3. AGRADECIMIENTOS 

Estamos en deuda con Joaquin Escatllar, Elisabet Alcantara, Cristina Saralegui, Angel 
Perez Ruzafa y Antonio Sotillos por la ayuda prestada en la recoleccion del material. Asimismo 
hacemos patente nuestro agradecimiento a Ana Esther Perez por el mecanografiado y 
maquetacion del manuscrito. 



70 



4. BIBLIOGRAFIA 

[1] CATTANEO, R.; CHEMELLO, R. Y GIANNUZZI, R. 1990. Atlas of Mediterranean 

Nudibranchs. Ed. La Conchiglia, Roma. 264 pp. 
[2] CERVERA, J.L.; GARCIA, j.C. Y LOPEZ, P.J. 1992. A New Aeolid (Gastropoda: 

Nudibranchia) from the Atlantic Coasts of the Southern Iberian Peninsula. The Veligar, 

35(4): 330-337. 
[3] CERVERA, J. L.; TEMPLADO, J.; GARCIA-GOMEZ, J.C; BALLESTEROS, M.; ORTEA, J.; 

GARCIA, F.J.; ROS, J. Y LUQUE, A. 1988. Catalogo actualizado y comentado de los 

Opistobranquios (Mollusca, Gastropoda) de la Peninsula Iberica, Baleares yCanarias, con 

algunas referencias a Ceuta y la isia de Alboran. Iberus, Suplemento 1, 83 pp. 
[4] BERTSCH, H. 1972. Two additions to the opisthobranch fauna of the souther Gulf of 

California. The Veliger 15: 103-106. 
[5] EDMUNDS, M. 1968. Opisthobranchiate Mollusca from Ghana. Proc. malac, Soc, Lond. 

38: 83-100. 
[6] MARCUS, ER. 1955. Opisthobranchia from Brasil. Bol. Fac. Fil. Cienc. Univ. Sao Paulo, 

Zool., 164: 165-203. 
[7] MARCUS, E. 1977. An annotated checklist of the western atlantic warm waters 

opisthobranchs. J. Moll. Stud. 4: 1-22. 
[8] MARCUS, E. Y MARCUS, EV. 1 970. Opisthobranchs from Curacao and faunistically related 

regions. Stud. Fauna Curacao and other Caribbean Island, 33: 1-129. 
[9] ORTEA, J. 1980. Inventario provisional de Ascoglosos y nudibranquios de las Islas 

Canarias. Res. II Congreso Nacional de Malacologia, 33. 
[10] ORTEA, J. 1981. Una nueva especie de Eubranchus (Mollusca: Opisthobranchia) de las 

Islas Canarias. Rev. Fac. Cien. Univ. Oviedo, Sr. Biologica (20-21): 169-176. 



71 



[1 1] ORTEA, J. 1982. A new Favorinus (Nudibranchia: Aeolidoidea) from the Canary Islands. 

The Nautilus, 96 (2): 45-48. 
[1 2] PEREZ, J.; BACALLADO, J. Y ORTEA, J. 1 986. Doridaceos, Dendronotaceos y Aeolidaceos 

(Mollusca, Opisthobranchia) del Archipielago Canario. Actas V Simp. Iber. Estud. Bentos 

Mar. I: 199-254. 
[1 3] PEREZ, J.; BACALLADO, J. Y ORTEA, J. 1 986. Doridaceos, Dendronotaceos y Aeolidaceos 

(Mollusca, Opisthobranchia) del Archipielago Canario. Lavori SIM, 287-293. 
[14] PEREZ, J. M. Y ORTEA, J. 1981. Captura de AQolidiella indica Bergh, 1888, en las islas 

Canarias. Res. Ill Congreso Nacional de Malacologia. Cartagena. 
[15] PEREZ, J. Y MORENO, E. 1991. Invertebrados Marinos de Canarias. Cabildo Insular de 

Gran Canaria. 
[16] TARDY, J. 1962. A propos des especs de Berghia (Gastropoda, Nudibranchia) des cotes 

de France et de leur biologie. Bull. Inst. Oceanogr. 59: 1-20. 
[17] TARDY, J. 1965. Description et biologie de Cerberilla bernardettae, espece nouvelle de 

Casteropode Nudibranche de la cote Atlantique frangaise. Discussion sur la position 

systematique du genre. Bull. Inst. Oceanogr. Monaco 65(1349): 1-22. 
[18] TARDY, J. 1969. Un nouveau genre de nudibranche meconnu des cotes Atlantiques de 

La Manche: Pruvotfolia (nov. g.) pselliotes (Labbe) 1923. Vie et Milieu (A) Biologie 

Marine 20(2): 327-346. 
[19] THOMPSON, T.E., 1988. Molluscs: Benthic Opisthobranch. Synopsis of British Fauna 

(new series). n° 8 (second edition). 356 pp. 
[20] URGORRI, v.; GARCIA, O. Y GARMENDJA, J.M. 1995. An Aeolidean of soft bottom, 

Cerberilla bernardettae Tardy, 1965 (Gastropoda, Nudibranchia) on the Galician Coast 

(Spain). Abs. 12 Intern Malacol. Cong. 518-519. 



72 



[21] WILSON, K. Y PICTON, B.E. 1983. A list of the Opisthobranchia: Mollusca of Lough 
Hyne nature reserver, Co. Cork with notes on distribution and nomenclature. Irish nat. 
7, 21: 69-72. 



73 





-'i 


jji ~^iil. 


^^T- 

^ 


K 


^ 


% 




Lamina 1 .- A. Favorinus ghanensis; B. Cerberilla bernardettae; 
C. Cuthona willani; D. Cratena pereghna. 



74 



[21] WILSON, K. Y PICTON, B.E. 1983. A list of the Opisthobranchia: Mollusca of Lough 
Hyne nature reserver, Co. Cork with notes on distribution and nomenclature. Irish nat. 
7, 21: 69-72. 



73 



•s^^ 



• «. 




Lamina 1 .- A. Favorinus ghanensis; B. Cerberilla bemardettae; 
C. Cuthonawillani;D. Cratena peregrina. 



74 




Lamina 2.- A. Cuthona caerulea; B. Fiona pinnata. 



75 



Rev .Acad .Canar .Cienc . , VII (Nums. 2,3 y 4), 77-91 (1995) 



VEGETALES FOSILES EN EL COMPLEJO TRAQLITICO-SIENITICO 
DE GRAN CANARIA 

F. Garcia-Talavera*, L. Sanchez-Pinto* y S. Socorro* 

' Museo de Ciencias Naturales 
Santa Cruz de Tenerife (Islas Canarias) 

ABSTRACT 

It has been detected recently the presence of some plants remains included in the 
cineritic tuffs on the SW of Gran Canaria. These fossils consist mainly on leaf impressions, 
seeds, twigs and bark molds, belonging to different species of the island's miocenic flora. 

The geological and petrographic characteristics of the cineritic tuffs increase the interest 
of the finding, due to the explosive origin of these volcanic rocks. 

The radiometric dating of the deposit, around 13 millions years B.P., shows that these 
plants remains are the oldest terrestrial fossils in the Canary Islands known up to date. 
Key words: Fossil plants, cineritic tuffs, Miocene, Gran Canaria. 

RESUMEN 

Recientemente se ha detectado la presencia de restos fosiles de vegetales en el complejo 
traquitico-sieni'tico del suroeste de Gran Canaria, que consiste en impresiones de hojas, frutos 
y cortezas de diferentes especies de la flora miocenica de la isla. Las caracterfsticas geologicas 
y p'^trograficas del terreno en donde aparecen realzan la excepcionalidad del hallazgo, el 
tratarse de depositos cineriticos de composicion traquitica, propios de un volcanismo 
explosivo. Su datacion, en torno a los 1 3 millones de afios, los situa como los fosiles terrestres 
mas antiguos encontrados en Canarias hasta el momento, y su estudio significara un importante 
avance en el conocimiento de la paleoflora canaria. 
Palabras clave: Vegetales fosiles, tobas cineriticas, Mioceno, Gran Canaria. 



77 



1. INTRODUCCION 

Los fosiles de plantas son raros en Canarias, ya que la propia naturaleza volcanica de las 
islas no es propicia para su formacion. A pesar de ello, en ocasiones aparecen troncos, hojas, 
frutos y otros restos vegetales inmersos en materiales volcanicos. 

Hasta ahora, los vegetales fosiles mas antiguos que se conocian en Canarias estaban 
datados en torno a los 4-5 millones de anos. Aparecen en aglomerados del complejo Roque 
Nublo (Gran Canaria) y en basaltos de la Serie I de Anaga (Tenerife) y Bco. de Santiago (La 
Gomera). En su mayor parte se trata de troncos fosilizados y moldes de los mismos, incluidos 
algunos de palmeras, asi como impresiones foliares de especies lauroides y fragmentos de 
grammeas bambusoides semejantes a los rizomas de las canas (Schmincke [6]; Carlos Suarez, 
com. pers.; Garcia-Talavera, ined.). En galerias de agua perforadas en el norte de Tenerife 
tambien han aparecido troncos totalmente petrificados, englobados en el llamado "mortalon", 
una especie de fanglomerado producto de avalanchas de lodo y piedras cubiertas 
posteriormente por coladas volcanicas (Telesforo Bravo, com. pers.). 

Mas recientes son los moldes de troncos, maderas carbonizadas e impresiones de pifias 
de pino canario {Pinus canariensis), que aparecen en las coladas piroclasticas pumiticas ("tosca 
blanca") del sur de Tenerife, datadas entre 30.000 y 650.000 anos (Alonso Blanco [1]). Estos 
fosiles suelen aparecer en las numerosas canteras de bloques de tosca que existen en esa zona 
e, incluso, durante la construccion de nuevos edificos cercanos a la costa (Sanchez-Pinto, 
ined.). 

Los restos vegetales que se encuentran en los alrededores de antiguos manantiales de 
aguas calientes carbonatadas son difi'ciles de datar, ya que, de momento, no se sabe cuando 
estos se secaron. En cualquier caso, su edad probablemente no supera unos pocos miles de 
anos. El proceso de fosilizacion es sencillo: cuando el agua sale al exterior, se enfria y los 
carbonatos precipitan, cubriendo todo lo que encuentran a su paso, en nuestro caso hojas y 



78 



pequefias ramas. Con el tiempo, la materia organica se pudre, pero los moldes e impresiones 
permanecen. Fosiles de este tipo se encuentran en varias localidades de Gran Canaria (Teror, 
bco. de Azuaje, Berrazales), Tenerife (Ravelo, Rambia de Castro, Arico), La Palma (Caldera de 
Taburiente), etc. (Viera y Clavijo [7]; Carlos Suarez, ined.; Garcia-Talavera y Sanchez-Pinto, 
ined.). 




Fig. 1 . Situacion de los materiales fosiliferos 



79 



Y, recientemente se ha descubierto un yacimiento paleontologico con restos fosiles de 
vegetales en el complejo traquitico-sienitico del sector SW de Gran Canarja, que es el tema 
de nuestro trabajo. El hallazgo no deja de ser sorprendente si se tienen en cuenta las 
caracteristicas geologicas y petrograficas del terreno: depositos cineriticos de composicion 
traquitica relacionados con un volcanismo explosivo, cuya edad se estima en 13 millones de 
anos. (fig. 1) 

2. ASPECTOS GEOLOGICOS 

El complejo traquitico-sienitico 

Formado por una serie de rocas holocristalinas (traquitas y sienitas) que afloran en 
amplias zonas de la cuenca hidrografica de Tejeda, asi como en la cabecera de algunos 
barrancos que vierten al Sur; tambien se incluyen en el complejo los materiales tobaceos de 
proyeccion aerea y de genesis ignimbritica, tufolavas y lavas de composicion traquitica alcalina 
fonolitica. Este conjunto se extiende sobre los materiales basalticos de la Serie I, en amplios 
sectores del Oeste y Sur de la isia (Fuster et al. [3]). 

Las tobas de la Serie efusiva central constituyen un gran apilamiento de potentes unidades 
ignimbriticas y niveles tobaceos intercalados en disposicion mas o menos horizontal, cubiertas 
de traquifonolitas y, en las ultimas fases, por verdaderas coladas de lavas fonoliticas. Cabe 
resaltar que una gran parte de los niveles tobaceos son de tipo cineritico. Estos materiales 
aparecen bien expuestos en superficie en el Barranco de S. Nicolas al Oeste de La Aldea y 
desde el Risco hasta el Barranco de Mogan. (fig. 2) 



80 



21 




- '^ 




^-' 



Fig. 2. Afloramiento de las tobas cineriticas fosiliferas. 



81 



Los "Azulejos" 

En la parte inferior de los materiales tobaceos destacan unos niveles de tobas 
vitroclasticas fuertemente coloreadas de verde azulado, amarillo y ocre rojizo, denominadas 
localmente "azulejos". Es precisamente esta diferenciacion cromatica respecto al resto de los 
materiales lo que permite detectarlos facilmente, conformandose como perfectos niveles guia 
que se agrupan en dos paquetes principales, a diferentes alturas de la Serie, que pueden 
seguirse a lo largo del borde occidental del afloramiento traquitico. (Herman Reguera [5]). 

En este tipo de volcanismo explosive de composicion salica es determinante la 
aparatosidad de las efusiones, casi siempre de consecuencias catastroficas para los ecosistemas 
locales. Las tobas cineriticas se formaron a consecuencia de la rapida precipitacion y 
consolidacion de materiales salicos de grano fino, aun calientes, que iban englobando y 
sepultando a todo ser vivo de la zona. La dispersion y fragmentacion de los restos vegetales _ 
fosilizados (impresiones de hojas, pequenas ramas, frutos, etc.) hacen pensar en fenomenos 
explosivos violentos que dieron origen a turbulencias de elevadas temperaturas que ■ 
precedieron y acompanaron a los materiales salicos en su avance. La textura y el tamano de 
grano de estos materiales eruptivos (ceniza) propicio la excelente conservacion de algunas 
estructuras vegetales. (fig. 3) 

Edad de los materiales 

Las dataciones absolutas radiometricas (K-Ar) llevadas a cabo por Abdel-Monem, Watkins 
Y Cast [2] para la Serie Efusiva Central, arrojan unas edades comprendidas entre 12.2 y 13.3 
millones de anos, lo que situa a los materiales tobaceos fosiliferos en el Mioceno medio. Este 
hecho cobra especial relevancia al tratarse de los fosiles terrestres mas antiguos encontrados 
hasta ahora en Canarias. 



82 



•*■ ■*■ -^ • ^ .' +■ 



+ .4 : ■*- •.■*■'■*' 



4 -»•.-«■• ^-.4 :+; 

• +"• -t' -■^i■'.■^'^. 
+ ••4 .■ • •^.\^^■•.■i■. 





4 : • +. 



Fonolitas 

Tobas poco soldadas 

Ignimbritas 

Tobas cineriticas (fosiles) 



Fig. 3. Columna estratigrafica de la Serie efiisiva Central 



83 



3. ESTRUCTURAS VEGETALES 

Impresiones Foliares: 

Se ha podido constatar la presencia de, al menos, cuatro tipos diferentes de hojas. 
Ninguna se ha encontrado completa, pero hay varias muestras con distintos fragmentos de cada 
tipo, lo que ha permitido su reconstruccion. Llama la atencion el reducido tamano de todas 
las hojas encontradas hasta el momento: 

A. Lamina entera, anchamente eliptica; 3,5-4 cm de largo por 2,5-3 cm en su parte mas 
ancha. Nervio central destacado; nervacion lateral reticulada, bien marcada. (fig. 4) 

B. Lamina espatulada, con el apice redondeado; 2,5-3 cm de largo por 1,3-1,5 cm en su 
parte mas ancha. Borde algo eroso. Nervio central destacado; nervacion lateral pinnada. 
En una de las muestras se aprecia parte del peciolo. (fig. 5) I 

C. Lamina entera, linear, con el apice agudo; 4-8 cm de largo por 1,5-2 cm de ancho. 
Nervio central destacado; nervacion lateral inapreciable o ausente. Son las mas 
abundantes en el yacimiento. (fig. 6) 

D. Lamina entera, eliptica, con el apice agudo y la base aparentemente atenuada; 2,5-3 cm 
de largo por 1-1,5 cm de ancho. Bordes lisos. Nervio central destacado; nervacion lateral 
pinnada, bien marcada. (fig. 7) 

Ramas petrificadas y moldes: 

En un nivel de material explosivo situodo inmediatamente por debajo de los "azulejos" 
se encontro un pequeno trozo de rama fosilizada (3,5 cm de largo por 3 cm de diametro). A 
simple vista se reconoce la corteza; observada bajo lupa binocular (lOX) se aprecia una 
estructura estratificada similar a la que presentan los pinos (fig. 8). En el nivel de los "azulejos" 
aparecio otro pequeno fragmento (2 cm de largo) de corteza del mismo tipo. 



84 



Asimismo han aparecido varies moldes de ramas pequenas, de los cuales el mayor mide 
6,5 cm de largo por 1 cm de ancho. (fig 9) 



85 






I 













Fig. 4. 


















m 









rw^m-- ■m'' 




' ./' ■ 



86 




m 



:i^y .■ >,'- 



Fie. 6. 




Fig. 7. 



87 





Fig. 8. 



m 






r=n' 



















Fig. 9. 



vJ:i^Pr 



88 






•-■$' 




Fig. 10. 



Semillas y frutos: 

En varias de las muestras recolectadas se observan estructuras semejantes a semillas y 
frutos muy pequenos. Las semillas (?) son relativamente abundantes; tienen forma casi esferica 
y miden 1 mm de diametro. Los frutos (?) aparecen en menor proporcion; tienen forma de 
capsulas globosas (3 mm de diametro), con una protuberanciaen uno de los extremos. (fig 10) 



4. DISCUSION 

Con este trabajo, los autores solo pretendemos informar a la comunidad cientifica sobre 
un nuevo hallazgo de fosiles vegetales en Gran Canaria. Un mayor conocimiento de la flora 
miocenica de esta isia se obtendra cuando se determinen las diferentes especies fosiles, lo cual 
se realizara proximamente en colaboracion con especialistas en Paleobotanica. 

No obstante, los estudios preliminares nos aportan una serie de datos interesantes: 

1. Existe una marcada tendencia hacia la microfilia en todas las hojas. 

2. Las hojas fosilizadas probablemente eran coriaceas, ya que tuvieron que resistir 
temperaturas elevadas sin quemarse por completo. 

3. Los tipos de hojas fosilizadas se asemejan a los que presentan actualmente muchos 
arbustos caracteristicos de las comunidades de transicion entre el piso basal y el montano 
{Bystropogon, Chamaecytisus, Echium, Cistus, Carlina, Maytenus, Kleinia, etc.) 

4. El hallazgo de, al menos, dos muestras de corteza similar a la de los pinos, indica que 
en esa zona crecia alguna conifera de cste grupo. 

La tendencia a la microfilia, las hojas coriaceas y la presencia de pinos, nos permiten 
deducir que la vegetacion del SW de Gran Canaria, en aquella epoca, era claramente xerofila, 
adaptada a condiciones de semiaridez, similar en muchos aspectos a la que hoy en dfa se 
desarrolla en la zona. Este mismo tipo de clima, coincidente con una alta actividad tectonica 



90 



y volcanica, ha sido constatado en el Mioceno medio de otras regiones del pianeta (Hallan 
[4]). 

5. REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS 

[1] Alonso Blanco, J.J., 1 989. Estudio volcanoestratigrafico y Volcanologico de los Pirociastos 

Salicos del Sur de Tenerife. Secretariado de Publicaciones. Universidad de La Laguna. 

257 pp. 
[2] Abdel-Monem, a., Watquins, N.D. y Cast, P.W., 1971. Potassium-argon ages, volcanic 

stratigraphy and geomagnetic polarity history of the Canary Islands. Lanzarote, 

Fuerteventura, Gran Canaria, La Gomera. Amer. jour. Sci., 271, 490-521. 
[3] FuSTER, J.M. et al., 1968. Geologia y volcanologia de las Islas Canarias (Gran Canaria). 

Instituto Lucas Mallada. C.S.I.C. Madrid. 243 pp. 
[4] Hallam, a., 1973. Atlas of Paleobiogeography. Elsevier Scientific Publishing Company. 

New York. 531 pp. 
[5] Herman Recuera, F., 1976. Estudio petrologico y estructural del complejo traquitico- 

sienitico de Gran Canaria. Estudios geol. 32, 279-324. 
[6] SCHMINCKE, H. U., 1 976. The geology of the Canary Islands. En Biogeography and Ecology 

in the Canary Islands, ed. by G. Kunkel. Dr. W. Junk Publishers. The Hague, pp. 67-184. 
[7] Viera y Clavijo, J., 1942. Diccionario de Historia Natural de las Islas Canarias. Imprenta 

Valentin Sanz. Santa Cruz de Tenerife. pp. 216-7. 



91 



Rev. Acad. Canar.Cienc., VII (Nums. 2,3 y 4), 93-110 (1995 



CONTRIBUCION AL ESTUDIO TAXONOMICO Y DESCRIPTIVO DEL CARDON DE 
CANARIAS {EUPHORBIA CANARIENS/S) 



M.A. Diaz Hernandez, O. Rodriguez Delgado 
& W. Wildpret de la Torre 

Departamento de Biologia Vegetal (Boiinica). Universidad de La Laguna. 
38271 La Laguna. Tenerife. Islas Canarias. 



Abstract 



The taxonomic possiiion. dispersal mechanisms, phytochemistry characters, origin, and 
African affinities of the succulent Canary Euphorbia are studied. Furthermore, based in personal 
and bibliographyc researching, morphological, physiological, histological and karyological aspects 
of Euphorbia canariensis (Canary "cardon") are studied. The role of Euphorbia canariensis as 
container of other plant species, the decomposition process, and the progressive colonization by 
entomological fauna are considered too. 
KEY WORDS: Succulent Euphorbia, Euphorbia canariensis, Canary Islands. 

Resumen 

Se analiza la posicion taxonomica de los taxones suculentos del genero Euphorbia en 
Canarias; el origen y las afinidades, claramente africanas, de los mismos: los mecanismos de 
dispersion comprobados; y los caracteres fitoquimicos del grupo. A coniinuacion se hace un estudio 
descriptivo del taxon Euphorbia canariensis (el cardon de Canarias), basado en observaciones 
personales y en trabajos bibliograficos conocidos, en el que se abordan aspectos morfologicos, 
fisiologicos. histologicos. cariologicos, etc.; asi como unas consideraciones sobre su papel como 
soporie de otras especies vegetales, y los procesos de su descomposicion y colonizacion paulatina 
por la fauna entomologica. 
PALABRAS CLAVE: Euforbias suculentas. Euphorbia canariensis, islas Canarias. 



TAXONES SUCULENTOS DEL GENERO EUPHORBIA L. 
EN LAS ISLAS CANARIAS 



1.1. Posicion taxonomica y delimitacion de secciones 

El genero Euphorbia lo constituyen unas 1.600 (Mabberley |26j) o 2.000 especies 
(Ol'DEJans |29|) ampliamente distribuidas por el planeta, aunque la mayoria se concentran en las 
regiones subtropicales y calidas. Los taxones suculentos ocupan la misma posicion en Africa que 



93 



la familia Cactaceae en America, mostrando una clara adaptacion xeromorfica a la aridez. En las 
Islas Canarias crecen 1 1 euforbias suculentas, de las cuales 9 son endemicas. 

BoissiER |6| en 1862 realize la primera revision taxonomica de este genero, cfue luego ha sido 
estudiado, entre otros, por Pax [31] y Pax & Hoffmann [32]; en epoca mas reciente varios 
taxonomos (Prokhanov [34], Hurusawa [18], Carter [12]) han publicado otros estudios 
monograficos sobre euforbiaceas en zonas geograficas concretas (Rusia, Japon y Este de Africa 
respectivamente). No obstante, en la actualidad no existe un sistema de jerarquizacion taxonomica 
unificado a nivel mundial, dadas las discrepancias sistematicas existentes entre los distintos autores, 
aunque las diferencias no son muy acusadas entre ellos. 

Asi, segiin la clasificacion taxonomica infragenerica del genero Euphorbia establecida por 
BoissiER [6], y aceptada por Rivas Goday & Esteve Chueca [37], las especies sucultntas que 
crecen en las Islas Canarias quedarian ubicadas del siguiente modo: 

GENERO Euphorbia L. 

SECC. Diacanthium Boiss. Euforbias cactiformes. 
SUBSECC. Biaculeatae Boiss. 

Euphorbia canariensis L. 

Euphorbia handiensis Burch. 
SECC. Tirucalli Boiss. Euforbias crasas, sin espinas y mas o menos afilas. 

Euphorbia aphylla Brouss. ex Willd. 
SECC. Tithymalus (Scop.) Boiss. Otras euforbias crasas, no cactiformes. 
SUBSECC. Pachydadae Boiss. "Tabaibas". 

Euphorbia atropurpurea (Brouss.) Webb et Berth. 

Euphorbia balsamifera Ait. 

Euphorbia berthelotii Bolle 

Euphorbia bourgeauana Gay ex Boiss. 

Euphorbia bravoana Svent. 

Euphorbia lambii Svent. 

Euphorbia obtusifolia Poir. 

Euphorbia regis-jubae Webb et Berth. 

Con pocos cambios esta jerarquizacion se mantiene en la actualidad, tal como se desprende 
de la propuesta realizada por J.S. MA & C.Y. WU [25] en su sinopsis de las euforbias de China: 

GENERO Euphorbia L. Sp. pi. 450, 1753. 

SUBGEN. Euphorbia 

SECC. Diacanthium Boiss. in DC. Prodr. 15 (2): 78, 1862. Agrupa a los arboles 
y arbustos suculentos, cactiformes, glabros, cuyas ramas angulosas presentan espinas 
de origen estipular. 

SUBGEN. Esula Pers., Syn. pi. 14, 1806. 

SECC. Tithymalus Duby, Bot. gall. 1: 412, 1828. Arbustos, subarbustos y plantas 
herbaceas subsuculentas, no cactiformes, y con las estipulas membranosas, 
glandulares o ausentes. Hojas usualmente alternas, raramente opuestas. Capsuias 
lisas. 



94 



SUBSECC. Pachycladae Boiss. in DC. Prodr. 15 (2): 107, 1862. Arbusios 
con ramas defoliadas inferiormenie, hojas caulinares Qsparcidas. enieras. 
SUBGEN. Tirucalli (Boiss.) S. Carter in Ke\v. Bull. 40: 823, 1985. [= SECC. Tirucalli 
Boiss. in DC. Prodr. 15 (2): 94, 1862). Arbusios suculentos y subsuculentos con ramas 
desprovistas de espinas. Hojas que se pierden rapidamenie, de tal forma que la planta pasa 
la mayor parte de su vida desprovista de ellas. 



1.2. Origen y afinidades 

La aparicion de las Islas Canarias en el sector oriental del Oceano Atlantico se produjo a 
mediados del Terciario. en el Mioceno. hace unos 20 millones de anos. Desde el mismo instante 
en que se produjo su emersion, las islas comenzaron a ser colonizadas por plantas y animales. De 
esta manera, la vegetacion existente en los territorios proximos, Africa y Europa mediterranea, 
desde finales del Terciario y durante el Cuaternario, ha definido la actual vegetacion Canaria. 

El matorral xerofitico del tabaibal-cardonal canario, caracterizado por diversas especies del 
genero Euphorbia, tiene su origen en la tlora costera del vecino continente africano. Por su parte, 
esta tlora africana proviene de varias fuenies de origen diverso, ^endo una de ellas la Rand Flora 
(Lebrum |231). Esta paleoflora africana, mas o menos xerofitica, oceanica y de origen tropical, 
surgio a principios del Terciario y se establecio principalmente en las regiones deserticas del Sur 
de Africa, estando su desarrollo unido a climas aridos y oceanicos, cuyo optimo se situo en las 
regiones costeras, asi como en islas tropicales y subtropicales. 

Durante el Terciario se produjeron importantes fenomenos geologicos y climaticos. que 
favorecieron la aparicion de esta flora en territorios cuyas precipitaciones eran insuficientes para 
desarrollar un bosque humedo tropical o subtropical. Al fmal de la Era Terciaria se produjo el 
declive de la Rand Flora. La aparicion de la etapa glacial en el Cuaternario. con periodos glaciales 
e interglaciales templado-calidos, que correspondieron en Africa con periodos pluviales e 
interpluviales calidos y secos, origino un empobrecimiento constante de esta tlora en la etapa 
postglacial. La progresiva sequedad y deseriizacion de extensas areas, como ha ocurrido en el 
Sahara, provocaron que la misma quedara relegada a los bordes del continente africano, Uegandose 
a la ^ituacion actual, en la que una serie de taxones vicariantes relicticos en diferentes lugares de 
dicho continente se hallan separados por distan^ias considerables. 

Son tres las regiones del borde continental, junto a alguna pequena y disyunta area de 
montana africana, en las que han quedado refugiados los relictos actuales de la Rand Flora: La 
Region del Cabo en el cono Sur de Africa (Cabo de Buena Esperanza y Natal en Sudafrica, 
Madagascar, Kalahari occidental en Botswana y en Namibia. Sur de Angola, Zanzfbar y Tanganika 
en Tanzania, Sur de Kenia). la Region Sudano-Sindica del Noreste (Kordofan en el centro y Nubia 
en el Este del Sudan. Etiopia, Arabia, Yemen, Sur de Iran, Isla de Socotora hasta la base del 



95 




Fig. 1. Rutas de migracion de la Era Terciaria (segun Quezel [35]) 




Fig. 2. Actuales relictos de la Rand Flora (Rtvas Goday & Esteve 
Chueca [36]. 1: Region de El Cabo; 2: Region Sudano-Sindica; 

3: Noroeste de Africa y archipielagos atlanticos. 



96 



Himalaya occidental) y, por ultimo, la costa Noroccidental de Africa (Suroeste de Marruecos, costa 
atlantica de Mauritania, region Saheliana) y los Archipielagos Atlanticos (Cabo Verde, Canarias, 
Salvajes, Madeira y Azores). 

En estas zonas del continente africano crece la denominada "estepa suculenta", constituida 
mayoritariamente por taxones cactiformes y paquicaules vicariantes, incluidos en generos y 
secciones comunes. Muchas de ellas son especies relicticas muy afines a las que caracterizan la 
actual vegetacion del piso bioclimatico inframediterraneo. 

La estepa de suculentas, como formacion vegetal que une floristicamente las tres regiones 
senaladas anteriormente, es la que mantiene las mayores relaciones canario-africanas de la flora 
actual. El genero Euphorbia constituye el mejor vinculo de union entre las distintas regiones, ya 
que posee en eilas varios taxones vicariantes de las secciones Diacanthium y Tithymalus: asi como 
del subgenero Tirucalli, sefialadas en los siguientes cuadros: 

SUBGENERO EUPHORBIA 

SECCION DIACANTHIUM 



NW AFRICA-ARCH. ATLANT. 


SUDANO-SINDICA 


CAPENSE 


E. beaumierana 


E. abyssinica 


E. bojeri 


E. canadensis 


E. aculeata 


E. conspicua 


E. echinus 


E. cactus 


E. dinteri 


E. handiensis 


E. candelabrum 


E. grandidens 


E. hermentiana 


E. obovatifolia 


E. lemaireana 


E. resinifera 


E. polyacantha 


E. macroglypha 




E. royleada 


E. milli 




E. triacantha 


E. tetragona 




E. triaculeata 


E. virosa 



SUBGENERO ESULA 

SECCION TITHYMALUS 



NW AFRICA-ARCH. ATLANT. 


SUDANO-SINDICA 


CAPENSE 


E. atropurpurea 


E. osyridea 




E. balsamifera 






E. be rt he lot a 






E. bourgeauana 






E. bravoana 






E. lambii 






E. obtusifolia 






E. piscatoria 






E. regis-jubae 






E. stygiana 






E. tuckeyana 







97 



SUBGENERO T/RUCALLI 



NW AFRICA-ARCH. ATLANT. 


SUDANO-SINDICA 


CAPENSE 


E. Qphylla 


E. bottae 


E. gummifera 




E. larica 


E. phymatoclada 




E. mauhtanica 


E. spicata 




E. melanosticta 


E. timcalli 




E. schimperi 





La costa Noroeste de Africa, cercana a las Islas y con condiciones bioclimaticas similares a 
las del piso inframediterraneo, es a su vez la que posee una vegetacion que mantiene las mayores 
similitudes con el tabaibal-cardonal canario. 

1.3. Mecanismos de dispersion 

El genero Euphorbia, se dispersa rompiendo violentamente sus frutos por la sutura de los 
carpelos, de modo que la semilla es expulsada a varios metros de distancia. Este fenomeno ocurre 
principalmente a finales del verano. cuando el fruto esta bien maduro. El mecanismo, denominado 
"autocoria", no se incluye en el grupo de los de larga distancia, por lo que indudablemente no fue 
el utilizado por este grupo de taxones para llegar hasta las Islas Canarias. 

Se ha comprobado asimismo, como los frutos de algunas especies de este genero. como 
Euphorbia balsamifera (tabaiba dulce), constituyen parte de la dieta alimenticia de las palomas 
salvajes, aunque no por ello este taxon deja de utilizar la autocoria como metodo mas comun de 
diseminacion. De momento no hemos podido comprobar si estas aves son capaces de soportar la 
toxicidad del latex de E. canariensis, pues tambien podrian ser vectores de dispersion de las cocas 
de esta especie. 

Al margen de estos mecanismos debemos considerar que las islas, en funcion de la deriva 
continental, se estan alejando actualmente del continente africano a razon de 1 cm/aiio, por lo que 
en el pasado lejano debieron estar bastante mas cerca de el que en el presente. Ademas, los bancos 
existentes entre el Archipielago y Africa se cree que Uegaron a estar emergidos, por lo que 
pudieron servir de puentes para la colonizacion vegetal de estas islas. 

1.4. Caracteres fitoquimicos 

Segun Gonzalez Gonzalez y su equipo de colaboradores [5, 9, 10, 14, 15, 17], de las 
euforbias suculentas canarias han sido aislados una serie de triterpenos que se relacionan en la tabla 
siguiente: 



98 



TAXON 


'' "^ 1 

PRODUCTO FITOQUIMICO 


E. aphylia 


handianol'. lanosieroi. lanosienol 


E. atropurpurea 


handianol, lanosieroi, afildienol" 


E. balsamifera 


germanicoL lanosieroi, handianol 


E. bourgeauana 


handianol, afildienol 


E. bravoana 


handianol. lanosieroi. lanosienol 


E. canariensis 


eufol. euforbol 


E. Imndiensis 


eufol, handianol 


E. obtusifolia 


handianol, obiusifoliol 


E. regis-jubae 


lanosieroi, lanosienol 



2. EUPHORBIA CANAR/ENS/S L. (EL CARDON DE CANARIAS) 

2.1. Descripcion general 

Euphorbia canariensis es una planta crasicaule, cactiforme y afila. Tallo de color verde 
glauco. que varia segiin las estaciones del ano entre un verde-amarillento y un verde mas o menos 
intenso. aunque en las partes inferiores y mas viejas del individuo es de color cenicienio gris. con 
apariencia de estar seco. 

Esta constituido por una serie de ramas columnares. que partiendo directamente del susiraio 
se elevan mas o menos erectas. dispuestas paralelamenie enire si. con aspecio candelabriforme, 
hasia alcanzar 2, 3 y hasta 4 meiros de aliura. Cada rama columnar posee 4. 5 6 6 caras. con 
aristas cubierias por una fila disconiinua de concrescencias circular-elipiicas, donde se insertan un 
par de espinas de origen estipular. Las espinas jovenes son duras y punzanies. mieniras las mas 
viejas son quebradizas y caedizas. por lo que la planta queda desprovista de ellas en el lercio 
inferior. 

Cada ejemplar adulto ocupa una superficie media de 30 m^, aunque algunos individuos pueden 
alcanzar hasta 100 m^. Posee abundantes ramas secundarias. que parten desde distintos puntos de 
la primaria. Las raices son gruesas, suberosas, superficiales y atloran ocasionalmente sobre el 
sustrato. 



'handianol se identifica con CICLOARTENOL. 

-LANOSTADIENOL + LANOSTENOL fomiaii uiia niezcla que se identifica con AFILDIENOL. 



99 



Las inflorescencias (ciatios) se desarrollan sobre las arista de la zona apical de las ramas, por 
encima del area ocupada por las espinas. Crecen a partir de pequenos botoncitos de color verde, 
que se transforman en ciatios de color rojo intenso. A ambos lados de esta primera inflorescencia, 
que normalmente cae sin Uega a fructificar, surgen dos nuevos ciatios (dicasio), que una vez 
fecundados originan frutos de igual color rojo (tricocas), formados por tres compartimentos que 
guardan las semillas. 

Muchos han sido los autores que se han aventurado ha describir esta curiosa planta, por 

ejemplo Viera y Clavijo [39]: 

Cardon ^Euphorbia canariensis, Lin.) Nombre que damos generalmente al Euforbio. arbusto 
indigena y peculiar de nuestras Canarias, celebrado por Linneo y por los mas sabios 
botdnicos. Criase en todas las Islas (menos en Lanzarote) con la mayor abundancia que es 
decible, pues lo producen los terrenos incultos mas pedregosos, los precipicios de los 
barrancos, los andenes y dehesas de las costas del mar y medianias, ocupando a veces cada 
pie la circunferencia de un gran solar, y elevdndose al alto de una casa. Sus t alios son unas 
canas de 4, y mas comunmente de 5 dngulos y lados, largas como de 8 pies, sobre 4 de 
grueso, desnudas, sin otras hojas que unos verdugoncillos callosos a lo largo de las esquinas, 
armado cada uno de 2 puas pequenas. Por una de dichas esquinas brota una nueva cana, que 
es el modo que tiene el cardon de extenderse y ramificarse. Todas las principales canas 

forman al arrancar de su comun raiz una curvatura hacia arriba que las hace semejantes a 
los brazos de una enorme arana de luces. Estas canas son huecas, con algunas ventallas 
membranosas a ciertas distancias. Su corteza es poco firme, y la pelicula que la cubre es 
macilenta en las canas nuevas, de un verde oscuro en las mas rubustas, y de color de ceniza 
en las mas viejas. En la parte superior de los dngulos de cada penca nacen en fila unos 
botoncillos oflores sin pezon, constando cada una de un cdliz purpureo de 10 puntas; 10 6 
mas estambres; y un ovario triangular cuyofruto es una cajilla con 3 semillas redondas. El 

jugo propio del cardon es una leche muy blanca, espesa, acre, corrosiva, nauseabunda, y en 
tanta copia que a la mas ligera incision corre con abundancia. Para recoger esta leche es 
necesario cubrirse bien el rostro, pues aun su vapor y su tufo ocasionan escoriaciones y 
ronchas.^ 

Webb & Berthelot [42] realizan una descripcion completa, en latin, en su libro Histoire 

Naturelle des lies Canaries: 

E. caule 4-6 angulo, glaberrimo, virescente, angulis callorum nigrorum spinas 1-2 breves 
pungentes gerentium serie vallatis, capitulis sub callos protrusis, breviter et crasse stipitatis, 
raro solitariis, ternatis, intermedio sterili, majore, squamis binis coriaceis, ovatis, sessilibus 
sujfultis, breviter scyphoideis, lasciniis internis latis, elongatis, exsertis, squamis latissimis, 
brevissimis, margine rotundatis, obsolete crenatis; florum masculorum brecteis latis flabellatis 
laceris, flore femineo squamulis 3 crassis calyculato; coeds 3-cornibus, cornubus falcatis 
glaberrimis, porphyrino-cinnamomeis; seminibus ovato-orbicularibus, marmoratis, 
papillulosis, epistomio destitutis."^ 



^Jos6 de Viera y Clavuo. 1982. Diccionario de Historia Natural de las Islas Canarias. Pig. 107. 

"^Philip Baker Webb & Sabino Berthelot, 1836-1850. Histoire Naturelle des lies Canaries. III. Botanique. V 
parte, secci6n III. pig. 255. 



100 



En la descripcion de Kunkel & Kunkel [22], se comenta, ademas, la "considerable edad" 

de los cardones: 

Euphorbia canariensis L. Linnaeus, Species Plantarum, p. 450 (1753); Familia Euphorbia- 
ceae. Endemismo canario; en todas las islas may ores del Archipielago. (...). Elemento 
xerofilo del sublitoral y de riscos de la zona drida, hasta los 600 m. sobre el mar. Plania 
cactoide que alcanza tamano y edad considerable; algunos ejemplares pueden cubrir hasta 
de 10 a 12 m^, con tallos columnares de 2 a 3 metros de altura. Tallos carnosos (lenosos 
hacia la base), normalmente 46 5 esquinados, verdes o glauco verdes y fuertemente armados. 
Espinas cortas, siempre en pares e incurxadas hacia arriba. Flores pequenas, solitarias, 
verdoso-rojizas y poco conspicuas. Frutos capsulares, trivalvados, rojos \ densamenie 
dispuestos a lo largo de las costillas de la parte superior de los tallos; sumamente vistosos. 
Semi lias pequenas y dificilisimas de obtener. Epoca de floracion: primavera-verano (ma\o 
hasta Julio). Reproduccion: por semilLas; rara vez enraiza de fragmento de tallo. Variabilidad; 
ocasionalmente se nota ejemplares con tallos de 6 costillas. Del Barranco de Veneguera se 
ha descrito una forma con frutos verdes; forma viridis Kunkel. Esta especie tiene gran valor 
floricultor y no fait a en ninguna coleccion reconocida de plantas suculentas.- 

Individuos con caracteristicas asimilables a la forma viridis de Kunkel, con iricocas verdes. 

los hemos visto en el Malpais de Giiimar. 

2.2. Caracteres morfologicos y anatomicos 

Euphorbia canariensis es una planta cactiforme. que carece totalmente de hojas. A pesar de 
su afilia. muesira rudimentos foiiares en el apice vegetativo. que en lugar de evolucionar a hojas. 
se airofian y reducen a pequenos tuberculos, que se disponen a lo largo de los angulos del tallo y 
coinciden con las estipulas transformadas en espinas. 

Raiz: Su sistema radicular se extiende ampliamente por los estratos superiores del suelo. para 
captar mejor la humedad depositada por la escasa precipitacion que cae en su area de distribucion: 
en general presenta un diameiro inuy pequefio en la zona proxiina a los pelos radicales. El grado 
de cutinizacion de la epidermis es mayor que en otras especies del genero. pues impregna no solo 
las paredes radicales internas. sino que incluso puede penetrar hasta las celulas subyacenies 
tormando una hipodermis. La corteza esta formada por celulas grandes. de paredes tinas. con 
escaso contenido celular y pequeiios espacios intercelulares: mientras la endodermis se distingue 
como una capa de celulas mas pequenas que el resio y dispuestas ordenadamenie. El sistema 
vascular es de crecimiento exarco. repitiendose con cierta constancia tres polos de protoxilema. que 
alternan con tres polos de prototloema. Los elementos secundarios de la raiz. en cuanto a su 
corteza. poseen celulas de pared fina. que pueden acumular granos de almidon y son atra\esados 
por los laticiteros. 



'G. KUNKJ;i, & M.A. KUNKJ I . 1978. Flora de Gran Canaria. 111. Las planta.^ suculentas. P^g. 84. 



101 



Tallo: El tallo presenta una epidermis caracterizada por una cuticula gruesa, con frecuentes 
estomas como ocurre en todas las especies afilas. Se disponen de manera paralela al eje del tallo, 
lo que constituye una excepcion dentro del genero Euphorbia en Canarias. La corteza posee en las 
capas mas externas un tejido diferenciado, que forma un parenquima en empalizada fabricado a 
partir de la division de celuias epidermicas, mientras las restantes celulas corticales son de pared 
fina y contorno redondeado, con la inclusion a veces de cristales rombicos y drusas. Esta corteza 
se encuentra atravesada por trazas foliares y laticiferos de pared gruesa, que superan en grosor a 
los de otras especies del genero Euphorbia. El sistema vascular adopta la forma del tallo y presenta 
un nudo trilacunar, con tres trazas y tres lagunas foliares; mientras la medula forma grandes 
lagunas, separadas por laminillas de celuias arrugadas dispuestas horizontalmente. 

El crecimiento secundario en el tallo presenta siiber solo a nivel de los escudetes de la 
epidermis, siendo la corteza muy semejante a la primaria, pero con laticiferos de mayor diametro 
y paredes mas gruesas. El sistema vascular secundario, que en la raiz ocupa una extension 
importante respecto al resto de los tejidos, no se diferencia en el tallo; asi, el floema esta 
escasamente desarrollado y se produce su obliteracion a medida que avanza el crecimiento del 
vegetal. En el xilema se aprecian vasos principal mente reticulados y con placa de perforacion 
simple y oblicua, que se distribuyen de forma irregular y presentan un tamano variable. 

En general, se puede decir que las especies con mucho floema obliterado presentan muy poca 
o ninguna fibra supraliberiana, que es la que proporciona un cierto grado de rigidez a la planta, 
apareciendo en el caso de plantas pendulas fibras de tipo gelatinoso. JIMENEZ, Caballero & 
Morales |20| explican la inexistencia de fibras supraliberianas en E. canadensis y la presencia 
de fibras gelatinosas en el xilema secundario, tanto en la raiz como en el tallo, por crecer estas 
plantas en zonas muy batidas por el viento; pues de esta forma logran contrarrestar la fuerza que 
tiende a deformarlas. 

Por otro lado, todas las euforbias de Canarias muestran anillos de crecimiento delimitados por 
fibras de pared algo mas gruesa y diametro mas pequeno que las restantes del genero, excepto E. 
canadensis, ya que en su tallo no se observan estos anillos, quizas debido a su suculencia. 
Carlquist 1 1 1 1 supone que la suculencia y la carencia de hojas impiden que las diferencias 
estacionales, tan escasas en el clima de la franja costera de las Islas, se manifiesten en la anatomia 
del lefio. 

Inflorescencia: Las flores se reiinen en una singular inflorescencia. que por la manera de 
disponerse parece, en si, una sola tlor. A esta particular distribucion, tipica de Euphorbiaceae, se 
le llama "ciatio"; consiste en una flor apical femenina, sin perianto, largamente pedicelada, y 
cabizbaja, pues cae de forma pendula por un lado de la inflorescencia; la rodean cinco grupos de 



102 



tle^res masculinas, tambien pediceladas y sin perianto, que aparecen dispuesias en cincinos; las 
tlores masculinas quedan reducidas a un solo estambre. separado del pedicelo per una constriccion. 
La intlorescencia, en su conjunto, queda encerrada per 5 hipsofilos, que corresponden a las 5 
brac^eas madres de las inflorescencias masculinas. las cuales toman aspecto de perianto. Entre cada 
dos de estas bracteas se inserta una glandula eliptica o semilunar, con caracier de nectario. A su 
vez, los ciatios se disponen en dicasios, soliendo ser polinizados por los insectos como si realmente 
se trataran de flores hermafroditas. 

Polen: En cuanto al grano de polen, Perez de Paz & Roca Salinas |331 hicieron varios 
tipos de preparaciones, obteniendo como resultado que los granos de polen son isopolares, de 
simetria bilateral y tamano mediano; alcanza a veces las 40 ^m de talla lo cual puede ser retlejo 
de su poliploidia 2n = 60 (Gagnieu et al. in Borgen |7|). 

Latex: Un caracter importante del genero es la presencia de laticiferos. que segun Jimenez 
& Caballero [19] son normalmente no articulados y ramificados: se encuentran distribuidos por 
todo el cuerpo de la planta. a excepcion de la raiz primaria ya proxima al apice. La mayor 
abundancia de estos tubos, que discurren paralelos al eje tallo-raiz. se localiza en la corieza 
profunda de dichos organos. sobre todo en la del tallo secundario. Las ramificaciones estan 
asociadas principalmente al floema, y en el caso de Euphorbia canadensis son mas abundantes en 
las zonas proximas al sistema vascular de la medula. donde se acompanan de las trazas 
procambiales. 

El diametro de estos canales portadores de latex es variable, alcanzando en las zonas del tallo 
con estructura primaria los valores mas reducidos y de pared mas fina. hasta llegar al valor minimo 
en el apice vegetativo del brote. En el genero Euphorbia el grosor de la pared celular de estos 
laticiferos. en los organos con estructura primaria. es normalmente delgado, con la linica excepcion 
de Euphorbia canariensis, cuya pared es considerablemente mas gruesa que las celulas 
parenquimatosas circundantes. Jimenez & Caballero (19| consideran que existe cierta relacion 
entre el grosor de la pared celular de los laticiferos y el porte del vegetal: asi. los laticiferos 
mayores y de pared mas gruesa se observan en las especies de tipo cactoide. 

Es interesante anotar la presencia de granos de almidon en el latex, con una forma 
caracteristica para cada una de las diferentes especies del genero, lo que constituye un importante 
caracter taxonomico, evolutivo y ecologico. En E. canariensis, segiin Jimenez & Caballero | 19], 
se presenta en principio con un aspecto ligeramente osteoide, para modificarse hasta originar un 
grano con aspecto de disco lobulado. por lo que se ha clasificado como de tipo "discoide", 
siguiendo la terminologia de Mahlberg |27|. Estos mismos autores observaron cierta relacion 
entre el grado de complejidad de los granos de almidon y el grosor y diametro medio de los 



103 



laticiferos, que como ya se comento anteriormente esta relacionado con el porte de la planta. De 
esta forma, laticiferos de pared fina y diametro pequefio presentan granos de almidon simples, 
mientras laticiferos de pared y diametro mayor muestran granos de almidon complejos. 

Por otro lado, el latex parece cumplir una funcion reguladora en el contenido hidrico de la 
planta, absorbiendo facilmente el agua de los tejidos adyacentes (Esau [13]). Esta funcion y la 
complejidad del grano de almidon es conectada por Jimenez & Caballero [19] con el porte de 
la planta. De esta manera, los granos mas simples corresponden a plantas de menor suculencia que 
viven en lugares menos xericos; descomponen el almidon en moleculas mas sencillas de glucosa 
o maltosa, que son solubles en agua, y regulan asi el exceso de humedad. Mientras que en los 
granos mas complejos la maltosa y la glucosa forma parte del almidon, dejando el agua disponible 
para la planta. 

2.3. Soporte de otras especies del reino vegetal 

Las ramas columnares y espinosas de Euphorbia canariensis actuan, con frecuencia, como 
soporte de diversas especies trepadoras caracteristicas del cardonal y de refugio a otras plantas tanto 
de esta como de otras formaciones vegetales cercanas; logran asi desarrollarse en su interior de 
modo exuberante, libres de la voracidad del ganado caprino. 

Asimismo, los brazos del cardon son utilizados como soporte o sustrato de otras especies del 
reino vegetal, sobre todo de liquenes. Este epifitismo resulta inofensivo para el hospedador, aunque 
indirectamente puede causarle algun dano, ya que contribuye a cambiar, con las sustancias 
eliminadas por sus procesos metabolicos, la composicion quimica de la superficie ocupada, favore- 
ciendo el desarrollo de sus predadores naturales (virus, bacterias, hongos e insectos fitofagos). 

Los factores que inciden de manera mas directa sobre los liquenes epifitos son: la humedad 
atmosferica y la luz, ya que poseen entre 4 y 10 veces menor cantidad de clorofila de lo normal. 
Asi los cardones liquenizados se hallan instalados preferentemente en los espolones y crestas 
expuestas al alisio hiimedo y nivel inferior del mar de nubes. Debemos afiadir tambien, como 
agente ecologico significativo, las caracteristicas de la superficie del sustrato que se va a epifitar: 
la edad, grado de rugosidad y porosidad, grado de desprendimiento, inclinacion, pH, etc. 

La secuencia evolutiva normal de un poblamiento liquenico, sobre cualquier sustrato, empieza 
por la instalacion de liquenes pioneros de tipo crustaceo, seguido de los foliaceos mas pequenos y, 
finalmente, los fruticulosos y los grandes foliaceos. 

2.4. Descomposicion y colonizacion paulatina por una rica fauna entomologica 

Tras su muerte, los restos de Euphorbia canariensis son utilizados por una serie de 



104 



organismos saprofitos, xilofagos y predadores (bacierias, hongos, insectos, etc.) como fuenie de 
nutrientes. En base al estudio realizado por Menier (28] sobre la entomofauna de los cardones, 
esias plantas pueden pasar por cuairo estadios, segun su grado de deterioro: 

En los cardones sanos los insectos son incapaces de colonizar el interior del tallo y la raiz, 
ya que esios se encueniran repletos de latex, con un probable efecio toxico sobre cualquier animal. 
No obstante, hay que tener en cuenta la presencia de "cochinillas" sobre la corteza del cardon, 
como Diaspis barrancorum (de la cual exisie una especie vicariante, D. diacanthi, en Marruecos) 
y Phanacoccus menieri, frecuentemente paras itada por larvas de Scymnus maculosos (coleoptero) 
y Cyranosa sp. (himenoptero). Tambien es desiacable el conjunto de insectos que visitan la flor. 
entre los que senalaremos Paradrymus sp. (himenoptero), Aphtona moralesL Longitarsus aeneus, 
L. kleineiperda (coieopteros). 

Cuando el vegetal, o parte de el, Uega a perder vitalidad se produce un cambio en las 
condiciones de equilibrio. que provoca la aparicion de un habitat, a veces especifico, para la 
sucesion de diversos poblamientos animales, sobre todo de insectos. El cardon se vuelve gris y su 
corteza se agrieta; aparecen zonas necrosadas, en cuyo interior se forma una papilla negruzca y 
aumenta el contenido en agua (80-90 %). La desaparicion gradual del latex permite una progresiva 
colonizacion; asi, mientras la raiz permanece inalterada. la parte aerea de la planta comienza a ser 
atacada por las larvas saproxilofagas de Solva cabrerae (diptero). las cuales son depredadas por las 
de Humerus sp. (diptero). Al fmal de este estadio comienzan a aparecer larvas de Pachygaster sp. 
(diptero) en las raices del vegetal. 

La perdida total del latex marca un nuevo estadio. En las raices se producen cambios 
profundos que se iraducen en la muerte de las mismas, al mismo tiempo que bacterias y hongos 
descomponen lentamente la parte lignificada. En todo este contexto se ha detectado la fructificacion 
de un hongo. Pleurotus sp.. y la presencia de varios insectos: Macrocera sp. (diptero), Hololepta 
perraudieri, Eutriptus putricola. Oryctes sp.. Odontomesites fusiformis (coieopteros). En la parte 
aerea del vegetal la zona necrosada aumenta constantemente, los tejidos pierden turgencia y el 
contenido en agua disminuye (40-70 %). Como consecuencia de todo este proceso se alcanza la 
mayor diversidad entomologica, caracterizada por la aparicion en masa de xilofagos, predadores 
y parasitos, que se relacionan a continuacion: 

COLEOPTEROS 



Aglycyderes setifer (?) 
Aphanarthrum bicinctum (xitofago) 
Aphanarthrum canariense (xilofago) 
Aphanarthrum pigmeum (xilofago) 



Atheta canariensis (saprofago) 
Carpophilus tersus (saprofago) 
Cisurgus pusiUus (xilofago) 
Coleobothrus luridus (xilofago) 



105 



Diphyllus subellipticus (saprofago ?) 
Diphyllus typhaeoides (saprofago ?) 
Europs dupLicatus (saprofago) 
Europs impressicollis (saprofago) 
Eutriptus putricola (predador) 
Hololepta perraudieri (predador) 
Holoxantha concolor (predador) 
Laemophloeus clavicollis (predador) 
Lepromoris gibba (xilofago) 
Liparthrum sp. (xilofago) 
Odontomesites fusiformis (xilofago) 
Palorus euphorbiae (?) 
Pelleas crotchi (predador ?) 
Teretrius cylindrus (predador) 
Thanasimus paivae (predador) 
Triotemnus subretusus (xilofago) 
Xantholinus marginalis (predador) 

LEPIDOPTEROS 

Ephestia kuehniella (xilofago) 
Opogona sp. (xilofago) 



DIPTEROS 

Atherigona sp. (saprofago ?) 
Pachygaster sp. (predador) 

HEMIPTEROS 

Lyctocoris uyttenboogarti (predador) 
Lyctocoris menieri (predador) 
Xylocoris canariensis (predador) 

HIMENOPTEROS 

Theocolax formiciformis (parasite) 
DERMAPTEROS 

Anisolabis annulipes (predador) 



En una cuarta y ultima fase el tallo queda completamente seco, siendo el contenido en agua 
minimo (10-15 %); aparecen especies adaptadas a estas particulares condiciones del medio, las 
cuales se recogen en la siguiente relacion: 



COLEOPTEROS 

Aglycyderes setifer (saprofago ?) 
Eutriptus putricola (predador) 
Hololepta perraudieri (predador) 
Lasioderma latitans (xilofago) 
Lepromoris gibba (xilofago) 
Pelleas crotchi (predador ?) 
Teretrius cylindrus (predador) 
Thanasimus paivae (predador) 
Xyletinus desectus (xilofago) 
Xyletinus flavicollis (xilofago) 



DIPTEROS 

Solva cabrerae (saproxilofago) 



Simultaneamente a todo este proceso, los restos del vegetal se convierten en un refugio para 
ciertos coleopteros del suelo y para otros organismos; mientras que la zona radicular no sufre 
grandes cambios con respecto a la fase anterior y se mantiene el mismo cortejo faunistico. 



106 



3. REFLEXION FINAL: ESTADO DE CONSERVACION 
DE LOS CARDONALES CANARIOS 

A pesar de su amplia distribucion por los territories de los pisos bioclimaticos infra y 
termomediterraneo la iransformacion de extensas superficies de los mismos con distintos fines 
(agricolas, industrials y urbanisticos) estan mermando de forma aiarmante las pobiaciones de esie 
endemismo canario, simbolo vegetal de la isia de Gran Canaria y especie proiegida. De continuar 
la aiarmante destruccion de los paisajes naturales a los que estamos asistiendo con cierta 
impotencia. el fuiuro de los cardonales canarios quedara relegado a los malpaises, acantilados 
abruptos y cresterias casi inalcanzables de los barrancos de diversos espacios naturales. Cientos de 
miles de cardones caeran arrasados por la accion desoladora de las palas mecanicas y sus espacios 
seran sustituidos por distintas instalaciones adornadas con plantas aloctonas (exoticas) de dificil 
grado de supervivencia. 

Esta reflexion final pretende ser una llamada de atencion al grave deterioro que esta sufriendo 
el territorio canario y al peligro que supone esta transformacion paisajistica para la super\'ivencia 
de nuestro patrimonio endemico en peligro de extincion. 

4. REFERENCIAS BIBLIOGRAHCAS 



1.- Alvarez Marante. R.. 1975. Algunos aspectos del fendmeno de la sucesion ecologicc, en 
restos de Euphorbia canariensis L. (Faunula de coleopteros). Tesina presentada para optar 
al grado de Licenciado en Ciencia Biologicas. ined. Agregaduria de Fitopatologia 
(Departamento de Fisiologia Vegetal), Facultad de Ciencias (Seccion de Biologicas). 
Universidad de La Laguna. 121 pp. 

2.- Arco Aguilar, M.J. del. 1986. Colonizacion vegetal de las Islas Canarias. Origen y 
Evolucion de la Vida, Ser. Informes 21: 105-124. Editado por P. L. Perez de Paz y F. Valdes 
Gonzalez. Secretariado de Publicaciones, Universidad de La Laguna. 

3.- Arco Aguilar, M.J. del, 1989. El origen de la flora Canaria. Quercus, 41: 14-21. 

4.- Barquin Diez, E. & W. Wildpret de la Torre. 1975. Diseminacion de Plantas Canarias. 
Datos Iniciales. Vieraea, 5 (1-2): 38-60. Santa Cruz de Tenerife. 

5.- Barrera Pinero. R., 1957. Aportaciones a la estructura del triterpeno AFILDIENOL y de los 
ACIDOS HANDIANOLICOS. Estudio de los triterpenos contenidos en las Euphorbias 
"atropurpurea", "echinus" y "Hernandez-Pacheci". Secretariado de Publicaciones, 
Universidad de La Laguna. 133 pp. 

6.- Boissier. E.. 1862. Euphorbieae. In: A. P. De Candolle. Prodromus Sxstematis Naturalis 
Regni Vegetabilis, 15 (2): 3-188. Massons. Paris. 

7.- BORGEN, L., 1977. Check-list of chromosome. Numbers counted in macaronesian vascular 
plants. Oslo. 40 pp. 

8.- Bramwell. D., 1986. Contribucion a la biogeografia de las Islas Canarias. Bot. Macar., 14 
(1985): 3-34. Jardin Botanico Canario "Viera y Clavijo" del Excmo. Cabildo Insular de Gran 
Canaria. 



407 



9.- Breton Funes, C, 1957. Determinacion de la estructura de dos nuevos triterpenos. 

Secretariado de Publicaciones, Universidad de La Laguna. 62 pp. 
10.- Calero de Vera, A., 1956. Aportaciones al estudio de las sapogeninas triterpenicas 

contenidas en el latex de la "Euphorbia canariensis" L. v la "Euphorbia handiensis" 

Burchard. Secretariado de Publicaciones, Universidad de La Laguna. 94 pp. 
11.- t.\RLQUiST, S., 1970. Wood anatomy of Hawaiian, Macaronesian, and the other species of 

Euphorbia. Bot. J. Linn. Soc. London 63 (1): 181-193. 
12.- Carter, S., 1987. In: R.M. Polhill (eds.), Euphorbiaceae, Fl. Trop. E. Afr. 2: 409-413. 
13.- Esau, K., 1972. Anatomia Vegetal. Ediciones Omega, Barcelona. 
14.- Gonzalez Gonzalez, A., 1950. Primeros resultados sobre el estudio quimico de la flora 

canaria. Discurso de apertura del afio academico 1949-1950. Secretariado de Publicaciones, 

Universidad de La Laguna. 37 pp. 
15.- Gonzalez Gonzalez, A., 1976. Natural products isolated from plants of the Canary Islands. 

In: G. Kunkel (ed.), Biogeography and Ecology in the Canary Islands: 297-326. Dr. W. 

Junk b.v. Publishers The Hague. 
16.- Hansen, A. & P. Sunding, 1993. Flora of Macaronesia. Checklist of Vascular Plant. 4^ 

edicion revisada y corregida. Sommerfeltia, 17: 1-295. Botanical Garden and Museum, 

University of Oslo. 
17.- Hernandez Toste, A., 1956. Estudio de varios triterpenos aislados de distintas especies de 

euforbias canarias. Secretariado de Publicaciones, Universidad de La Laguna. 102 pp. 
18.- HURUSAWA, L. 1954. Eine nochmalige Derchsicht des Herkommlichen Systems der 

Euphorbiaceem in weiterem sinne. J. Fac. Sci. Univ. Tokyo, seet. i, 6 (6): 209-342. 
19.- Jimenez, M.S. & A. Caballero, 1978. Laticiferos y morfologia de los granos de almidon 

presentes en el latex de euforbias Canarias. Vieraea 8 (1-2): 1 13-124. Santa Cruz de Tenerife. 
20.- Jimenez, M.S., A. Caballero & D. Morales, 1979. Contribucion al estudio anatomico de 

las Euphorbias Canarias. Parte vegetativa. Vieraea, 8 (1978) (1-2): 31-48. Santa Cruz de 

Tenerife. 
21.- Jorge Blanco, M.S., 1984. Estudio comparativo de los granos de almidon de dos especies 

canarias del genero Euphorbia. Bot. Macar., 12-13: 71-86. 
22.- Kunkel. G. & M.A. Kunkel, 1978. Flora de Gran Canaria. III. Las plantas suculentas. 

Ediciones del Excmo. Cabildo Insular de Gran Canaria, Las Palmas de Gran Canaria. 121 

pp. 
23.- Lebrum, J., 1947. La vegetation de la plaine alluviale au sud du Lac Edouard. In: 

Exploration du Pare National Albert. Inst, des Pares Nationaux du Congo Beige, Bruxelles. 

801 pp. 
24.- Llfpnitz. D., 1971. Zur physiognomic des Kanarischen Sukkulentenbusches. Mz. Naturweis. 

Arch., 10: 133-148. 
25.- Ma Jdmshuang, J.S. & C.Y. Wu Zhengyl 1992. A synopsis of Chinese Euphorbia L. s.l. 

(Euphorbiaceae) . Collectanea Botanica 21: 97-120, 1992. Current Research in the taxonomy 

of genus Euphorbia L. s.l. (Euphorbieceae). Edited by Rob C.H.M. Oudejans & Julia 

Molero. 
26.- Mabberley, D.J., 1990. The plant-book. A portable dictionary of the higher plants. 

Cambridge University Press. 707 pp. 
27.- Mahlberg, P.G., 1975. Evolution of the laticifer in Euphorbia as interpreted from starch 

grain morphology. Amer. J. Bot. 62 (6): 577-583. 
28.- Menier, J., 1974. Les entomocenoses des Euphorbiacees cactiformes et dendroides des lies 

Canaries, du Maroc et de I'est-africain. These presentee pour Tobtention du Diplome de 

Docteur de 3eme Cycle a L'Universite de Paris VI (ined.). 61 pp. 
29.- Oudejans, R.C.H.M., 1990. World catalogue of species nances published in the Euphorbia- 
ceae with their geographical distributions. Utrecht (Author). VIII -I- 444 pp. 



108 



30.- OZENDA, P., 1958. Flore du Sahara Septentrional et Central. Centre National de la Recherche 

Scientifique. 486 pp. 
31.- Pax, F., 1891. In: Engler A. & K. Prantl (eds.). Euphorbiaceae. Nat. Pflanzenfam. 3 (5): 

103-111. 
32.- Pax, F. & K. Hoffmann, 1931. In: Engler A. & K. Prantl (eds). Euphorbiaceae. Nat. 

Pflanzenfam. ed. 2, 19C: 208-221. 
33.- Perez de Paz, J. & A. Roca Salinas, 1977. Palinologia del Genero Euphorbia L. en la 

Macaronesia. 1 . Botdnica Macaronesica, 4: 77-83. Jardin Botanico Canario " Viera y Clavijo" 

del Excmo. Cabildo Insular de Gran Canaria. 
34.- Prokhanov, Y.I.. 1949. Euphorbia L. In: B.K. Shishkin & E. G. BOBROV (eds.). Flora of 

the U.S.S.R. 14: 233-378. Izdatelsvo Akademii Nank SSSR Moska & Leningrad. Translated 

into English 1974, Israel Program for Scientific translations. Jerusalem. 
35.- QUEZEL, P., 1965. La Vegetation du Saliara. Du Tchad a la Mauritanie. Gustav Fischger 

Verlag, Stuttgart. Masson el Cie Editeurs, Paris. 333 pp. 
36.- QuEZEL, P., 1979. Analysis ot the Flora of Mediterranean and Saharan Africa. Ann. Missouri 

Bot. Card. 65 (1978): 479-534. 
37.- Riv.AS-GoDAY, S. & F. Esteve Chueca. 1965. Ensayo fitosociologico de la Crassi- 

Euphorbieta macaronesica y estudio de los tabaibales y cardonales de Gran Canaria. Anales 

Inst. Bot. Cavanilles. 22 (1964): 220-339. Consejo Superior de Investigaciones CieniiTicas. 
38.- RuBEL. E. & W. LUDI. 1936. Marokko und Westalgerien. Ergebnisse der Internaiionalen 

Pflanzengeographischen Exkursion durch: Veroffentlichungen des Geobotanischen Institutes 

Rubel in Zurich. 1939. Edit. Verlag Hans Huber. Bern. 258 pp. 
39.- ViERA Y Clavijo, J.. 1982. Diccionario de Historia Natural de las Islas Canarias. Indice 

alfebetico descriptivo de sus tres reinos: animal, vegetal v mineral. Excma. Mancomunidad 

de Cabildos de Las Palmas, Plan Cultural, Madrid. 467 pp. 
40.- ViNDT, J.. 1953. Monographie des Euphorbiacees du Maroc. Premiere Partie. Travaux de 

L'Institut Scientifique Cherifien, N'' 6. Publics par la Societe des Sciences Naturelles et 

Physiques du Maroc avec une subvention de la Direction de T instruction publique. Editions 

Internationales, Tanger. 220 pp. 
41.- VoGGENREiTER. V., \912. Euphorbia canariensis L. aufJtntnfe. Fine pflanzengeographische 

Kartierung. Cuad. Bot. Canar., 14/15: 31-35. 
42.- Webb. P.B. & S. Berthelot. 1836-1850. Histoire Naturelle des lies Canaries. III. 

Botanique. Paris. 



109 




Fig. 3. Portentoso ejemplar de cardon en el cauce del Barranco del Rey (Adeje), con un almacigo 

(Pistacia atlantica) en su interior. 




Fig. 4. Tricocas de Euphorbia canariensis poco antes de su dehiscencia. Por lo general son de color 
rojo (aunque excepcionalmente pueden madurar de color verde) y se disponen en parejas. 



110 



SECCION 

HISTORIA Y FILOSOFIA DE LA CIENCIA 



I 



Rev .Acad. Canar .Cienc . , VII (Nums. 2,3 y 4), 113-133 (1995) 



EL DESCUBRIMIENTO DEL EFECTO ZEEMAN EN EL SOL Y EN EL 

LABORATORIO ' 



Jose Carlos del Toro Iniesta 

Instituto de Astrofisica de Canarias 

E-3S200, La Laguna, Tenerife 

■"Further inquiry must also de- 
cide as to how far the strong 
magnetic forces existing ac- 
cording to some at the sur- 
face of the Sun may change its 
spectrum." 
P. Zeeman. 1897'^ 

Abstract 

The origin of the discoveries, both on the Sun and in the laboratory, of the action of a magnetic field 
on spectral lines - the so-called Zeeman effect- is studied. The paper embraces the period from 1866, 
first date of which the author is aware of observed evidences about the widening of spectral lines in 
sunspots (as compared to those formed in the photosphere), until 1908. year in which the magnetic 
field in sunspots is definitely discovered. The interval between 1896-97 and 1908 is mainly dealt with 
from an astrophysical standpoint, although it is plenty of important contributions from laboratory 
experiments. The reason is two-fold: on the one hand, the significant role played by the Zeeman effect 
on the development of Quantum Mechanincs has suggested major historical studies that have already 
appeared in the literature and that are mainly concerned with laboratory -but not with astrophysical- 
spectroscopy: on the other hand, the understanding of the sizeable delay between the Zeeman's and 
Hale's discoveries (12 years) seems to be of concern after accounting for the fact that the findings by 
the first author were soon brought to the notice of the astrophysical community. 

Res u men 

En el presente trabajo se estudian los origenes de los descubrimientos en el Sol y en el laboratorio del 
efecto que un campo magnetico ejerce en la formacion de las lineas espectrales, lo que se conoce como 
efecto Zeeman. El articulo abarca el periodo comprendido entre 1866. primera fecha de la que se tiene 
constancia de la observacion de ensanchamiento de las b'neas en las manchas solares por comparacion 
al resto de la fotosfera. hasta 1908. ano en que definitivamente se descubre el campo magnetico en 
las manchas solares. La etapa comprendida entre 1896-97 y 1908. si bien esta jalonada por innumcr- 
ables aportaciones exi)erimentales de laboratorio por parte de diferentes autores. se contempla aqui 



'Conferencia impart ida por el aulor el 19 de enero de 1995 en la Facultad de Ciencia.s Fisicas y .Matematicas 
de la Universidad de La Lacuna, denlro del cicio Historia y frontera en Mateiudticas y Fisica (La amplitud del 
conocimiento). 

-Del arli'culo original de Zeeman [hh]. ("it as textuales como esta aparecen en el resto del articulo. pero 
iradiicidas al espanol por el autor. siempre eu tipos de inenor taniano y con el texto entrecoinillado. .\lla donde 
se ha considerado necesario, se liaii iiitrotlucido aclaraciones pJitre corchetes. 



113 



fuiulaiiientalniente desde el piinlo de vista de la Astrofisica por dos motives principales: la impor- 
tancia (lue el efecto Zeemaii tuvo en el desarrollo de la Mecanica Cuantica ha sugerido importantes 
estudios historicos que haii aparecido ya en la bibliografia y que tienen que ver con espectroscopia de 
laboratorio -pero no, con espectroscopia astrofisica-; por otro lado, parece importante comprender el 
considerable retraso existente entre el descubrimiento de Zeeman y el de Hale (12 anos), teniendo en 
cuenta que el hallazgo del primero era suficientemente conocido por la comunidad astrofisica. 

1. Introduccion 

El eiisanchamieiito y/o desdoblainiento en component es, con est ado de polari- 
zacion bien definido, de lineas espectrales en presencia de campos magneticos 
intensos, es lo que hoy conoceinos como efecto Zeeman. Su descubrimiento 
en 1896 supuso, sin duda, un acontecimiento de singular trascendencia en 
el desarrollo de la Mecanica Cuantica y, por tanto, de toda la fisica moder- 
na. Este es un lieclio liar to conocido. Valga como muestra de lo cual la 
practica omnipresencia en cualquier libro de texto actual de Fisica Cuantica 
de algun apartado dedicado a este fenomeno fisico. Exist en excelentes estudios 
historicos (vease, por ejemplo, E. Whittaker [50] o el trabajo mas detallado 
de M. Jammer [23]) en los que se refieja claramente como el efecto Zeeman 
fue una de las piedras de toque experimentales que precisaban una explicacion 
teorica hasta tan tarde como jSO ahos despues de su descubrimiento!. Para 
ilustrar la situacion. baste aqui comentar que los hechos experimentales rela- 
tivos al efecto Zeeman fueron esgrimidos en 1926 por R. de L. Kronig [28], 
basandose en una sugerencia previa de W. Pauli [40], como argumento en 
contra de la hipotesis del spin del electron, formulada por G.E. Uhlenbeck y 
S. Goudsmit [49] en 1925. Podemos afirmar, entonces, que el efecto Zeeman 
planteo un reto de excepcional importancia para la fisica teorica, hasta la 
propia formulacion mecano cuantica de una teoria consistente del electron, 
en sus dos vertientes. la no relativista de Pauli [41, 1927] y la relativista de 
P. A.M. Dirac [9. 1928]. Solamente tras esta teoria llego a poderse justificar 
la regla semiempirica del desdol)lamieiito obtenida previainente por A. Laiide 
[29. 30] (cf. Jammer [23. p. 126-130]) y. por tanto. la naturaleza fisica del 
fenomeno. 

Lo que no es tan conocido en general es la influencia del efecto Zeemaii en la 
Astrofisica y, mas en particular, en la Fisica Solar, como herramienta funda- 
mental para la determinacioii de campos magneticos. Desde el descubrimiento 
en 1908 por G.E. Hale [17] de la existencia de intensos campos magneticos 
en las manchas solares hasta nuestros dias. el analisis espectroscopico o es- 
pectropolarimetrico (espectroscopia mas analisis de polarizacion) de liiieas 
ensanchadas por la accioii de campos magneticos es habitual para la inferen- 
cia de estos en diversas estructuras solares, asi como en otras estrellas. Lo que 



114 



aiiii cs iiicnos coiiocido. iiiclu.so en el sciio del aiiibito iistrofisico, es el lieclio 
(Ic (jiic sc ticiic iioticia dc la ()i)s{'i\'a(i(')ii del fciioineno en el Sol desde 1866, 
j3() alios antes dc sn (l('s(nl)iiiiii('iit() en el laboratorio!. La cita que aparece 
icprodiK ida textualniente en el coiiiienzo del presente articulo resulta, pues, 
cuando nuuios paradojica en dos seiitidos. Por una x)<irte, P. Zeeman sugiere^ 
sin al parecer tciicr constancia dc las observaciones solares previas, el posible 
uso del f('ii(')iiieii() (juc acababa dc dcscubrir para encontrar c-anii)os magneticos 
en el Sol. Por otia parte, cntre (d descul)riniiento de Zeeman y el de Hale me- 
dian 12 anos, tieiiipo mas cpie sufiriente para que la citada sugerencia hubiera 
suscitado interes con anterioridad en la comunidad astrofisica, sobre todo, 
liabida cueiita dc (pic cl i)ropi() Hale era editor de The Astrophysical Journal 
■^ revista cii la cual cl articulo ori<^iiial dc Zeeman habia sido reproducido 
integramcntc. 

El presente articulo i^retcndc encontrar soluciones a las dos paradojas 
liistoricas mcncionadas investigando los origenes de los descubrimientos en el 
laboratorio y en el Sol del efccto Zeeman. Ademas. en el articulo se discuten 
aspectos circunstanciales como el lieclio de que descubrimientos de singular 
relevancia, como los estudiados aqui, no solo vienen marcados por la especial 
valia intelectual de sus autores. sino que tambien se encuentran acompanados 
de elementos que i)ueden considerarse fortuitos e. incluso. de errores previos 
dc los propios autores. 

2. Antecedentes de un descubrimiento 

En 1845. M. Faraday [10] desculue la rotacion del piano de polarizacion de la 
luz al atravesar un medio diamagnetico traiisparente. Este lieclio fue. .sin duda, 
cl disparador dc su intuicion acerca de la relacion entre la luz y los fenomenos 
magneticos y lo (|U(^ Ic Uevd a dedicar sus liltimos esfuerzos iiivestigadores, 
en 1862. a la biiscpicda dc i)()sibles efectos que un campo magnetico pudiera 
ejcrcin- sobre el cspcntro. utilizaiido sales de distiiitos elementos como sodio, 
litio. cstroncio o bario [24]. Su sagacidad no se vio. sin eml)argo. compensada 
(como en taiitas otras ocasiones) y obtuvo repetidamente resultados negativos. 
Desafortunadamente. fallecio ( inco anos mas tarde sin coiiocer lo acertado de 
su intuicion. 

Un ano dcspucs dc (pie Faraday rcalizara su descubrimiento en la R(\val In- 
stitution de Londres, un joven estudiante. reciente y brillantemente graduado 
en la Universidad de Caml)ridge. W. Thomson (Lord Kelvin) [48]. propone 
una analogia mecanica a los f(»ii(Smeiios electromagntHicos. En ella se sugiere 

■'El .subli'lulo de osta revista, fuiulaila por Ci.E. Hale en 1895. An International Review of Spectroscopy and 
Afitronointcal Fliysics es una excelente imiostra de como la espectroscopia de laboratorio y la cistronoinica eran 
uii coiitimio refereiite reciproco tliiraiite la practica totalidad del siglo Xl.\. 



115 



la vibracion/rotacion (Id "'medio luininifcio'" (sic), esto es, en Icnguaje de hoy 
en dia, de los coniponcntes ini( rose •6i)i(()s de la materia emisora de radiacion 
electromagnetica'^. Esta analogia mecanica c|ue, como es bien sabido (cf., 
e.g., Whittaker [50], p. 242-243). resulto inspiradora de la posterior teoria 
electromagnetica de J.C. Max\v(41. sui)uso la "espoleta'' intuitiva, como com- 
probaremos mas tarde, i)ara cjue Zeeman. al igual ciue uno de siis precursores. 
P.G. Tait. comcnzara los tral)ajos (>xi)erimentales dirigidos a la busc|ueda de 
la influencia de un cam})() magnetico en el espectro de la luz emitida por una 
substancia. 

En 1860 i)ue(le cifrars(^ la culminacion de los estuerzos de no pocos (e ilus- 
tres) fisicos cpiienes. desde los albores (1(4 siglo XIX liabian ido progresando en 
la com})rensi(')ii (■nantitati\a (1(4 esix'ctro luminoso de diversas sul)stan(ias y. 
en j)articular. de las lineas (jue (''ste presentaba en emisi(')n o a])sor(i(Ui. Esto 
es asi porque ese ano ai)ar(H(>n pul)lica(l()s sendos, e indf^i)endientes. traba- 
jos del fisico prusiano G. Kirchott" [2j] y del escoces B. Stewart [4-j] estal)le- 
(iendo la e(|ui\'alen( ia entre la capacidad absorl)ente y (^misora de radiacitai 
de cualquier substanc ia (lioy sabemos (|ue el medio debe encontrars(> v.v ( qin- 
lihrio tcrniodindniico para (pie se \'erifi(|ue tal (>(piivalen(4a; esto (\s. debe ser 
un cucrpo iicyro). Estos trabajos resultan de singular im})()rtan( ia por dos 
m()ti\'()s: primero. p()r(|ue condujeron a la (•(jmi)rensi(')n (l('finiti\a de la e(|ui\'- 
alencia entre las lin(^as emitidas y aljsorbidas por una determinada sul)stan(4a 
(hoy diriamos clcnic.n.to qurm/i.co) y (pie la cara( terizan a (41a \' no a otra . 
Segundo. i)or(|ue sugirieron al proi)io Kirchoff" y a su compahero de Heid(4- 
berg. R. Bunseii [20]. (pie las lineas de Fraunhofer ([14]. 1817). observadas en 
abs()r(4(')n en el espectro solar. i)odrian servir como identihcacicui de la pres- 
eiK ia de diversas sul)stan( ias en las capas externas 4(4 Sol. Tal sugereiu ia fue 
utilizada i)or Kirdioft' durante los anos siguientes en sus investiga( ioiies del 
espectro solar, trahajo cuyo principal fruto fue la ideiitiiicaci(')n de no i)()cos 
elementos (piimicos constituyentes de la atuKhsfera d(4 Sol'. Parece no caber 
duda, pues. (pie los trabajos de Kirdioft' piieden considerarse como el liito cpie 
marca el iia( imiento de la Astrofisica moderna: con ('4 se fundamenta el liedio 
de (pie las mismas leves de la Espectroscoi)ia q\w oi)eran en el laboratorio son 
aplicables a los objetos celestf^s. 



''El electron no fue descubiert.o lia.sta 1(S97 per JJ. Tlioiii.son [47]. 

El lector interesado en detalles, puede enconlrar excelentes discu.sione.s acerca tanto de los antecedentes, 
coMio de la.s repercusione.s iniiie(liat.a.s en la coiiiunidad cientifica, en lo.s libros de Hearn.shaw ([22], p. 40-50) y 
Whittaker ([50], p. 367-372). 



116 



\ 



J.l. Ohservaciones solarcs 

C'liHrio alios mas raidc dc lo.s iurciito.s tallidos dr Faraclay y. por taiito, seis 
mas tardc del trahajo dc Kirclioti". en 18GG. Sir J.X. Lockyer^ coiimiiica a la 
Royal Society [31] sus obsciA'acioiics del csix'ctro dc una iiiandia solar. En 
diclia (■()iiiuiii(a(i(')ii rcficrc: 

"Todas las baiulas [li'iieas] de absorrioii, . . ., visibles en el esppctro de la fotosfera, . . ., 
eran visibles en el espectro de la inaiiclia; ellas [las li'iieas], adeiiias, se mostraban mas 
aiuiias cuando ciiizabaii el esi)e(trt) de la inaiirlia [en relacirSn a las fotosforicas]."" 

No tuc el lieclio difereiicial. esto cs. (d ensaiiclianiieiito relativo de las lineas, 
lo (|ue llaiiio la atencicHi de Lockyer sino, i)()r el contrario. la coincidencia 
de las lineas en (d (\si)(Htro dc^ la fotosfera y en el de la niancha. En efecto, 
la iiiotivacion (l(d astronoiiio para (uiii)render tales ohservaciones liabia sido 
dilucidar centre las dos teorias luas rcnieiites de la epoca acerca de la natiiraleza 
oscura de las inanclias'. Una de tales teorias lial)ia sido defeudida por el 
iiiisnio y por otros. y los r(\sultad()s le parecian refutar las hipotesis de la 
contraria. Xo es ob jcto dcd presente tral)ajo discutir acerca de aiiibas teorias y, 
iii sicpiicra. de las cone lusioiics de Lock\"er (jue. sin duda. con los conociinientos 
actuales. podriaii s(>r puestas en tela de juicio. sino. i)or el contrario. resaltar 
({lie la biisciiKHla de soluciones de iin pro])leina de mayor eiivergadura -por su, 
e\ideiite. ma\'or iiotori(ula(l observable-, la coiidicion de estructuras oscuras 
de las maiichas. imj)i(lid a su autor percartarse de la importancia potencial 
del eiisaiichamiento de las lineas en la inanclia'^. Xos encontramos. pues, 
ante la primc^ra observacion en la naturaleza de lo que. hoy en dia. sahemos 
puedi^ ser atribuido al efecto de uii intenso campo magnetico en la formacion 
de las lineas espectrales: el desdoblamiento de las lineas. ohservado con un 
es])(Htroscopio (las ohservaciones eraii visuales) de pequeno poder resolutivo, 
se traduce, necesariamente. en un ensanchamiento de las mismas. 

E\ ideiitemente, ohservaci()n(\s posteriores fueron confirmando el ensancha- 
miento y/o apariencia mas difusa (de imevo en ohservaciones visuales) de las 
lineas espectrales foniiaclas en manchas, hasta resultar un fenoineno coniiin- 



'Lorkyor fur uiio elf los fi'.sicos .sulares mas inlliiyentes de finales del siglo XIX y comienzos del XX. Entre 
-siis niuhiples aportaciones a la Astrofisica se cnenta la identificacion de la linea D3 como de un elemento hasta 
• 'iH(jiioes desconocido. ciiyu noinhre acuno: el lielio. Fue fundador de la revista Nature. 

' i.a priiiR'ra i.\c laU's leon'ius -defenditla, segun Lockyer. por Faye- suponia el interior del Sol como una "masa 
de gas nelnilosa" de dehil poder ratliativo y la fotosfera, de mayor poder radiativo, pero a menor temperatura. 
Fn la manclia se podia wr el interior a traves de una "abertura" de la fotosfera; se veia mas oscura debido 
al iiifiior poder radiativo. En la segunda -.sosteniila, segun Lockyer, por De La Rue, Stewart, Loewy y por 
t^l mismo . la o.scuridad d«^ la.s manchas se debia a los efectos "refrigerantes y absorbentes" de una corriente 
(lesccndiriiti- (Ic "la atmosfeia del Sol", la ciial ".se .sal)e mas fria cpie la fotosfera". 

^El mismo Lockyer. dailo tpie las condiciones observacionales no habian sido las optimas a su juicio, reconoce 
no haljor podido comj)robar si el ensanchamiento era real o tan sofo aparente. 



117 



meiite aceptado. En 1883, Young, catcdratico de Astronomia en el College 
de New Jersey, nmestra en su li])ro titulado El Sol ([53], p. 130) lo que, 
hasta donde alcanza el conociniiento del autor del presente articulo, puede 
considerarse la priniera ilustracion grafica jamas publicada del desdoblamiento 
de lineas espectrales en presencia de canipo magnetico. En la figura 82 de 
diclio libro presenta un dibujo de su observacion, de septiembre de 1870, del 
doblete D del sodio en el que claraniente se observa como ambas lineas se 
separan en dos al cruzar una niancha solar. En el articulo del jesuita A. Cortie 
[5], del Observatorio de Stonylmrst (Inglaterra), en 1886, aparece igualmente 
una niencion clara del fenomeno. Entre los tres tipos de lineas en que clasifica 
las observadas en el esi)ectro de las nianclias, el priniero es el forruado por 
aquellas que presentan 

"un cieito as])ecto difuso alrededor de poiciones ensaiichadas de las Imeas osciiras [en 
absorcionl". 



En el inisiiio articulo infornia del desdol)laniiento de las lineas D del sodi 



10 



"en varias ocasiones . . . estas dos lineas no estaban solamente ensanchadas y difusas, sino 
([ue tainbien iiixjertidas en una i)oici6n de su longitud." 

Existe igualmente constancia (cf. Mitchell [36]) de que las observaciones 
fotograficas de 1892 de los catedraticos Young y Reed del Observatorio de 
Princeton, contienen numerosos ejemplos de lineas invertidas^^ . 

A comienzos de la decada de los 90, pues, era ya ampliamente conocido 
el desdoblamiento de gran niimero de lineas en las manchas, pero el interes 
que por ello suscita entre los astronomos no parece mayor que el taxonomico. 
Quiza sea esta la razon por la que las observaciones solares no trascienden a 
la comunidad espectroscopica en general. Los fisicos solares se encontraban 
mas preocupados por entender propiedades de las manchas que, como la tem- 
peratura, parecian mas comprensil)les desde un punto de vista astronomico. 
Como ejemplo podemos citar a Young [52] quien en 1872 propone, en base a la 
observacion de lineas propias de las manchas -no present es en el espectro de 
la fotosfera-, que la temperatura de aquellas es sensiblemente inferior a la de 
esta. La presencia de estas lineas espectrales propias a las manchas suscito. 



'^El doblete D del sodio aparece repetidainente no solo en este articulo sino a lo largo de toda la historia 
de la Espectroscopia. La razon es clara: unicaniente se precisa sal comun para producir este par de intensas 
lineas amarillas; por otra parte, de entre los elementos facilmente disponibles, los alcalinos tienen sus lineas de 
resonancia -las lineeis D lo son- en el visible. La letra D corresponde a la nomenclatura original de Fraunhofer 
[14] y se encuentran a las longitudes de onda de 5895.923 (Di ) y 5889.953 A (D2) -el orden establecido comenzaba 
en la parte roja del espectro-. Todas las longitudes de onda de lineas espectrales que se citan a lo largo del 
presente articulo han sido toinadas del trabajo de C.E. Moore [39] 

' La "inversion" corresponde a la observacion, bien visual, bien en la placa fotografica, de una linea en 
absorcion en cuyo interior aparece una zona iiienos oscura (o mas brillante), esto es, un desdoblamiento. 



118 



I 



sin (luda. gran interns y ai)ai('( c rcc urreiiteiiiente en la mayor parte de los 
trabajos ('Sj)ecti()s((')])i(()s de la epoca. 

2.2. Ohservacioncs dc Idhoratorio 

En 1875, P.G. Tait, catedratico de la Universidad de Ediinburgo y amigo 
personal de Lord Kelvin, influido por las analogias mecanicas de este ultimo^ ^ 
y por los resultados de Faraday acerca de la rotacion del piano de polarizacion 
(1<' la luz ({ue coiuentahanios al coniienzo de esta seccion. intuye teoricaniente 
v\ desdoblaniiento de una linea espectral bajo la accion del cainpo magnetico. 
En su connmicacion a la Royal Society de Edimburgo [46]. titulada Sobre la 
jmsible influencia del magnetismo en la ahsorcion de la luz y algunos temas 
ir.lacionados. (vscribe rextiialnu^nte 

". . . y por taiito. lo (|U(' ()ri,ti,iiialiii(MUo ora una simple li'iiea de absorcion podria convertirse 
en una Ii'iiea (lol)l(> . . .". 

Sin embargo, su intuicion. siendo l)astante mas precisa que la de Faraday 13 
anos antes, oljtuvo la misma reconipensa que la de este: el resultado de sus 
expcrimentos de la])()rat()rio tueron rei)etidamente fallidos. 

En 1885 y 188G. Cli. Fievez. reputado astronomo belga. publica sendos 
trabajos [11. 12] en los que explira sus resultados en el laboratorio acerca de 
la influencia del campo magnetico sobre las lineas. En este caso. los resultados 
son positivos. pero la explicacion es inexistente. En efecto. Fievez informa en 
el primero de los articidos (titulado Sobre la influencia del magnetismo en las 
caracteristicas de las lineas espectrales) como tras la aplicacion de un campo 
magnetico y solo durante la misma-. las lineas D del sodio (y algunas de otros 
elementos) no solo se ensanchan sino que se invierten una y liasta dos veces. 
Desafortunadamente. conclu\e cjue los fenomenos observados por la accion 
del canqx) magnetico son cualitativamente iguales a los producidos por un 
aumento de temperatura. En el segundo de los trabajos, sin embargo, informa 
({ue no habia sido c apaz de enc(nitrar el mismo efecto con lineas en absorcion. 
Seguramente estos dos liechos le hicieron no proseguir en sus investigaciones. 
Ello tambien llevo consigo la ausenc-ia de trascendencia internacional de los 
experimeiitos. Parece ])astante claro. no obstante, que Fievez observe por 
primera vez en el la])()ratorio lo c|ue hoy conocemos como efecto Zeemaii. 

3. El descubriniieiito en el laboratorio 

Tras lo exi)uesto en ^j2 parece evidente cpe el efecto Zeeman podria ostentar 
el nombre de algiin otro cientiftco. El fenomeno lial)ia venido siendo buscado 



El iiiisiiio lo recoiioce en su arliciilo. 



119 



e inc'luso observado durante mas de cincuenta anos. Sin embargo, biisqueda y 
encnentro no concurrian ni en las mismas personas ni en el mismo ambito (so- 
lar o de laboratorio). Tal conciirrencia no se produjo liasta 1896 en la persona 
de uii joven investigador de 30 anos, P. Zeeman, a la sazon profesor asociado 
de la Universidad de Leiden (Holanda). Como el mismo admite, algunos anos 
antes, durante el transcurso de sus investigaciones acerca del efecto Kerr, se 
le oc:urri6 plantearse como se verian afectadas las lineas espectrales emitidas 
por una substancia en presencia de un campo magnetico. La fuente a la que 
acudir para intentar intuir el posible resultado era, evidentemente, la misma 
que inspire a Tait: la analogia mecanica de Lord Kelvin. 

"El razonamiento . . . que me indiijo a buscar alguna influencia del magnetismo fue, al 
principio, el siguiente: Si es cieita la hipotesis de que en un campo magnetico tiene 
lugar un movimiento rotatorio del eter, con el eje de rotacion en la direccion de las fuerzas 
magneticas (Kelvin y Maxwell), y si la radiacion de la luz se puede imaginar originada por 
el movimiento de los atomos relativo al centro de masas de la molecula, lotando en toda 
clase de orbitas, sui)ongamos por simi)licidad, circulos, entonces, el i)eriodo, . . ., vendra 
determinado por las fuerzas que actiian entre los atomos y, por tanto, las desviaciones 
del periodo a ambos lados ocurriran por la influencia de las fuerzas perturbadoras entre 
el eter y los atomos. El signo de la desviacion, i)or supuesto, vendra determinado por la 
direccion del movimiento, tal y como es visto a lo largo de las lineas de fuerza."^-^ 

Segiin sus propias palabras, Zeeman no tenia conocimiento de ninguno 
de los trabajos mencionados en la seccion anterior, de mo do que tuvo que 
partir de cero. Estos resultaron desalentadoramente fallidos: nada apreciable 
sucedia a las lineas cuando el electroiman se ponia en funcionamiento. El 
mismo reconoce que no habria retomado los experiment os de no liaber sido 
por una circunstancia fortuita. Leyendo las obras completas de Maxwell, 
encuentra un comentario de este sobre los ultimos esfuerzos experimentales 
de Faraday, que describimos en §2. Este lieclio resulto un acicate para su 
prurito cientifico: 

"Si un Faraday penso en la posibilidad de la relacion anteriormente citada [cambios en el 
espectro debidos al magnetismo], quiza podn'a aun merecer la pena intentar el experimento 
de nuevo con los excelentes medios de espectroscoi)i'a actuales, ya que no tengo constancia 
de que haya sido liecho por otros."^'^ 

Asi pues, repitio mas cuidadosamente el montaje experimental y, esta vez, los 
resultados positives no se hicieron esperar. Las lineas del doblete D del sodio 
aparecian notablemente ensancliadas cada vez que el electroiman era puesto 
en funcionamiento. Tales resultados fueron comunicados a la Koninklijke 

^'"^Del articulo original de Zeeman [55]. 

'■^Del articulo original de Zeeman [55]. La apostilla ". . . no tengo constancia de que haya sido hecho por 
otros." esta sin duda motivada per la necesidad de Zeeman por reclamar para si la autoria y originalidad del 
descubrimiento, como discutireiiios un pore mas tarde en esta misma seccion. 



120 



I 



Akculciiiic van WVtcnst liai)p('ii (Real Acadciiiia dc Cidiciiis) de Amsterdam 

El ano siguicnre, 1897, Zeeiiiaii i)ul>lic a uii articulo iiias (01111)1010 cm Philo- 
sophical Magazine^'^ [55], titulado Solve la infiuencia del viagnetisnio en la 
naturaleza de la luz eniitida por una substancia, en el que describe con todo 
lujo de detalles todos y cada iiiio de los pasos experimentales que le permi- 
tieron confirniar i[\\e v\ feiiomeiio sc del)ia (icrtamente a la accion del campo 
magnetico y no a cualquier otro efecto espurio. Este trabajo es, sin duda, un 
modelo recomendable para cuak{uier estudiante de Fisica experimental. El 
articulo no se queda alii. sin embargo, siiio que ofrece una explicacion fisica 
del fenomeno obsc^rvado. Haber sido estudiante de H.A. Lorentz. y tenerlo 
como catedratico en acjuellos momentos en su universidad. fue decisivo para 
poder comprender el efecto. Pronto se apercibio de que la reciente teoria 
del electron de Lorentz [32] ixxlria dar cueiita de los experimentos. Comuiii- 
cada su intuicinii al propio Lorcnitz, este le explico detalles de la teoria tales 
como (lue. bajo la accicai del campo magiunico y observando en la direccion 
de las lineas de fuerza, la linea espectral se veria desdoblada en dos com- 
poneiites, circularmente polarizadas en sentidos opuestos, y cuya separacion 
respecto a la posicion original de la linea era proporcional a la intensidad del 
cami)o magnetico y a la relacion carga-masa (e/m) del electron: en caso de 
ol)servaci6n en cualquier otra direccicSn. la linea se veria descompuesta en un 
triplete, una de cuyas componentes, la central, ocuparia la posicion original 
de la linea: si la linea de vision era perpendicular a la direccion del campo, 
las tres componentes estariaii linealmente polarizadas. El desdoblamiento, 
pues. c()rresi)oii(lia al ensaiiciiamiento observado: la prueba definitiva de la 
valiclez de la teoria pasaba, por taiito. por verificar las propiedades de po- 
larizacicui del esi)ectro. Con la ayuda de una lamina retardadora de cuarto 
(l(^ oiida y un prisma de Xicol fue capaz de comprobar distintos estados de 
polarizacicui en ambas alas de las lineas ensanchadas. Ademas, su medida del 
ensaiichamiento de las lineas le permitio estimar la relacion carga-masa del 
electr(')ii. obteniendo un valor en excelente acuerdo al Q\\\e determinaria ese 
mismo ano J.J. Thomson^'^ en su descubrimiento del electron en la deflexion 
de rayos catcklicos i)or la accion de un campo magnetico^'^. Asi mismo, ateu- 



'^El articulo fue reproclucido iiitegrHiiiPiite ese mismo ano en The Astrophysical Journal [bG]. 

'•^En el tu'imero siguiente de la misnia revista, Phihsopliical Magazine [47]. 

'^Ei valor obtenido por ambos fue, mas bien, una estiinacion de orden de magnitud. Ni uno ni otro pretendian 
obtener valores muy precises, coiiscientes de los margenes de error que tenian. Ambos encuentran e/m ~ 10^ 
en unidades electromagnet.ica.s C'GS. El valor actual, en las mismas unidades es de 1.76 • lO'^. De todas formas, 
aunque lo luibiera pretendido, Zeeman no habria podido determinar el valor correcto, puesto que el factor de 
Lande efectivo -desconocido en aquellos momentos, eviilenlemente- de las lineas D del sodio es 1.333 (Di) y 
1.167 (D-,). 



121 



dieiido al caractor dextiogiro (1(^ la coinponciite do meiior longitiid de onda, 
concluyo ({iie el electron debia teiier una jcaiga positiva!'' 

A pesar de lo reducido del anibito de la connuiicacion de 1896, el eco in- 
terhacional debio ser enonne si atendenios al lieclio de que ya en el articulo 
de 1897 el propio Zeeman se liace eco, en un apendice, de sendas cartas in- 
forniandole de los trabajos de Tait y Fievez, referidos en §2.2. La primera fue 
dirigida por Tait a Zeeman y este, en su conientario, reconoce que la idea in- 
tuitiva de Tait, siendo l^asicaniente identica a la suya, era incapaz de explicar 
la observacion en el caso en que la linea de vision fuera perpendicular a las 
lineas de fuerza del cairipo magnetico. La segunda, fue dirigida por un tal van 
Aubel (Fievez Labia fallecido) a H.K. Onnes^^ (director del laboratorio donde 
trabajaba Zeeman), j^ara su conmnicacion a la Academia. Los comentarios 
acerca de los trabajos de Fievez son un poco mas extensos y concluye que lo 
observado por este autor no tenia por ciue coincidir con sus experimentos, esto 
es, que el desdoblamiento jxxlria liaber sido causado por otro agente distinto 
al i)ropio canqx) magnetico. A esta conclusion ayudo el lieclio de que el propio 
Fievez no se mostraba seguro en su articulo de la causa de los fenomenos ob- 
servados y ni siquiera Labia buscado ningiin tipo de explicacion. En lo que es 
una clara reafirmacion de su autoria del descubrimiento, al final del apendice 
escribe: 

"Si luibiera tenido conociniiento de los exporimentos de Fievez, ellos habrian sido para 
mi un iiicentivo para investigarlos mas aiin, puesto que Fievez no prosiguio su biisqueda 
hasta un resultado definitivo. Por el momento, permanece al menos dudoso si el fenomeno 
observado por Fievez con una llama magnetizada puede ser realmente atribuido a la accioii 
especifica del cainpo magnetico en el periodo de laf> vibraciones de la liiz, lo cual yo he 
encontrado e indudablemente demostrado a traves de la confirmacion experimental de las 
predicciones de Lorentz." 

La trascendencia del descubrimiento de Zeeman fue formidable como co- 
mentabamos en §1 y supuso para su autor y para Lorentz el Premio Nobel de 
Fisica de 1905. Hacia el otono de 1897, tras el descubrimiento de Tliomson 
del electron [47], en el cpe se obtenia el signo negativo del electron y con la 
correcta interpretacion del mismo en el efecto Zeeman, por parte de C.G.W. 
Konig [27] y A. Cornu [3], teoria y experimentacion encajaban perfectamente. 
No obstante, sin que suponga un demerito para la brillantez del trabajo de 
Zeeman, no po demos calificar siiio de afortunadas algunas de las circunstan- 
cias que concurrieron en el mismo. Por un lado, su desconocimiento previo 

^ Los errores de signos en polarizacion son comunes incluso en nuestros di'as. 

'*^Onnes fue el descubridor de la superconductividad y que recibio el Premio Nobel de Fisica en 1913 por sus 
trabajos en fisica de bajas temperaturas y por la licpiefaccion del helio. Como nota curiosa, citaremos que el 
anuncio de la liquefaccion del helio ajiarecio en Nature (1908) inmediatamente despues del articulo que el propio 
Zeeman escribio en dicha revista, comentando el descubrimiento de Hale (ver §5). 



122 



del trahajo de Fievoz no le coiidujo a iitilizar iiii olectroiiiiaii capaz de pro- 
ducir caiiipos inagneticos mas iiiteiisos. En efocto, si lo hubicra liecho, la 
conciliacion con las j)i(Mli( cioncs tcoricas dc Lorentz hahria sido iniposiljle. 
Las lineas del dohlete D del sodio sc habiian desdohlado en lo que son: un 
cuadruplete (Di) y un sextui)let(' (Dj). lo cual, evidenteniente, no concuerda 
con los trii^lotes prcvistos por Lorentz. EUo, no cahe duda, habria confundido 
a Zeenian y cuando nienos liabiia retiasado el curso de los aconteciniien- 
tos. En segundo lugar, su desconociniiento de las observaciones solares que 
lienios detallado en §2.1 inipidio cpie. en vez de la sugerencia que transcribi- 
nios al coniienzo del piesente trahajo, el niisnio liubiera podido constatar que 
el fenomeno que acababa de descubrir se produce de forma natural en nuestra 
estrella, con lo cual el acuerdo vntvc teoria y experimentos habria resultado 
aun mas espectacular. 

4. El intervale entre dos descubrimientos 

No es objetivo del presente articulo glosar los sucesivos avances que en el 
laboratorio se fueron produciendo y que. por otro lado. liemos resumido en la 
introduccion. CJueremos acpu' hacer mas enfasis en las observaciones solares 
(jue condujeron al descubrimiento de campos magneticos en la superficie del 
Sol. Resultaria. sin embargo, poco menos que imperdonable no citar que el 
acuerdo entre teoria \' experiment acion del que iios liaciamos eco en la seccion 
anterior duro en realidad muy poco; ai)eiias uiias semanas. Antes de acabar 
1897 apareceii sendos trabajos de A. A. Miclielson [34] y T. Preston [42] que 
arrojan serias dudas solue la teoria del triplete de Lorentz. El primero de 
los autores, utilizando el interferometro de su invencion. encuentra distintas 
liiieas sistematicamente convertidas en dobletes (y no en tripletes) que se sepa- 
raban prcjporcionalmente a la iiitensidad del campo magnet ico al observarlas 
peri)endicularmente a este: 

". . . y la investigacion teorica es iiicapaz de dar cuenta de la duplicacion que se ha obser- 
vado en la casi totalidad de los casos examinados hasta ahora." 

No obstante, un aiialisis actual del articulo de Miclielson no pennite entender 
sus resultados contando solameiite con la parca explicacion del dispositivo ex- 
perimental (jue proporciona el autor. En efecto. si bien es cierto que la liiiea 
D| del sodio es un cuadruplete cpie bien podria observarse como un doblete si 
la resolucion no era suficiente, bajo ningiin concepto este podria liaber sido el 
caso de la D2. s(>xtupl(^te (jue se observaria como triplete en las mismas condi- 
ciones. ni el de la linea "'roja" (1(4 cadmio (a 6438.470 A), que es un triplete 
puro. Solo se puedeii concebir dos razones para tal observacion: la primera 
es un error en la interpretaci()ii de las curvas de visibilidad del interferometro 



123 



-que, por cleniasiado graiule, el aiitor del presenter traha jo tieiide a descartar-; 
la segimda es que. auiKpie oinitiflo en el tcxto. el di.si)()sitiv() coiitara con un 
analizador de polarizacion qu(^ tan solo transniitia luz lineahnente polarizada 
en una direccion peq)endicular al eanipo magnetic o. Esta segunda parece ser 
la mas plausible, habida cuenta de i[\w en un articulo posterior [35], ya en 
1898, muestra un esquema de un nuevo exix'iimento en el que se incluye un 
analizador. En este articulo, ]\Iicli(>lson ya (^icuentra (liferent es patrones Zee- 
man, que el divide en tres tipos tan solo y clasifica correctamente (atendiendo 
a su resolucion espectral) tanto el (lo])lete D como las lineas ''azul", "verde"^^ 
y ''roja" del cadmio. 

Tanto en la comunicacion citada. como en su articulo de comienzos de 
1898, [43], Preston identifica correctamente los patrones Zeeman de las lineas 
D del sodio y encuentra (liferent(\s tii)os en otras lineas tras una observacion 
fotografica que se reproduce en el ejemi)lar de Philosopliical Magazine a que 
corresponde este ultimo articulo (Plate XXIII)-. En un esquema grafico re- 
sume los cinco tipos de patrones Zeeman c|ue observa: tripletes, cuadrupletes 
"debilitados en el c-entro"'^^. (l()])letes. cuadrupletes o "do])les do])letes" y sex- 
tupletes. La diversidad de multii)licida(l observada en las diferentes lineas 
fue rapidamente confirmada y aumentada por los experimeiitos de diferentes 
autores ese mismo ano como Coriiu [4], Becciuerel y Deslandres [2], y Ames, 
Earliart y Reese [1]. Las i)ru(4)as experimentales, pues, obligaban a una re- 
formulacion de la teoria. incapaz de explicarlas. Podemos citar como ejemplo 
el articulo de Lorentz^' [33] en el cpie al final diclio autor expresa: 

"Sill embargo, teiigo algiiiios escn'ipulos i)ara a(loi)tar osta vision del caso, poixjue i)ieiiso 
que todavia no es coinplelaiiieiite cierto que las vihraciones ([ue ])ro(lucen la luz puedaii 
ser descritas por ecuaciones de la forma (I)." 

A partir de entonces. comenzo a acunarse el termiiio de efecto Zeeman ''nor- 
mal" para designar (4 mostrado i)()r los tripletes -esto es, los patrones explica- 
dos por la teoria de Lorentz- y el de efecto Zeeman ''anomalo'' para el resto. 
La importancia del articulo de Preston, sin eml)argo, no solo radica en que su- 
puso el punto de partida del desacuerdo entre teoria y observacion, sino que en 
el se sugiere la proporcionalidad del desdoblamiento de las componentes con 
el cuadrado de la longitud de onda central de la liiiea, t>\ a A'"^, ley de amplia 

'■'La li'iiea azul se eiiciieiiira a 4799.910 A y la verde a 5085.824 A. La primera es un sextuplete y la segunda 
un multiplete de nueve componentes. 

""Per cuadrupletes "debilit.adosen el centre" entiende este autor aquel patron en que laus componentes centrales 
poseen menor intensidad que las mas separadas de la posicion original. Como tal clasifica la linea azul del 
cadmio, clcisificacion que resulta logica si atendemos a su resolucion espacial. Las lineas D del sodio Icis distingue 
perfectainente como cuadruplete y .sextuplete, respectivamente. 

-'Este articulo es una reproduccion de una comunicacion de Lorentz a la academia holandesa, del 25 de junio 
de 1898. 



124 



utilidad, incluso hoy en dia, en las ai)licacioiies a.strofisica.s. De hecho, Pre- 
ston no era consciente de los i)ro})lenias que sus experimentos planteaban a la 
teoria, porqiie siiponia que originahnente las li'neas espectrales podian no ser 
simples y tener una constitucion interna que, si bien no resuelta en ausencia 
de cainpo niagnetico. explicaran la diversidad de inultiplicidades observada: 

"Desde un punlo de vista teorico, sin embargo, no encontrainos razon alguna para exigir 
que todas, o ni sicjuiera alguna de, las li'neas espectrales deban resolverse en tripletes 
bien definidos cuando se observan a traves de las li'neas magneticas de fuerza. Porque, 
para que una li'nea espectral exhiba un triplete caracteristico bajo la influencia del campo 
magnetico, es necesario que la libertad de vibracion [los grados de libertad] sea igual en 
todas las direcciones y, en este Cctso, que la intensidad de cada componente rectangular 
sea la misma." 

Basandose pues en la teoria de Lorentz. propone la ley del cuadrado de la 
longitud de onda. (juc no llegaria a verificar experinientahnente hasta el afio 
siguiente [44]. 

4.1. Ob.scrvaciones solarts 

Mientras que el descubriniiento en el laboratorio liabia venido precedido por 
no pocos intentos previos fallidos. esto es. la intuicion acerca del fenomeno 
"estaba en el anibiente". en el caso del descubriniiento astronomico el caso 
parece ser el contrario. A pesar de que el ensanclianiiento y/o desdoblaniiento 
de las lineas espectrales en las nianchas era repetidaniente observado, la ex- 
plicacion correcta no parece liaber sido intuida con anterioridad a Hale"^"^. La 
razon hay que encontrarla, sin duda. en el enornie niiniero de incognitas por 
resolver. Valga conio nmestra la ultima frase del articulo de Cortie [8] en 
1903: 

"El espectro de una luancha es un fenomeno muy complejo en el cual el cambio en los 
ensanchamientos relativos [por comparacion al espectro fotosferico] de las b'neas es de 
poca importaiicia cuando se le compara con la constancia de hechos mas caracteristicos."' 

La publicacion de Rowland en los primeros niimeros de The Astro-physical 
Journal (IS95-1897) de su Tahla prelvminar de longitudes de onda del espectro 
solar suscita el interes de los espectroscopistas solares que. rapidamente, se 



--E1 autor de este articulo debe reconocer que la biisqueda realizada entre la bibliografiade 1895 a 1908 ha sido 
exhaustiva tan solo en la de lengua inglesa: fundamentalmente. The Astrophysical Journal y Monthly Xoiices of 
the Royal Astronomical Society y las referencias en ellas citadas. Este hecho puede ser motivo para una ulterior 
investigacion de fuentes bil^liograficas en otras lenguas. Sin embargo, existen al menos dos razones por las que 
creemos en la coinpletitud de la bus(|ueda. Por un lado, la correspondencia fluida entre distintos investigadores 
era practica comiin, como hemos podido incluso comprobar en este mismo articulo, y el frances y el aleman eran 
idionias generalmente couocidos por la inteleclualidad de la epoca. Por otra parte, desde su fundacion, The 
Astrophysical Journal s\rv\6 de |)lataforma para que investigadores de lengua no inglesa difundieran en ingles 
reproducciones de sus comunicaciones a las distiutas academias nacionales. No en vano. en el periodo citado, 
encontramos en esta revista, por ejemplo, articulos de autores como Lorentz, Zeeman, Runge, Paschen, etc. 



125 



dedican a (uicoiitiar r('^ulari(la(l(\s, similitudes y difereiicias en el espectro de 
las inaiiclias (•()iiii)araiid()l() con el de la fotosfera. Obvianiente, una de las 
cuestiones de mayor interes era la identificacion de lineas caracteristicas de 
las n-ianchas, por si pudieran existir distintos elementos quimicos en estas que 
en el resto del Sol. Cortie emi)rende un estudio sistematico [6, 7, 8] en el 
que uno de sus parametros estimados es el ensancliamiento relativo de las 
lineas. Sin eml)argo, en este parametro incluye medidas de lineas que son 
practicamente inexistentes en la fotosfera -de lieclio es en las que mas se fija- 
y le iinpide llegar a alguna conclusion relevante tal y como muestra la cita del 
parrafo anterior. No obstante, es posible encontrar menciones en sus trabajos 
al desdoblamiento [8]: 

"A partir de estas observacioiies, paiece que los fenoinenos doininantes eii el esjiectro de 
las manchas se pueden clasificar como sigue: -Ensanchamiento de li'neas, . . ., inversion de 
Imeas, . . ." 

pero la ''inversion" la confunde con la inversion que tieiie lugar en lineas cro- 
mosfericas (ya conocidas). Fowler, en 1905, informa de observacioiies similares 
a las de Cortie [13], pero en las que incluye la ''intensidad" de las lineas como 
I)arainetro inedible y concluye que las sugerencias de Cortie acerca de una 
esi)ecial preponderaiicia de ciertos elementos en las manchas no tiene por que 
teller lugar. 

Una de las preocuj^aciones evidentes era la determinacion de la temperatura 
de las manchas. Al menos, una estimacion de si eran mas calientes o mas frias 
que el resto de la fotosfera. En una comunicacion a la Royal Society, en 1904, 
Lockyer^^ argumenta: 

"Es decir, la caida de temperatura experimentada por los vapores metalicos al pasar de 
la fotosfera al nucleo de la mancha es del mismo orden que aquel en que la atmosfera 
absorbente esta obligada al i)asar de las condiciones de temperatura de Capella o el Sol a 
las de Arturo o estrellas de menor temperatura." 

La discusion era realmente intensa en la epoca. Como ejemplo citaremos el 
trabajo de Wilson [51] en el que jproduce en el laboratorio el espectro de una 
''mancha artificial" ! y concluye que las manchas deb en ser mas calientes que 
la fotosfera. 

Entre 1904 y 1906, Mitchell, del Observatorio.de Princeton, publica tres 
articulos [36, 37, 38] acerca del espectro de las manchas solares, basados en 
sus observacioiies visuales de diferentes manchas. Estudia un total de 680 
lineas haciendo particular enfasis en las "inversiones" que mostraban algunas 
de ellas. En el segundo de los trabajos ilustra graficamente (Placa II) los tipos 



Una de sus contribuciones a la Astrofi'sica fue la de ser uno de los pioneros en el establecimiento de escalcis 
de temperatura para Icis estrellas atendiendo a las caracteristiceis de su espectro -vease la obra de Hearnshaw 



[22, p. 90-93]. 



126 



dc liiieas observachis. Alii (listiiigiic ( laiuiiu'ute eiitre his iiiversiones conocichis 
do his lincas ci()iii().sfrii( as y las {juc rl atribuye a efectos puramente debidos 
a la iiiaiicha solar; por fin, csboza una cxplicacion de estos ultiinos: 

"Los vaporos [coiislitiiyciilcs dc la iiiaiiclia] situados abajo en la fotosfera y, consiguien- 
lonienlc, bajo mayor |)r(>si6ii y UMiiporalura, darian lugar (siendo inexistente el fondo 
brillaiito de la folos^ia) a un (^spectro do t'liiision; esto, junto a las capas mas fri'as y 
menos dcnsas de aniba, |)ioducin'a tina li'iioa oscura con un centro brillante, es decir, una 
li'nea invortida." 

En c\ ultimo de los trabajos citados, tras una ligera inejora del dispositivo 
experimental, ya distingue 'inversiones (lobl(\s'\ esto es, tripletes, sobre todo 
en zonas penumbrales, lo cual hoy sa])em()s corresponde a la mayor inclinacion 
(M campo magnetico ix^numbral (|ue el umbral con respecto a la normal a la 
suj)eifi(ie solar. 

Independientement(\ Hale habia empiendido a finales del XIX en su ob- 
seivatorio de Kenwood, en Chicago, la observacion fotografica sistematica del 
espectro de las manchas solaies. Convencido de la ventaja que ofrecen las 
nucvas tecnologias (> instrumentos para la C()mi)rensi6n exi)erimental de los 
distintos fenouK'nos fisicos. (>1 trabajo lo continiia en el Observatorio de Yerkes 
y, finalmente. junro a sn grui)(). en r\ d(^ Mt. Wilson. Esta conviccion queda 
bien resumida c^n las tres razones cjue arguye en defensa de la observacion 
fotografica en 1906 [18]: 

"1. La i)osibili(la(l de gral)ar, durante |)eriodos de buena definicioii [de la iniagen], el 
espectro entero de varias inauclias. relegando a i)lacer el trabajo de niedida e identificacion 
de las lineas. 

2. El alto grado do i)recisi6ii alcaiizai)le en medidas sobre fotografias, asegurando la 
correcta identificacion de las Ihieas y la deteccion de peciuenos desplazamientos causados 
l)or nioviniientos de presion. 

'.i. La coniodidad ])ara i)oner al corriente a otros observadores, nrediante la jjublicacion de 
fotografias, de la naturaleza exacta de los resultados obtenidos, reduciendo asi el peligro 
de nialos entendidos (pie son tan coinunes al trabajo visual." 

En realidad, Hah^ no es el primero en realizar espectros fotograficos, pero 
como comprol)am()s acjui, si s(^ le puede considerar un buen adalid de los 
mismos. En esj)era de un esp(^ctr6grafo mejor, en el trabajo citado arriba 
incluso i)rescin(le de la iiiaxiiiia resolucion alcanzable a fin de emplear tiem- 
pos razonables (h^ observacion. EUo impide que, en su catalogo de lineas 
"afectadas"'^'' en las manchas, pudiera distinguir ensanchamientos -excepto 
algunos mas notables y, no digamos ya, desdoblamientos. La interpretacion 
fisica de las peculiaridades eiuontradas se i)ublica ese mismo ano y el siguien- 
te en sendos articulos [20, 19], los cuales muestran por si mismos otra -y 

"''El hecho observacional diferenoial iiia.s claro de las manchas eran aquellas lineas que se mostraban distintcis 
que en la fotosfera. El esfuerzo de los iiivestigadores, por consiguiente, volvia recurrentemente sobre ellas. 



127 



diriaiiios (juc fiiiKlaiiiciital dc las toniiidables caracteristicas de este investi- 
gador coiiio asti()fTsi( o (•xi)c'iiiii('iital: el uso de espectroscopia de laboratorio 
para coinpreiidcr las ohservacioiics solaies. Persuadidos de que el principal 
factor det.eriiiiiiaiitc de las ditcrciicias espectrales entre la rnancha y el resto 
de la sui)erfi(i(' era la tciiiperatura, Hale, Adams y Gale, empreiideii el estudio 
coiiiparativo con cspectros de cliispa y de arco voltaico de mas de 300 lineas 
de di versos elementos, de forma que establecen claramente una relacion entre 
aumento de temperatura y de])ilitamiento y viceversa, de donde concluyen 
que 

"No estaiiios todavi'a pre])arados para expresar una opinion final, pero estanios inclinados a 
pensar que las diferencias de temperatura son adecuadas para dar cuenta de los fenonienos 
de arriba [anteriorniente mencionados]." 

Resolver convincentemente el dilema de la temperatura de las manclias, el 
cual habia implicado a no pocos investigadores con anterioridad, era encontrar 
solucion al quiza principal enigma de la Fisica Solar de la liltima parte del 
siglo XIX y, por tanto. podemos conjeturar que ello le permitio plantearse 
nuevos prol:)lemas ol)servacionales como los que le condujeron al descubrimien- 
to de campos magneticos en el Sol. Resulta tentador, sin embargo, destacar 
tambien su fortuito uso de es})ectros de relativamente baja resolucion, dado 
su empefio en utilizar la fotografia. No liaber encontrado desdoblamientos ni 
ensanchamientos notables de lineas espectrales en sus placas, le evito, no cabe 
duda, tener que dar explicacion en base a la temperatura (lo cual liabria sido 
evidentemente imposiljle) a tales rasgos caracteristicos de las manclias. 

5. El descubrimiento en el Sol 

En febrero de 1908, Hale comunica, en la descripcion del nuevo telescopic 
solar instalado en una torre de Mt. Wilson, la observacion fotografica de 
desdoblamientos de las lineas: 

"Las fotografi'as no solo ensenan nuiclias h'neas nuevas en las nianchas; algunas muestran 
por priniera vez inversiones siniilares a las observadas visualniente ])or Mitchell [ver §4.ll. 
Dado que dichas inversiones pueden resultar de gran importancia para la interpretacion 
de los espectros de las nianchas, recibiran [a ])artir de ahora] una atencion cuidadosa." 

No obstante, la dedicacion observacional de Hale y su grupo no se ceiiia a 
la espectroscopia. Desde su invento. el espectrolieliografo habia sido sucesi- 
vamente mejorado y sistematicamente utilizado tanto en Kenwood, Yerkes o 
Mt. Wilson, obteniendo l)uenas colecciones de imagenes solares en las lineas 
H y K del calcio, asi como en las del hidrogeno H^, H^ y H^. Hasta 1907, sin 
embargo, no habia sido posil)le la obtencion de placas en longitudes de onda 
tan rojas como las de la linea H^. Tan pronto como ese mismo aho se en- 
contro un met o do para sensibilizar placas en el rojo, emprendio la observacion 



128 



sistciiuitica de csh linca. Lu liciucza dc dotallcs (lue ofrecia Ha, luista eu- 
tonces desconocidos, focalizo sii iiiteros on la inisma e, iiifluido'^'^ por las viejas 
teorias del XIX acerc a dc las iiiaiu lias cii las ([ue repetidarneute se proponen 
vortices, torbelliiios o eicloiies i)ara exi)licar su naturaleza-, se convence de 
liaber encontrado iiidicacioiies observaeionales de la existeiicia de vortices en 
las iiianclias [16]. Realinente. los piejuicios basados en tales teorias antiguas 
del)i('r()n ser los vcrdadc^ros cxcitadorcs de su intuicion cientifica. porqiie en 
las fotografias (jiic aparecen publicadas en el articulo de junio de 1908 citado 
resulta cuando menos dificil adivinar algiin sesgo niorfologico de la presencia 
de tales torl)ellinos. Hoy en dia sabenios que tales nioviniientos ciclonicos no 
estan en al)S()lut() asociados a las nianchas. pero su pretendido descubriniiento 
de los niisinos (lisi)ar() nuevaniente su intuicion y, ya al final del mencionado 
articulo, sugiere la posible presencia de cainpos inagneticos. El hilo con- 
ductor de su razonaniionto intuitivo es un bello ejeniplo de resolucion de un 
"ronipecabezas" cientifico, a pesar de que alguna de las "piezas" era erronea: 

"Sin eiilrar por el moinoiito ei\ mayores dotallos. se puede ofrecer quizas una sugerencia 
simple relacionada con la posible existencia de campos magneticos en el Sol. Sabemos 
l)or las investigaciones de Rowland (lue la revolucion rapida de cuerpos electricamente 
cargados produce un (■anii)o inagnetico cuyas li'neas de fuerza se encuentran a angulos 
rectos con el i)lano de revolucion. Algunos corpusculos^^ emitidos por la fotosfera se 
pueden (piiza dirigir a los vortices^', o una pie])onderancia de iones i)ositivos o negatives 
puede resultar jjor alguna otra causa. En los espectros de manchas con el telescopio de 
torre y el espectrografo de -iO pies, se ban fotografiado recientemente li'neas dobles, las 
cuales parecen inversiones, confirniando las observaciones visuales de Young y Mitchell. 
Debe determinar.se si las coniponentes de estas li'neas dobles estan circularniente polari- 
zadas en direcciones oj)uestas, o, si no. si otras indicaciones menos obvias de un campo 
magnetico estan presentes. Intentare las observaciones necesarias tan pronto como una 
manclia adecuada a|)arezca en el Sol." 

Su intuicion no tardo sino un nies en ser verificada. En julio del niismo ano 
comunica a la Astronomical Society of the Pacific [15] los j)rinieros resultados 
positivos. Habia conienzado los tral)ajos el 24 de junio y la coniunicacion esta 
fecliada el 3 de julio. Utiliza como analizador de polarizacion un romboedro 
de Fresnel y un prisma de Xicol. La rotacion del prisma permitia identificar 
claramente las diferentes polarizaciones de aml)as coniponentes. En su veri- 
ficacion de la fiabilidad de sus observaciones utiliza, entre otros argumentos, 
li'neas teluricas i[\w no se veil afectadas por las distintas manipulaciones del 
analizador. En fin. concluye: 

"llasta donde se. el linico medio i)ara transformar una h'nea sencilla en un doblete, cuyas 
coinponeiiics (>>tan polarizadas circularmenle en sentidos oi)uestos. es un intenso campo 



" 'El IIIISIIIU lu rtHOMUCt' t'M [16]. 

""'Tennino utilizado por .J J. Thomson para referjr.se a los electrones. 

-'Aqui hace referencia al trabajo de J. .J. Thomson "Conduccion de electricidad a traves de los gases' 



129 



magnolico. Ai)ar('((' |)i()l).il)l(', put laiito, quo una inanclia contenga tal caiupo, el cual da 
lugar a dobletcs y a Ii'immn (Misaiichadas en el espectro de la mancha." 

Eiiiocioiiado por sii hallazgo, su intuicioii se desborda y rapidamente sugine 
la i)()sible conexioii del cainpo inagiietico con las torinentas magiieticas {|ue 
tieiieii lugar en la atniosfera terrestre, asi como la posibilidad de la exist cn- 
cia de grandes manclias en estrellas rojas, susceptibles de mostrar el efecto 
Zeenian. 

Este articulo, titulado Vortices solares y el efecto Zeeman^ fue enviado por 
el autor a la re vista Nature junto a dos placas fotograficas coniprendiendo 
la region espectral entre 6250 y 6360 A. Sirnultaneamente, lo envio al proi)io 
Zeeman en carta fechada el 6 de julio, para que este emitiera su opinion acerca 
de los resultados. En el ejernplar de 20 de agosto de 1908 (vol. 78, p. 368) de 
Nature aparece una resena de tal articulo junto a una fotografia del espectro 
de una nianclia que nmestra la bien conocida (por los fisicos solares actuales) 
pareja de lineas de liierro a 6301.5 y 6302.5 A. Seguida a esta resena, se 
encuentra una carta de Zeenian [57] comentando el liallazgo de Hale. De su 
entusiasnio da debida cuenta el parrafo final: 

"Coiiffo, sin embargo, no haber sido deniasiado apasionado escribiendo esta revision del 
esj)lendido descubiiiniento del Prof. Hale. Su iiiiportancia i)aia la fisica general y solar 
debe ser muy grande, y no nienos i)ara las teorias de la nieteorologfa y el inagnetisiiio 
terrestre, proj)or(ionando, como lo liace, una vera causa |)ara las perturbaciones del equi- 
librio electrico y magnet ico de nuestra Tierra y su atmosfera." 

En octubre de 1908, Hale publica un nuevo articulo ([17]) en el que, a pesar 
de su inodesto titulo, Sohre la posihle existencia de un carnpo rnagnetico en 
manchas, suministra pruebas mas c|ue concluyentes de la presencia de cam- 
pos niagneticos que, incluso, deteriiiina cuantitativainente. Comienza este 
trabajo por liacer una discusion acerca de la polarizacion instruinental que, 
aim hoy en dia es a veces olvidada \)()v algunos observadores. Continiia por 
encontrar distintas i)olaridades en el caiiipo de manclias del mismo grupo'^^. 
Pero lo que, sin duda, es mas importaiite, emprende un trabajo de laborato- 
rio paralelo destinado a medir la intensidad del campo en las manclias por 
comparacion. A pesar de ([ue los resultados no son todo lo buenos que Hale 
deseaba, hoy en dia, considerando los medios disponibles a su alcance, pode- 
mos considerarlos excelentes. Utilizando gran cantidad de lineas de distintos 
element OS, encuentra valores de la intensidad de campo en el rango de 2600 a 
2900 G, valores muy de acuerdo con los medidos actualmente. En una aprecia- 
ble demostracion de modestia, el articulo concluye resaltando los problemas 
que su autor encontraba para la completa comprension del problema, lejos 

"'^El se refiere a vortices con sent.ido contrario de revolucion. 



130 



de enfatizar la iinportaiicia de sus icsultados positivos -costumbre esta tan 
al uso en nuestros dias . Enaltc^cc. pucs. rste tra])ajo la figura de su autor, 
ciiiiza (4 mas grandc ti^ico solar del si^lo XX. 

Agradeciniientos 

La unica inencion a la observacion do Lockycr ([iie el autor conoce, en el doniinio de la Fi'sica Solar 
actual (digamos que en los iiltiinos 30 afios), se encuentra en el arti'culo de J. Harvey [21] de 198G. Su 
leclura supuso el estimulo para em])render la investigacion cpie se describe en el presente trabajo. El 
autor (piiere reconocor el aniiiio proporcionado jjor J. Harvey y el suministro por su i)arte de algunas 
fuentos bibliograficas. El interes luostrado y las ayudas recibidas de E. Landi Dc-gl'Innoceuti y B. Ruiz 
Cobo en la correcion d(^l iiianuscrito merecon igualinente el mas sincere agradeciiniento. 

Bibliogiafia 

[1] J.S. Amos. R.F. Earhart. and II. M. Kooso. Ap.J, S:AS, 1898. 

[2] Bec(iuerel and Doslandres. Coniptcs Rcndiis, 4 de abril, p. 997, 1898. 

[3] A. Cornu. Coinpti.^ R( ndus. 125:55o. 1S97. 

[4] A. Cornu. Cotnphs Ihudus, 126:181, 1898. 

[')] A.L. Corlio. .l/.V/Z.-LV. 17:19. lSS(i. 

[6] A.L. Coitie. .\/A7i'.-l.S-. r)S:370. 1S9S. 

[7] A.L. ("ortio. .\/.\7^-l.S■. (J2:.')1G. 1<)02. 

[8] A.L. Cortio. .\/.\7?.4.V. 4(jS:(i3. 1903. 

[9] P.A..M. Dirac. Pn,r. Roy. Soc. London (A). 117:610. 1928. 

[10] W. Faraday. Erpcrijuental researches in (Uctricity. Quaritch, London. 1839-1855. \'ol. 3. 

[11] Ch. Fievez. Bull, dc rAcadcmk d( BcUjiqm. 9(3):381, 1885. 

[12] Ch. Fievez. Bull. d( I'Acadcmu dc BcUjiquc. 12(3):25, 1886. 

[13] A. Fowlor. .\/A7i'.4.S'. 65:205. 1905. 

[14] .). von Fraunhofor. Ann. d. FInjs.. 56:264. 1S17. 

[15] G.E.Hale. P..4. .V. P.. 20:220. 1 90S. 

[16] C;.E. Halo. Ap.J, 2S:100. 190S. 

[17] G.E. Halo. Ap.J. 2S:315. 190S. 

[IS] C;.E. Halo and \V..S. Adain.^. Ap.J. 23:11, 1906. 

[19] C;.E. Halo and W.S. Adams. Ap.J. 25:75. 1907. 

[20] C;.E. Halo. W.S. Adams, and C. Calo. .4/;./. 24:185. 1906. 

[21] J. Harvey En Small scale magnetic Jhtx concentrations in the solar photosphere. W. Deinzer, M. 
Knolkor y H.H. Voigt (eds.). Vandonhoeck X' Ruprecht, Cotingen, 1986 

[22] J.B. Hearnshaw. The analysis of starliyht. Cami)ridge University Press, Cambridge, 1986. 



131 



[Xi] M. JainiiHM-. The conceptual development of iJiKinhnn Mechanic.^. Toiuash Publishers, American 
Inslitutc of Physics, H).S9. The History <.r Mm>I. mm Physics, ISOO- 1<)5(). Vol. 12. 

[24] Dr. Beuce Jones. TIk lif( and letter-^ of Ididddi/. L()iig,iiiaii. (Jreoii i^- Co., Londrcs, 1870. vol. 2, 

' p. 444. 

[25] G. Kirchoff. Po(j(jcndorf\s Ann., 10!):.!7.'). lS(iO. l^l artuulo fuo i)rovianiente publicado en Monats- 
hcrichte Berliner Akad, p. 7S3, IS')!). 

[26] G. Kirchoff and R. Bunsen. Pixjiji ndnrfs Ann., 110:100, ISGO. Ver tanibien Phil. Mag., 20:S!). 
1961. 

[27] C.G.W. Konig. WiedmannsrJu Ann. d. Phys., 62:240, 1897. 

[28] R. de L. Kronig. Natim . 117:26 1. 1926. 

[29] A. Lande. Zeitschrift fiir Physik. 5rJ:iJ. 1921. 

[30] A. Lande. Zeitschrifl jur Phy.^ik. 15:189. 1923. 

[31] J.N. Lockyer. Proc Hoy. .Soc, 15:256, 1866. 

[32] H.A. Lorentz. Archive.^ .\Vr/7.. 25:363. 1892. 

[33] H.A. Lorentz. Ap.J. 9:37. 1899. 

[34] A. A. Michclsoii. Ap.J. 6: IS. 1S97. 

[35] A. A. Micholson. Ap.J. 7:131. 1898. 

[36] M. Mitchell. Ap.J. 19:357. 1904. 

[37] M. Mitchell. Ap.J.TZA. 1905. 

[38] M. Mitchell. Ap.J, 24:7S, 1906. 

[39] C.E. Moore. A nmltiplet table of aMrophysical interest, NBS Tech. Note 36, 1959. 

[40] W. Pauli. Die Naturwhs.-ienschaften, 12:741, 1924. 

[41] W. Pauli. Zeit.^chrift fur /^/iy.szX-, 43:601, 1927. 

[42] T. Preston. Sc. Trans. Roy. Dub. .S'oc, 6:385, 1897. 

[43] T. Preston. Phil. May., 45:325, 1898. 

[44] T. Preston. Nature, 59:248, 1899. 

[45] B. .Stewart. Proc. R. Sac, 10:3S5, I860. 

[46] P.G. Tait. Proc. R. S'oc. Edinbunjh, 6:118, 1875. 

[47] J.J. Thomson. Philosophical Ma(ja:inc, 44:'29H, 1897. 

[48] W. Thom.son (Lord Kelvin). Canib. and Dub. Math. J., 2:61, 1847. 

[49] G.E. Uhlenbeck and S. Goudsmit. Die Naturwissenschaften, 13:953, 1925. 

[50] E. Whittaker. A history of the theories of aether & electricity. 1st Vol. Dover Pub., Inc., 1989. 

[51] W.E. Wilson. A//V7^yl.S', 65:224, 1905. 

[52] C.A. Young. Nature, 7, 12 de diciembre, 1872. 



132 



[53] (".A. ^'ouiig. TIk Sun. 1). Ai)i)leli)ii Jiiid Co.. New ^'oIk. isS.i. 2ik1 Edition. 

[54] P. Zeeinaii. En iM.s/r/r/ ran Gcxvuin WiyadiriiKjindcr \Vi>-cii yatuur-kuudiyc Afdccliny, \). LSI. 
•242. 1S9G. 

[55] P. Zeeniaii. Phil. Maij.. i:i:22(J. 1S')7. 

[56] P. Zeeinan. ApJ. 5::i:i2. 1S!)7. 

[57] P. Zeeniaii. Xatun, 7S:;i(,f). IDOS. 



133 



Rev .Acad .Canar .Cienc . , VII (Nums. 2,3 y 4), 135-155 (1995) 



ASPECTOS ECOLOGICOS DE LA ANTIBIOSIS 



Discurso del Academico Correspondiente 
Dr. D. Julio Pdrez Silva'^ 

en el acto de su recepcidn el dm 4 de diciembre de 1995 



Palabras de presentacidn por el Acaddmico Numerario 
Dr. D. Angel M. Gutierrez Navarro 



(*) Propuesta Junta de Gobiemo de Mayo de 1993 



135 



PALABRAS DE PRESENTACION PRONUNCIADAS POR EL ACADEMICO DR. 
D. ANGEL M. GUTIERREZ NAVARRO, EN EL ACTO DE INGRESO EN LA 
ACADEMIA CANARIA DE CIENCIAS DEL DR. D. JULIO PEREZ SILVA 
COMO ACADEMICO CORRESPONDIENTE. 



Excmo. St. Presidente de la Academia, Excmo Sr. Rector Hooorario de la Universidad, 
Excmo. Sr. Vicerrector de Investigacidn, Ilmos. Sres. Acad^micos, Senoras, Senores.: 



Me cabe el honor y tambi^n el placer de cumplir un honroso encargo de nuestro 
Presidente: presentar al nuevo Academico Correspondiente, Prof. Dr. D. Julio Pdrez Silva. Ya 
he tenido ocasidn de manifestar de esta misma tribuna la admiracidn y agradecimiento que 
profeso al Dr. Perez Silva, que es mi maestro, mi amigo y el hombre al que debo gran parte de 
mi formacion cientifica y humana. Espero que estos sentimientos no me impidan un minimo de 
objetividad en la presentaci(5n que me dispongo a realizar. 

El Profesor Perez Silva nacid hace setenta y un anos en Santa Lucia de Tirajana, en el 
centro de la isla de Gran Canaria. Es miembro de una numerosisima familia (tiene ocho 
hermanos) y ha fundado otra tambi^n grande para los tiempos que corren (tiene cinco hijos). 
Estos dos hechos (ser isleno y haber formado parte siempre de una comunidad familiar grande) 
han sido el origen de dos notas de su caracter que, a mi juicio, destacan sobre las demas: su 
afabilidad y su laboriosidad y aunque son muchos los meritos personales que podria atribuirle, 
me cenire a uno solo: su vida ha estado dedicada plena y exclusivamente a sus hijos y al trabajo, 
y en esta doble labor ha encontrado siempre el apoyo incondicional, callado y hasta abnegado 
de Maria del Carmen Hurtado de Mendoza, su mujer, a la que desde aqui quiero rendir tambi^n 
mi homenaje personal. 

Tras estudiar el Bachillerato en Las Palmas de Gran Canaria, se trasladd a Madrid, en 
cuya Universidad obtuvo la Licenciatura en Ciencias Naturales y, mas tarde, el Doctorado en 
Biologia. Poco despuds inicid su trabajo en el Consejo Superior de Investigaciones CientiTicas 
del que ha llegado a ser Profesor de Investigacidn. En la Universidad ha ocupado todos los 



137 



cargos docentes y academicos, habiendo sido Director de Departamento. Secretario de Facultad, 
Decano y Rector de la de Sevilla, cuya catedra dc Microbiologia desempend desde 1.972 y en 
la que actualmente es Profesor Emerito. 

Su labor investigadora ha sido dilatada y tecunda; por ello, resulta imposible relatar, en 
el breve tiempo disponible, sus logros y resultados. Sf dire que ha cultivado la Protozoologia y 
la Bacteriologia y sus resultados ban sido objeto de mas de un centenar de publicaciones 
cientiTicas y de numerosas comunicaciones a congresos nacionales e intemacionales. En el 
primero de estos campos ha hecho contribuciones decisivas como la demostracidn de que en el 
esbozo macronuclear de los ciliados hipotricos existen cromosomas politenicos semejantes a los 
que hay en las larvas de los dipteros, o sus trabajos sobre la morfogenesis y el ciclo celular de 
estos ciliados que hacen que no resulte exagerado considerarlo como uno de los fundadores de 
la Protozoologia modema en Espana. En el campo de la bacteriologia son pioneros sus trabajos 
sobre el metabolismo de compuestos aromaticos por bacterias y tambien quisiera destacar sus 
contribuciones en el estudio de las relaciones entre las bacterias del genero Rhizobium y las 
leguminosas porque esta linea de trabajo se inicid en la Universidad de Sevilla con mi Tesis 
Doctoral que fue dirigida por el Prof. Perez Silva. Esta labor fue reconocida con la concesidn 
del Premio Canarias de Investigacidn correspondiente al afio 1 .990. 

Es el fundador de una escuela de microbidlogos de la que formamos parte varios 
Catedraticos y Profesores Titulares que estamos repartidos por diversas universidades espanolas 
y que le reconocemos (o debenamos reconocerlos) como el maestro siempre dispuesto a 
ensenamos y a ayudamos no solo en nuestro aprendizaje como investigadores y docentes, sino 
tambien en cualquier circunstancia personal en que pudiera echamos una mano. 

No me queda mas que dar la bienvenida en nombre de la Academia a mi admirado 
maestro y querido amigo, D. Julio Perez Silva y cederle la palabra para que nos desarrolle el 
tema de su disertacidn. Muchas gracias. 



138 



ASPECTOS ECOLOGICOS DE LA ANTIBIOSIS* 

Julio Perez Silva 



Excmo. St. Presidente, Excmo. Sr. Vicerrector, Excmo. Sr. Rector 
Honorario, Ilmos. Sres. Academicos, Sras., Sres.: 

Deseo en primer lugar expresar mi agradecimiento a mi buen amigo el Prof. 
Angel Gutierrez Navarro por las palabras de presentacion que acaba de pronunciar 
y que me han emocionado por la sinceridad y el afecto que entranan; no obstante, 
quisiera hacer algunas matizaciones y reflexiones al respecto. No niego que sea 
verdad lo que ha dicho de mi el Prof. Gutierrez Navarro, pues demuestra que esta 
bien documentado y que conoce mi propio curriculum mejor que yo mismo, pero 
me gustaria anadir que, sin duda movido por su gran afecto y leal amistad, ha 
destacado los aspectos positivos, mencionando incluso (cosa que le agradezco muy 
especialmente) la meritoria colaboracion de mi esposa, Maca, que ha facilitado en 
todo momento mi plena dedicacion a la docencia y la investigaci6n. En cambio, 
no ha mencionado los aspectos negativos, que han quedado ocultos tras la 
admiracion y el profundo respeto que siente hacia mi. Por ello, mientras escuchaba 
estas palabras de presentacion no pude evitar hacer una reflexion sobre el hecho 
innegable de que, por desgracia, cada vez abundan menos los discipulos leales y 
agradecidos. Los universitarios que ya peinamos abundantes canas guardamos un 
entranable recuerdo de nuestros profesores, especialmente del Maestro generoso 
que dirigio nuestro trabajo de Tesis Doctoral y nos mostro (y muchas veces nos 
allano) el camino tanto en la docencia como en la investigacion. Hoy dia este 

(*) Discurso de ingreso como Miembro Correspondiente en la Academia Canaria de Ciencias 
(La Laguna, 4 de diciembre de 1995) 



139 



sentimiento de gratitud es cada vez mas insolito; pero, por fortuna, quedan aun 
discipulos bien nacidos. Y Angel Gutierrez es uno de 6stos. Por tanto, creo que 
es justo aprovechar esta ocas ion para proclamar que estoy muy orgulloso de el y 
de la labor tan eficaz que desde hace quince afios viene desarroUando en esta 
Universidad de La Laguna, y tambien para expresar mi deseo cordial de que, con 
su labor ejemplar por su seriedad y eficacia, se haga acreedor de la admiraci6n y 
el respeto de sus discipulos. 

Debo hacer constar tambien mi profunda y sincera gratitud a los senores 
miembros de la Junta Directiva de la Academia Canaria de Ciencias por el gran 
honor que me ban dispensado al nombrarme Academico Correspondiente, honor 
al que tratare de corresponder poniendo desde ahora todo mi empeno en servir a 
esta institucion, prestando mi colaboracion en las actividades que la requieran. 

Asimismo quisiera mencionar aqui al primer miembro correspondiente de 
esta Academia, mi gran amigo y compaiiero en la Universidad de Sevilla, Antonio 
de Castro Brzezicki, a quien, por desgracia, hemos perdido hace casi tres anos 
(el 31 de este mes se cumple el tercer aniversario de su fallecimiento) y a quien 
en este momento dedico un emocionado recuerdo, para lo que no encuentro 
palabras mas sentidas y certeras que las de uno de sus discipulos predilectos, el 
Prof. Jose Carmona Alvarez, y que yo suscribo total mente: "D. Antonio fue, 
ademas de Profesor y companero, una persona ejemplar per su vasta 
formacion intelectual — cientifica y humanistica -, su honestidad, su tenacidad 
en el trabajo, su generosidad y su modestia... que era modestia y era 
distincion. En suma las cualidades que conforman el arquetipo de un 
maestro". Suscribo asimismo el "in memoriam" publicado en 1993 (Rev. Acad. 
Canaria Cienc, V (num 1), 9-15) por el digno Presidente de esta Academia 
Canaria de Ciencias, Prof. Nacere Hayek Calil, a quien le cabe el honor de ser el 
primero de sus discipulos. Solo me resta afiadir que Antonio de Castro cont6 con 
numerosos discipulos bien nacidos, no solo entre los que peinan canas, como el 
Prof. Hayek, sino tambien entre los jovenes, como el Prof. Carmona, que le 
recuerdan con gratitud y admiracion. 



140 



INTRODUCCION 

Desde que a finales del pasado siglo los microbiologos comenzaron a 
emplear medios solidos para el cultivo de microorganismos, principalmente 
bacterias y bongos, se reparo en el hecho frecuente de que en los cultivos mixtos 
recien aislados a partir de habitats naturales, algunas de las colonias aparecfan 
rodeadas de un halo transparente en el que no Grecian colonias de los 
microorganismos acompanantes. Este fenomeno fue descrito en 1887 por Pasteur 
y Joubert, quienes le dieron la denominacion de antagonismo microbiano. Dos 
anos mas tarde, Vuillemin propuso el termino antibiosis para aludir a este mismo 
fenomeno, esto es, la inhibici6n del desarrollo de un microorganismo per 
sustancias producidas per otro. 

A pesar de la frecuencia con que se presentan los casos de antibiosis en los 
cultivos mixtos, no se le dedico mayor atencion hasta 1929, cuando el medico 
ingles Sir Alexander Fleming observe que en una placa de Petri en la que habia 
sembrado Staphylococcus aureus, se desarrollo tambien una colonia de un hongo 
contaminante, alrededor del cual habia un halo desprovisto de colonias del 
estafilococo. Fleming intuyo la trascendencia de este hecho en cuanto que podria 
ser la base de una nueva terapeutica de las enfermedades infecciosas. Estudio mas 
detenidamente este fenomeno y demostro que el hongo (que resulto ser Penicillium 
notatum) producia una sustancia difusible, a la que dio el nombre de penicilinay 
que tenia la propiedad de destruir no solo las celulas del estafilococo dorado sino 
tambien las de otras bacterias Gram positivas; vio asimismo que la penicilina tenia 
escasa toxicidad para los animales, lo cual consolido definitivamente sus 
esperanzas en las posibilidades terapeuticas de su descubrimiento. 

Sin embargo, debido a que la penicilina es un compuesto muy inestable, los 
primeros intentos encaminados a lograr su aislamiento y purificacion fueron 
infructuosos. Por ello, la observacion de Fleming permanecio ignorada hasta 1939, 
cuando el exito de las sulfamidas habia reavivado el interes de la quimioterapia de 
las infecciones bacterianas. Fue entonces cuando los bioquimicos Ernst Chain y 
Howard Florey aislaron la penicilina en forma de un solido impuro pero muy 



141 



active. Y en 1941 se comprobo su gran utilidad clinica. Ello sirvio de estimulo 
para muchos investigadores, quienes dedicaron sus esfuerzos a la busqueda de este 
tipo de sustancias con actividad antimicrobiana a las que se les habia dado el 
nombre de antibi6ticos. 

Los resultados de esta busqueda no se hicieron esperar; asi, en 1941 Dubos 
y Hotchkiss encuentran las tirocidinas y las gramicidinas, y Waksman descubre 
la estreptomicina y la actinoniiciiia D. No vamos a citar aqui toda la 
ininterrumpida serie de descubrimientos de nuevos antibioticos, baste decir que 
actualmente se conocen mas de 5000 sustancias antibioticas diferentes producidas 
por una gran variedad de microorganismos aislados de muy diversos habitats 
naturales, principal mente del suelo, del agua y de lodos lacustres y marinos. Sin 
embargo, la mayoria de estos antibioticos, debido a su elevada toxicidad para los 
animales, no son aptos para su utilizacion como farmacos. Tan solo unos sesenta 
ban encontrado algiin uso clinico, y son mucho menos los que se emplean 
regularmente en el tratamiento de las enfermedades infecciosas. 

A pesar de que este grupo de antibi6ticos selectos es muy reducido, hoy dia 
puede decirse que la inmensa mayoria de las infecciones bacterianas y fungicas del 
hombre y de los animales domesticos responden a la antibioterapia. 

Precisamente, debido a su gran utilidad clinica, el estudio de los antibioticos, 
cuyo principal objetivo era aumentar las posibilidades terapeuticas, ha alcanzado 
tal envergadura que hoy dia existe un cuerpo de conocimientos tan vasto y 
profundo que ha llegado a constituir una verdadera ciencia independiente, con 
su problematica y su metodologia propias, y en la que se integran investigaciones 
desde diferentes angulos y con fmalidades muy diversas, que reclaman la atencion 
de medicos, veterinarios, farmaceuticos, biologos, quimicos, bioquimicos, 
geneticos e ingenieros. 

Este enfoque multidisciplinar del estudio de los antibioticos se ha escindido en 
cinco facetas o campos especificos, que, aunque estan muy interconectadas, caen 
dentro del dominio de otras ciencias, como son: Antibioterapia, Biotecnologia, 
Gen^tica, Biologfa molecular y Ecologia. 



142 



I 



Nosotros, de acuerdo con el titulo de este discurso, nos ceniremos a la faceta 
ecologica y, por tanto, abordaremos algunas de las cuestiones que surgen en el 
estudio de la antibiosis en los habitats naturales. Trataremos, pues, algunos 
aspectos ecol6gicos de la antibiosis. 

ASPECTOS ECOLOGICOS DE LA ANTIBIOSIS 

Es obvio que este tema no tendria sentido si previamente no ^e demuestra que 
la antibiosis es un fenomeno que se produce en los ecosistemas naturales. Por 
tanto, es necesario comenzar con el siguiente planteamiento: 

Como queda dicho, la antibiosis se observo por vez primera en una placa de 
Petri, y hoy se sabe que es un fenomeno muy ostensible que se produce 
frecuentemente en los medios de cultivo, que en realidad son habitats artificiales. 
Pero, ^se produce este fenomeno tambien en los habitats naturales? 

Los primeros ecologos microbianos que encaminaron sus investigaciones a dar 
contestacion a esta interrogante abordaron el problema del modo mas logico y 
directo, esto es, intentando aislar, a partir de muestras procedentes de di versos 
ambientes naturales, las sustancias antibioticas que era de esperar que se 
encontrasen alli, dado que previamente se habian aislado de estos habitats muchas 
especies de hongos, de bacilos y de actinomicetos que, en cultivos artificiales, eran 
capaces de sintetizar y excretar tales sustancias. Pero, estos intentos fueron 
infructuosos, y en consecuencia aquellos investigadores, al no encontrar 
antibioticos en las muestras analizadas, descartaron la existencia de la antibiosis 
en los habitats naturales, afirmando que este fenomeno era una "mera curiosidad 
o artefacto de laboratorio", que ocurre exclusivamente cuando determinados 
microorganismos se cultivan en medios artificiales ricos en fuentes de carbono, 
energia y nitrogeno, condiciones que rara vez se dan simultaneamente en los 
habitats naturales. 

Otros autores, en cambio, han logrado demostrar la existencia de sustancias 
antibioticas en el suelo, en el agua, en sedimentos lacustres y marinos, asi como 
en otros muchos ecosistemas naturales, si bien reconocen que para que en estos 



143 



habitats hay a producci6n de antibidticos ban de darse ciertas circunstancias, 
especial mente el aporte de abundantes nutrientes orgdnicos. Reconocen tainbi6n 
que, aun cuando existan estas circunstancias favorables, no siempre es fdcil 
detectar la presencia de antibioticos, debido a que en muchos ecosistemas tales 
sustancias se degradan rapidamente por la accion de enzimas excretadas por otras 
especies microbianas coexistentes, o bien se inactivan por adsorci6n sobre 
particulas coloidales de arcilla o por formacion de complejos con sustancias 
inorgdnicas. A veces ciertas sustancias antibioticas pueden servir incluso como 
fuentes de carbono para heterotrofos que conviven en el mismo hdbitat. En tal caso 
no habria antibiosis, sino comensalismo. 

A medida que se profundizaba en el estudio se ban ido encontrando pruebas 
cada vez mas demostrativas de la produccion de sustancias antibioticas en los mas 
diversos habitats, hasta el punto de que actualmente se admite de modo general que 
la antibiosis es un fenomeno natural, si bien con la salvedad de que muchos 
aotibioticos solo se producen en medios ricos o en los que concurreo un 
rango restringido de factores condicionantes, (como son, por ejemplo, la 
concentracion o las clases de los nutrientes necesarios), que no siempre se 
dan en los ecosistemas naturales. 

IMPORT ANCI A ECOLOGICA DE LA ANTIBIOSIS. Una vez que se demostro que 
la antibiosis es un fenomeno natural, se comenzo a profundizar en el estudio de las 
interacciones ecologicas de los organismos productores de antibioticos con las 
demas especies que coexisten en un determinado ecosistema. Esta cuestion ha sido 
tratada por algunos ecologos microbianos, principal mente por Alexander (1971), 
por Odum (1987) y por Atlas y Bartha (1992), quienes llegan a conclusiones muy 
parecidas en cuanto respecta a la importancia ecologica de la antibiosis; sin 
embargo, es curioso que ninguno de estos ecologos consideran la antibiosis (o la 
alelopatia, como la denominan algunos ecologos vegetales) entre las principales 
categorias de relaciones interespecificas, sino como un caso particular de 
amensalismo. Veamos que categorias establecen: 



144 



Consideran en primer lugar el neutralismo , que es el caso, casi inconcebible, 
en el que las poblaciones naturales coexisten en armonia, sin peijudicarse ni 
favorecerse entre si. Establecen luego el concepto de comensalismo , que es una 
relaci6n muy frecuente entre dos poblaciones en la que una de ellas, la poblaci6n 
comensal, recibe un beneficio sin que haya efectos perjudiciales ni beneficiosos 
para la otra; a veces la poblaci6n comensal tiene una dependencia estricta de la 
otra poblaci6n. Consideran tambi^n las asociaciones poco estrechas y mutuamente 
ventajosas para ambas poblaciones, a las que denominan protocooperacidn. Este 
tipo de interaccidn puede ser esencial para la existencia de los organismos 
cooperadores en un determinado ecosistema o bien para la realizacidn conjunta de 
algun proceso metabdlico, en cuyo caso recibe el nombre de sintroflsmo . Aplican 
el t^rmino simbiosis o mutualismo para referirse a una asociacibn entre dos 
especies que tienen una dependencia mutua y obligada, en el sentido de que es 
imprescindible para la vida del ecosistema o para la realizacidn de alguna funcidn. 
Tanto en la simbiosis como en la protocooperacidn la relacidn es beneficiosa 
para las dos poblaciones que intervienen. En cambio, en otra de las categorias dc 
relaciones interespecificas, denominada antagonismo , una de-las especies resulta 
perjudicada por las actividades de la otra. En esta categoria de interacciones 
incluyen la competencia, el amensalismo, el parasitismo y la depredacidn. En el 
caso de la competencia dos o mis poblaciones rivalizan por algun factor limitante 
~por ejemplo, un nutriente- existente en el medio, y, aunque ambas poblaciones 
quedan desfavorablemente afectadas, por lo comun una de ellas resulta m^ 
perjudicada que la otra. En el amensalismo una poblacidn es eliminada por efecto 
de las toxinas sintetizadas por la otra; el productor de las toxinas no se beneficia 
directamente pero puede resultar favorecido indirectamente en virtud de la 
eliminacidn de un posible competidor por nutrientes limitantes. El parasitismo y 
la depredacidn implican un ataque directo y la alimentaci6n de un organismo a 
expensas del otro; el pardsito, o el depredador, saca provecho de ello y por lo 
general su existencia depende de esta asociacidn, mientras que la poblaci6n 
hospedadora, o la presa, resulta perjudicada o, incluso, es eliminada. 



145 



Dado que, como queda dicho, la antibiosis es un caso particular de 
amensalismo, daremos algunas ideas generales acerca de este tipo de interaccion 
antes de referirnos concretamente a la antibiosis. 

El amensalisnu) puede llevar a la colonizaci6n ventajosa de un habitat, ya que 
una poblacion, mediante la excrecion de sustancias toxicas, puede impedir la 
supervivencia de otras poblaciones coexistentes o la colonizacion de ese habitat por 
nuevas poblaciones. 

Las sustancias toxicas que intervienen en el amensalismo se suelen clasificar 
en tres grupos: inhibidores inorganicos, sustancias organicas de baja toxicidad y 
compuestos organicos altamente toxicos 

Inhibidores inorganicos, como el peroxido de hidrogeno, el amonio, los 
nitritos y acido sulfhidfrico, intervienen en muchas de las alteraciones que se 
producen en los ecosistemas naturales; pero, en general tales inhibidores han de 
estar en concentraciones relativamente elevadas para ser eficaces. Asimismo, la 
produccion de oxigeno por algas impide el crecimiento de anaerobios obligados. 
Otro ejemplo bien conocido es el de la produccion de acido sulfurico por algunas 
bacterias quimiolitotrofas, como es el caso de Thiohacillus thiooxidans , que 
produce considerables cantidades de este acido al desarrollarse en los desagiies de 
minas ricos en sulfuros o bien en suelos tratados con azufre elemental. En este 
caso concreto de amensalismo se produce un considerable descenso del pH (que 
puede Uegar hasta valores comprendidos entre 1 y 2), lo que modifica radicalmente 
la compos icion de la comunidad, que queda integrada solo por especies acido- 
tolerantes. 

Por otra parte, se conocen muchos casos de amensalismo mediados por 
sustancias organicas de baja toxicidad, las cuales se originan durante la trofofase 
y, por tanto, son metabolitos primarios, entren los que se encuentran muchos 
acidos grasos y alcoholes. La produccion de dcido Idctico, o de otros dcidos grasos 
de bajo peso molecular, por algunas poblaciones bacterianas impide o limita el 
crecimiento de muchas especies de microorganismos. Tal es el caso de algunas 
poblaciones de Lactobacillus o de Streptococcus que pueden producir y tolerar 



146 



concentraciones elevadas de dcido lactico, con lo que modifican el habitat hasta el 
punto de impedir el desarrollo de otras poblaciones bacterianas. Tambi^n se ha 
demostrado que los dcidos grasos producidos por la flora bacteriana normal de la 
superficie de la piel y de las mucosas evitan la colonizacion de estos habitats por 
levaduras y mohos potencialmente patdgenos. Asimismo, la producci6n de etanol 
por levaduras impide el desarrollo de la mayoria de las poblaciones bacterianas en 
los habitats donde el etanol pueda acumularse, alcanando concentraciones 
relativamente elevadas. Esto explica el hecho de que en el mosto en fermentaci6n 
no se desarrollen apenas poblaciones bacterianas. 

Los inhibidores org^icos de elevada toxicidad son producidos y 
excretados por diversos seres vivos tanto heterotrofos como fototrofos. La inmensa 
mayoria de estos inhibidores son metabolitos secundarios o idiolitos, ya que se 
producen al final de la trofofase o durante la idiofase. Dentro de este tipo de 
compuestos, que suelen ser metabolitos quimicamente complejos, se incluyen los 
antibioticos, ademas de las bateriocinas, las exotoxinas y muchos f^macos. 

De acuerdo con esta clasificacion de los distintos tipos de amensalismo 
basada en la naturaleza de los mediadores quimicos que intervienen, puede decirse 
que la antibiosis es un case especial de amensalismo mediado por sustancias 
de naturaleza quimica muy di versa que encajan en la definici6n de 
antibi6tico. 

Segun una definicion propuesta por Waskman en 1953, un antibiotico es una 
sustancia producida por un microorganismo y que tiene la propiedad de que, en 
soluci6n diluida, inhibe el desarrollo de otros microorganismos o inciuso los 
destruye. Posteriormente se ha ampliado esta definici6n en el sentido de susntuir 
la palabra "microorganismo" por "ser vivo", con lo que se incluirfan tamhirn 1;»^ 
sustancias alelopaticas y los llamados antibioticos semisint^ticos, si bicn sr 
excluirian los agentes quimioterapicos, como pueden ser las sultamidas 

Lancini y Parenti, en 1982, introducen otra condicion en la definicion de 
antibidtico al circunscribir su peso molecular a valores relativamente bajos 
(comprendidos entre 150 y 5000 daltons), con lo que quedan excluidas las 



147 



proteinas del tipo de las bacteriocinas, las toxinas bacterianas^ la lisozima, etc. 
Insisten, asimismo, en que han de ser eficaces en soluci6n diluida; con esta 
condicion se excluyen muchos otros metabolitos, como los dcidos y los alcoholes 
anteriormente citados, que pueden inhibir el desarrollo s61o cuando estdn a 
concentraciones superiores a un 3%, mientras que los antibioticos propiamente 
dichos son eficaces a concentraciones inferiores a Img/ml. 

La capacidad de producir antibidticos no estd limitada a ningiin grupo 
taxonomico en especial; pero la inmensa mayoria de estas sustancias est^ 
producidas por actinomicetos, principal mente del genero Streptomyces\ tambi^n 
entre los mohos hay muchas especies que producen antibi6ticos, principalmente del 
grupo de los betalactamicos. Asimismo es frecuente la produccidn de antibi6ticos 
en las bacterias del genero Bacillus, que son aerobias formadoras de esporas y en 
las que la smtesis de antibioticos esta estrechamente relacionada con la 
esporulacion. La produccion de antibioticos es frecuente tambien en el reino 

vegetal. Actualmente se conocen un gran numero de sustancias antibidticas 
diferentes producidas por vegetales y que son de naturaleza qufmica muy diversa 
como alcaloides, terpenos, cumarinas, esteroles, acidos fenolicos, etc. 
Concretamente, de algunas especies de la familia Celastraceas se han aislado y 
purificado una gran diversidad de sustancias antifungicas o que desorganizan la 
membrana citoplasmatica bacteriana e incluso otras que tienen accion antitumoral. 
En este contexto es justo destacar la fecunda labor que desde hace anos se 
viene realizando en el Centre de Productos Naturales Orgdnicos "Antonio 
Gonzalez", y que ha fructificado en el aislamiento, purificacion y estudio de 
muchas sustancias alelopaticas como, por ejemplo la tingenona, que tiene una 
actividad antibiotica similar a la de la mitomicina C; tambien cabe citar la 
pristimerina, que es un potente citostatico y antimitotico. Asimismo, se han 
preparado muchos derivados activos a partir de productos naturales. Las 
importantes investigaciones que se realizan en este centro son el fruto de la 
preparacion y tenacidad de un nutrido grupo de excelentes investigadores movidos 
por el entusiasmo que ha sabido inculcar en ellos el Profesor Antonio GonzHez, 



148 



maestro de maestros. 

Partiendo de la base de que la antibiosis es una forma especial de 
amensalismo, se puede interpretar la produccidn de antibi6ticos come un 
mecanismo ecol6gico de supervivencia en los habitats naturales, en los que 
los organismos productores pueden eliminar o reducir las poblaciones de 
organismos competidores, ya sea inhibiendo su multiplicacion, lisando sus celulas 
o bien compitiendo ventajosamente por alguna fuente comiin de nutrientes. 

En lo que respecta al significado ecologico de la antibiosis, cada vez son 
mas los ecologos que esgrimen argumentos en favor de la importancia que esta 
forma de amensalismo tiene en la lucha por la existencia. Una idea generalmente 
admitida es que la excrecion de antibioticos explica el hecho de que las poblaciones 
productoras de estos metabolites secundarios se hagan estables y sobrepasen en 
preponderancia a otras poblaciones colonizantes del mismo habitat, aun cuando no 
haya diferencias en las tasas de crecimiento o en la competitividad por un mismo 
nutriente. Los ecologos microbianos arguyen asimismo que si la produccion y 
excrecion de antibioticos no confirieran ventajas ecologicas, probablemente estas 
actividades no habrian superado la presion selectiva a lo largo de la evolucion. 
Aun en el caso de que la produccion fuese efimera debido a que las condiciones 
apropiadas no perduran por largo tiempo, la formacion y excrecion de un 
antibiotico, aunque este sea inestable, biodegradable o inactivable por adsorcion, 
puede ser ecol6gicamente ventajosa, siempre que su persistencia en estado activo 
sea lo suficientemente prolongada. 

Un ejemplo de como la antibiosis puede contribuir a la supervivencia de los 
microorganismos es el descrito por Bruehl y colaboradores en 1969, en relacion 
con la pervivencia de Cephalosporium gramineum, que es un hongo patogeno del 
trigo. Durante el tiempo comprendido entre la siega y la siembra del ano siguiente, 
este hongo ha de mantenerse viable en el suelo. Como no forma esporas ni otras 
estructuras de resistencia, el paras ito ha de sobrevivir en estado vegetativo en el 
interior de los tejidos del hospedador previamente colonizados y donde ha 
excretado un antibiotico que impide el desarrollo de otros colonizadores. Estos 



149 



autores han demostrado que, en todos los cultivos recien aislados, este bongo 
excreta una sustancia antifiingica de amplio espectro cromalograficamente identica 
al antibiotico que aparece en los tejidos de trigo infectados. La hip6tesis de que la 
capacidad de producir este antibiotico es ecologicamente ventajosa para C. 
gramineum encuentra apoyo en el becho de que los cultivos mantenidos en el 
laboratorio pierden pronto su capacidad de producir el antibidtico; ello indica que 
en el habitat natural la presion selectiva protege a los formadores de antibi6ticos, 
mientras que elimina los mutantes no productores que surgen espontamenamente . 
Smith y Marples describieron en 1984 otro ejemplo interesante. Estos autores 
observaron que el bongo Trichophyton mentagrophytes vive normal mente en la piel 
del erizo de Nueva Zelanda y que en este babitat natural produce y excreta 
penicilina, lo que elimina las poblaciones coexistentes de estafilococos sensibles a 
este antibiotico. Han comprobado asimismo que todas las poblaciones de 
estafilococos que se encuentran en la piel de este erizo son resistentes a la 
penicilina y atribuyen este becbo a que estas bacterias ban experimentado un 
proceso de adaptacion que les permite superar el amensalismo de los Trichophyton 
productores de dicbo antibiotico. 

Es probable que procesos de adaptacion an^ogos a dste que acabamos de 
exponer scan frecuentes en babitats naturales m^ complejos, como el tubo 
digestive, el suelo o los lodos lacustres y marinos, en los que la coexistencia de 
poblaciones muy diversas puede propiciar procesos de coevoluci6n impulsados por 
la aparicion espontanea de mutantes resistentes que son favorecidos por la presi6n 
selectiva debida a la constante presencia de antibioticos. Esto es concebible si se 
tiene en cuenta el becbo, demostrado experimental mente, de que la presencia de 
una sustancia antibiotica en un medio de cultivo constituye un factor de selecci6n 
de mutantes resistentes a dicba sustancia. A esto se debe el becho de que el uso 
clinico de antibioticos (sobre todo cuando estos farmacos se emplean de modo 
indiscriminado o irracional) lleva consigo la proliferaci6n de estirpes resistentes 
derivadas de especies patogenas que originalmente eran sensibles a los antibi6ticos 
en cuestion. Es razonable, pues, admitir que en los ecosistemas naturales se est^ 



150 



produciendo continuamente procesos de seleccion de mutantes resistentes a los 
antibioticos, si bien el estudio in situ de estos procesos encierra numerosas 
dificultades tecnicas. 

En el estudio de los procesos de adaptacion a la presencia de antibioticos se 
pueden considerar dos aspectos: el primero se refiere a los mecanismos de 
superacidn del amensalismo que desarrollan las poblaciones que conviven con 
la poblaci6n productora del antibiotico; el segundo de estos aspectos se refiere a 
los mecanismos de autoproteccion que han de desarrollar los distintos 
organismos contra los efectos de los antibioticos autogenos, con lo que se evita el 
"suicidio" de la poblacidn productora. 

Mediante el estudio de los mecanismos de superaci6n del amensalismo se ha 
logrado resolver muchos de los problemas relacionados con la adquisicidn de la 
antibiotico-resistencia de los microorganismos patogenos. Dado que estos estudios 
corresponden mas bien al campo de la antibioterapia, no los vamos a detallar aqui. 
S61o diremos que estas investigaciones, realizadas a nivel molecular, han llevado 
a la elucidacidn del modo de accion de casi todos los antibioticos y del 
determinismo genetico de la resistencia a estas sustancias. 

En cambio, este discurso sobre la ecologia de la antibiosis quedaria 
incompleto si no considerasemos, aunque sea brevemente, los mecanismos de 
autoproteccion de los organismos productores de antibi6ticos, pues son 
precisamente estos mecanismos lo que da sentido a la antibiosis como modo de 
lucha por la existencia. 

MECANISMOS DE AUTOPROTECCION 

En los ultimos treinta aiios se han realizado muchas investigaciones 
encaminadas al esclarecimiento de los mecanismos moleculares por los que los 
organismos eluden los efectos toxicos de los antibioticos que ellos mismos 
producen. Estos estudios implican un conocimiento a nivel molecular de los 
distintos antibidticos, de sus respectivas "dianas" (ya sean enzimas o estructuras 
celulares) y de las interacciones de cada antibi6tico con su diana. 



151 



Dado que no es posible detallar aqui ni siquiera los resultados mas 
importantes de estas investigaciones, nos limitaremos a comentar brevemente 
algunos ejemplos de los principales mecanismos de autoproteccion que se recogen 
en textos de Microbiologia y en muchas revisiones, como son las publicadas por 
Cundliffe (1989), Liras y Martin (1990) y Jimenez (1990). 

Citaremos en primer lugar el caso en que no es necesaria la autoproteccion 
debido a que en el organismo productor no existe la diana del antibiotico. Esto 
sucede en todos los bongos productores de penicilinas (como son, por ejemplo, 
algunas especies de Penicillium y de Aspergillus y el Trichophyton mentagr ophites 
anteriormente citado), o de cefalosporinas, como Cephalosporium acrenwnium, y 
en general en todos los organismos eucarioticos productores de antibioticos 
betalactamicos, que, como es sabido, inhiben la sintesis de los peptidoglucanos, 
que solo existen en la pared celular de las celulas procarioticas. Pero estos casos 
son muy poco comunes; lo general es que en los organismos productores existan 
las dianas, estructurales o bioquimicas, de los antibioticos autogenos, y por tanto, 
el exito ecologico de tales organismos depende de que a lo largo de la evolucion 
la presion selectiva haya favorecido el desarrollo de mecanismos de 
autoproteccion. 

Expondremos a continuacion algunos ejemplos de los distintos mecanismos de 
autorresistencia, agrupandolos en tres modalidades generales: exclusion rapida del 
antibiotico del medio intracelular, modificacion del antibiotico y modificacion de 
la diana. 

Mecanismos de exclusion del antibi6tico se ban descrito en algunos 
actinomicetos productores de tetraciclinas, como Stretomyces aureofaciens y S. 
rimosus, en cuyas membranas citoplasmaticas se ha demostrado la presencia de 
enzimas, codificadas por genes cromosomicos, que intervienen en el transporte 
activo de este antibiotico, de forma que se favorece su rapida excreci6n y se 
impide la reentrada en la celula. Un mecanismo parecido, pero codificado por 
plasmidos, se ha descrito en Streptomyces coelicolor, para la exclusi6n de la 
metilenomicina. Con este tipo de mecanismos se consigue que los antibioticos 



152 



autogenos estdn muy poco tiempo en contacto directo con las dianas. 

Con respecto a la autoproteccion mediante la modiflcacidn del antibidtico se 
han estudiado detenidamente muchos casos en los que los organismos sintetizan 
enzimas altamente especiTicas que introducem cambios en la mol^cula de los 
antibi6ticos autogenos, con la consiguiente inactivacion de los mismos. A pesar de 
que la naturaleza quimica de los distintos antibioticos es muy di versa, la 
detoxicacion de estas sustancias se realiza principalmente de dos maneras: por 
acetilaci6n de grupos amino, mediada por acetil-CoA, y por fosforilacidn de 
hidroxilos con el concurso de ATP. A veces en un mismo organismo coexisten 
estas dos formas de inactivacion del antibiotico que producen. Los organismos 
mejor estudiados en este sentido son en su mayoria actinomicetos productores de 
aminoglucosidos inhibidores de la biosmtesis de proteinas; asi, se ha demostrado 
que Streptomyces fradiae puede inactivar la neomicina por acetilacion y por 
fosforilacion; lo mismo es cierto para S. griseus con respecto a la estreptomicina, 
mientras que S, kanamyceticus solo posee enzimas para la acetilacion de la 
kanamicina. Algunos actinomicetos productores de otras clases de antibioticos 
tambien presentan estos mecanismos de detoxicacion, tal ocurre con Streptomyces 
alhoniger, que posee enzimas que acetilan la puromicina. Tambien se han descrito 
este tipo de modificaciones en bacterias del g^nero Bacillus, tal es el caso de las 
estirpes de B, circulans que poseen enzimas tanto para la acetilacion como para la 
fosforilacion de la butirosina. 

En cuanto a la autoproteccion mediante la modificacion de la diana se 
conocen en profundidad muchos ejemplos; pero nosotros nos limitaremos a citar 
aqui solo algunos de ellos dividiendolos en dos grupos, segiin que la diana sea 
ribosomica o no ribosomica. 

En el primero de estos grupos se incluyen muchos actinomicetos productores 
de antibioticos inhibidores de la sintesis de proteinas y que se autoprotegen 
mediante la sintesis de enzimas que metilan el ARN ribosomico, de manera que 
estos ribosomas metilados son resistentes a la accion del antibiotico. Son ejemplos 
Streptomyces azureus, que tiene ribosomas resistentes a la tiostreptona debido a 



153 



que el ARNr 23S esta metilado; asimismo, Micromonospora purpurea es resistente 
a la gentamicina debido a la metilacion del ARNr 16S. 

La modificacion de dianas no ribosomicas se refiere principalmente a ciertas 
enzimas que intervienen en la sintesis de acidos nucleicos o del peptidoglucano de 
la pared celular, de manera que la nueva enzima no se liga al antibiotico. For 
ejemplo, la ARN polimerasa de Nocardia mediterranei tiene modificada la 
subunidad beta de modo que la enzima no se une a la rifamicina ni tampoco a las 
rifampicinas. Tambien 

las estirpes de Streptomyces sphaeroides productoras de novobiocina tienen 
modificada la subunidad B de la girasa de forma que pueden replicar su ADN en 
presencia de este antibiotico. Cabe citar asimismo a todos los procariotas 
productores de antibioticos betalactamicos, que, a diferencia de los eucariotas, 
poseen peptidoglucanos en sus paredes celulares, y, por tanto, contienen las 
enzimas diana de estos antibioticos, como son las transpeptidasas, carboxipetidasas 
y otras PBPs (penicillin binding proteins), que intervienen en la ultima etapa de 
la sintesis de la pared celular procariotica. For ejemplo, los actinomicetos 
productores de cefamicinas {Streptomices clavuligerus, S. griseus) y las bacterias 
Gram negativas productoras de cefabicinas {Lysobacter, Xanthomonas) tienen sus 
PBFs modificadas de forman que no se ligan a los respectivos antibioticos. 

RESUMEN Y PERSPECTIVAS 

A partir de 1941, cuando se comprobo la gran utilidad clinica de la 
penicilina, el estudio de la antibiosis y de los antibioticos desperto el interes de 
medicos, farmaceuticos, biologos, bioquimicos, geneticos, ecologos, etc., y este 
enfoque multidiciplinar impulse el avance de la antibioterapia, de la biotecnologia 
y de la genetica y ecologia de la antibiosis a nivel molecular, hasta el punto de que 
actualmente se conocen en profundidad las bases moleculares del modo de accion 
de los antibioticos, asi como el determinismo genetico de la resistencia a las 
sustancias antibioticas, tanto alogenas como autogenas. Estos conocimientos, que 
son el resultado de investigaciones encaminadas a la elucidacion de la antibiosis en 



154 



los ecosistemas naturales, pueden servir de base para abordar el estudio de las 
demas clases de interacciones antagonistas y mutualistas que condicionan la 
coevoluci6n de las distintas poblaciones que conviven en tales ecosistemas. Ello 
no es ninguna Utopia, pues ya hay ec61ogos que, bas^dose en los resultados de los 
estudios a nivel bioquimico de las interacciones planta-planta, planta-animal y 
animal-animal, han llegado a un tratamiento holistico de la ecologia, al que 
Harborne considera como una nueva ciencia a la que denomina Bioquimica 
ecologica. 

Por consiguiente, y dado que los microorganismos son un material mucho 
mas favorable que los vegetales y los animales para los estudios a nivel molecular, 
me permito terminar este discurso sugiriendo a los jovenes microbidlogos que la 
Ecologia microbiana abordada a este nivel puede ser una importante contribucion 
al desarrollo y consolidacion la Ecologia molecular como una ciencia biologica 
de insospechadas posibilidades. 

He dicho. 



155 



VIDA ACADEMICA 



Actiwdades de la Academia 

Las actividades academicas en el ano que se comenta, se caracte- 
rizaron por un notable aumento dentro de su ambito cultural en rela- 
ci6n con anos anteriores. 

Aparte de la tradicional ceremonia de la apertura de curso, que 
tuvo lugar, como ya viene siendo costumbre, en el Salon de Actos de 
la Real Sociedad Economica de Amigos del Pais de Tenerife, que amable- 
mente es cedido por su Director, se celebraron tambien en el mismo, 
cuatro sesiones academicas, al igual que otras tantas en la vecina 
ciudad de Las Palmas de Gran Canaria desarrol ladas en el Salon de Ac- 
tos de la Casa de Colon, a cuya Direccion dejamos igualmente constan- 
cia de nuestro reconocimiento . Seguidamente , se expone una relacion mSs 
pormenorizada de dichos actos. 

La apertura de curso, realizada el dia 27 de Enero de 1995,. fue 
presidida por el Excmo . Sr. D. Nacere Hayek, Presidente de la Academia, 
acompanado de diversas autoridades universitar ias y presidentes de o- 
tras Corporaciones . Tras la lectura por el Ilmo. Sr. Secretario de la 
preceptiva Memoria, el Excmo. Sr. D. Federico Garcia Moliner, Premio 
Principe de Asturias de Invest igac ion , pronuncio con gran brillantez 
la conferencia titulada " La ciencia como cuestion de interes general " 

Los otros actos academicos a que se ha aludido, fueron los si- 
guientes : 

El dia 2 de Marzo de 1995, el Academico Correspondiente Ilmo. Sr. 
D. Luis Angel Cordero Rego, Catedratico de la Universidad de Santiago 
de Compostela y Miembro de la Real Academia Galega de Ciencias, diserto 
sobre el tema " Matematica pura versus matematica aplicada ". El dia 
18 de Abril, el Academico N'umerario y Catedratico de la Universidad de 
Las Palmas, Ilmo. Sr. D. Bonifacio Nicolas Diaz Chico, lo hizo sobrc 
" Nuevas funciones para los estrogenos ". El dia 28 del mismo mes,se 



159 



tuvo la ocasi6n de oir al Academico Correspondiente Ilmo. Sr. D. Ama- 
hle LinSn Martinez, Catedratico de la Universidad Politecnica de Ma- 
drid, Miembro de la Real Academia de Ciencias y Premio Principe de As- 
turias de Investigacion , su disertacion sobre el tema " El fulgor del 
fuego y la ciencia de la combustion ". Esta serie de intervenciones 
continuaron con la que tuvo lugar el dia 4 de Diciembre a cargo del 
Ilmo. Sr. D. Julio Perez Silva, Catedratico Emerito de la Universidad 
de Sevilla ,,' Academico Correspondiente de nuestra Academia y Premio Ca- 
rias de Investigacion, quien expuso una conferencia sobre " Aspectos 
ecol6gicos de la antibiosis ". 

En la ciudad de Las Palmas se celebraron asimismo las siguientes 
sesiones, todas ellas, como ya antes se dijo, en el Salon de Actos de 
la Casa de Col6n: 

El dia 6 de Junio, el Ilmo. Sr. D, Jose Regidor Garcia, Catedra- 
tico de la Universidad de Las Palmas y Academico Numerario de esta 
Corporacion, expuso el tema " Biologia celular del radical oxido ni- 
trico: su imp].icaci6n en la actividad nerviosa ". Al dia siguiente, 
el Profesor Dr. Ingeniero Horst Kruse, Director del Institute de Tec- 
nologia del Frio de la Universidad de Hannover, diserto sobre " La sus- 
titucion de los ref rigerantes que afectan al medio ambiente ". AlgQn 
tiempo despues, el 18 de Diciembre, el Colaborador Cientifico del 
C. S. I. C, Dr. D. Sergio Moreno, hablo sobre " La division celular 
y el cancer ", y-el siguiente dia 19 de Diciembre, el Academico Nume- 
rario de nuestra Academia y Catedratico de la Universidad de La Laguna, 
Ilmo. Sr. D. Wolfredo Wildpret de la Torre cerro el ciclo con una con- 
ferencia tiitulada " La diversidad vegetal de las especies naturales de 
Canarias ". 

En este ano de 1995, la Academia intervino, en colaboracion con 
otras instituciones universitar ias , en la organizacion de diversos cur- 
sos de ampliaci6n de conocimientos , a saber: 



160 



"Curso de pteridolitas de las Islas Canarias", conjuntamente con 
el Departamento de BotSnica de la Universidad de La Laguna ( 5 al 13 
de Mayo: 30 horas lectivas ). En colaboracion con el citado Departamen- 
to, el Dr. Dieter Lupnitz de la Universidad alemana de Maguncia, im- 
partio una conferencia acerca de " La vegetacion de Nuevo Mexico y A- 
rizona ". 

"Microbiologia de aguas", en colaboracion con el Departamento de 
Microbiologia de La Laguna (Septiembre a Noviembre: 7 horas lectivas ). 

"Cartografia Bent6nica", en colaboraci6n con el Colegio Oficial de 
Biologos y la Facultad de Biologia de la Universidad de La Laguna (dias 
22 a 2-5 de Noviembre: 15 horas lectivas). 

Ha aparecido el volumen VI (1994) de la Revista que edita la Aca- 
demia, que sigue manteniendo una alta calidad. El volumen consta de dos 
fasclculos, el primero dedicado a la Seccion de Matematicas y que con- 
tiene 10 articulos de la especialidad ; y el segundo, a las de Fisica, 
Quimica y Biologia, con 9 articulos. Ya se halla parcialmente repartido. 

El premio de la Academia, que correspondio en el ano 1994 al area 
de Biologia, ha sido declarado desierto. Oportunamente fuc convocado el 
del ano 1995 objeto de esta memoria, correspondientc a la seccion de 
Quimicas, el cual por decision unanime del Jurado nombrado al efecto, 
fue concedido a la Doctora Dona Pastora Maria Torres Verdugo de Cordoba. 
El trabajo merecedor del premio, se encuentra publicado en el fascicu- 
le nCim. 2-3-4 del volumen VII de la Revista de la Academia (1995). 

La Junta General Ordinaria se reunio, como es preceptivo, en el mes 
de Enero. De lo alii tratado, es digno de resenar la aprobaci6n de la 
propuesta de la Junta de Gobierno, referente al nombramiento como Acade- 
micos Correspondientes de los Ores. D. Amable Linan Martinez y D. Luis 
Angel Cordero Rego, complaciendose la Academia, por ello, al poder con- 
tar entre sus miembros con estos prestigiosos Catedraticos universita- 
rios. La Junta encomendo, por otra parte, al Sr. Presidente de la Acade- 



161 



mia, que gestionara en la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, el 
uso de algun local, para que se pudieran desarrollar alii actos aca- 
demicos. Esta gestion fue coronada por el exito, al autorizarse la 
oesion del Salon de Actos del emblematico y bello edificio conocido 
como Casa de Colon. Tambien se entablaron conversaciones con el Ilmo. 
Sr. Presidente del Cabildo Insular de Gran Canaria, al objeto de in- 
centivar la actuacion de la Academia en aquella capital, esperandose 
que todo cristalice con la firma de sendos convenios de colaboracion. 

En orden a la posibilidad de disposicion de un edificio propio 
donde la Academia pudiese instalar una definitiva sede social, las 
gestiones realizadas no ban podido aun asegurar un proyecto inmedia- 
to. 

Damos cuenta, por ultimo, en este apartado, de una conferencia 
que, dentro de un programa de Doctorado organizado por la Universi- 
dad de La Laguna, fue impartida en Diciembre de 1995 por el Academi- 
co Numerario Dr. D. Juan Jose Bacallado Aranega sobre los Museos de 
Ciencias Naturales y el Mar como recurso educativo, didactico y cien- 
tifico. Dado el interes de la misma, hemos considerado conveniente 
reproducirla seguidamente en este fasciculo, al que por su naturaleza 
corresponde. 



162 



Rev .Acad .Canar .Cienc . , VII (Nums. 2,3 y 4), 163-192 (1995) 



LOS MUSEOS DE HISTORIA NATURAL COMO CENTROS DE 
INVESTIGACION Y CONSERVACION DE LA BIODIVERSIDAD.( * ) 



Por 



Juan Jose Bacallado Aranega 



INTRODUCCION 

Se me ha pedido que imparta una charla introductoria dentro del master que, sobre 
Didactica de las Ciencias, organiza la Universidad de La Laguna en colaboracion con 
algunos Centros de Secundaria, el Instituto de Astrofisica de Canarias y el Muscu dc 
Ciencias Naturales de Tenerife. El enfoque de la misma debe girar en torno al ambito: "Lus 
Museos de Ciencias Namrales y el Mar como recurso educativo, didactico y cientiTico". 

Sin embargo, creo necesario elaborar la mencionada charla dandole un enfoque mas 
holistico, poniendo sobre el tapete el importantisimo rol que juegan los Museos de Historia 
Natural como centros de investigacion y salvaguarda de la biodiversidad, lo que comparten 
con otros centros e instiuiciones similares tales como: Jardines Botanicos, Parques 
Zoologicos, Insectarios, Acuarios, Reptilarios, Aviarios, etc., siempre y cuando — esios 
ultimos— scan organizaciones serias tuteladas por organismos locales, regionales o esta tales; 



(*) Por el interes en cuanto atane a la conservacion y salvaguarda 
de la biodiversidad, el Comitg Editorial ha considerado conveniente 
.reproducir aqui la disertaci6n del Dr. D. Juan Jos§ Bacallado Aranega 
sobre Museos de Historia Natural realizada en La Laguna en Diciembre 199 

163 



como tambien otras iniciativas empresariales, casi paraoficiales o paraestatales, en las que 
la etica profesional, el respeto a las leyes intemacionales sobre trafico y tenencia de especies 
y el enfoque eminentemente educative y de preservacion de animales y plantas primen sobre 
el puramente economicista, lo que no suele ser la norma en muchos de estos parques 
tematicos. 

Asi pues, abordare el tema centrandome en el papel de los Museos de Ciencias 
Naturales como centros de investigacion, donde se trabaja en proyectos de floristica y 
faum'stica en el mas amplio sentido: taxonomia, corologia, biogeografia y bioecologia (en 
nuestro caso bioecologia insular), sin olvidar otros proyectos no menos relevantes tales como 
procesos geologicos, paleontologia, biologia marina, investigacion educativa y un largo etc. 

Por consiguiente, un tema tan amplio requiere que reflexionemos un poco sobre el 
papel de los Museos de Historia Natural, partiendo de la propia definicion de museos, a la 
par que esbocemos su organizacion interna y sus lineas de trabajo. 

Al propio tiempo tendremos que defmir y aclarar lo que entendemos por biodiversidad, 
asi como las estrategias globales que se llevan a cabo a nivel mundial para tratar de frenar 
la destruccion, alteracion y la perdida diaria de ecosistemas, de habitats, de especies y en 
suma del patrimonio genetico universal. 

MUSEOS DE fflSTORIA NATURAL 

Todo museo que se precie debe cumplir tres grandes misiones: CONSERVACION, 
INVESTIGACION y DIFUSION. Los Museos de Historia Natural son lugares 
privilegiados de observacion de la divers idad; son, de alguna manera, los escaparates 
simbolos de la biodiversidad, como los hipemercados lo son de la sociedad de consumo. 



164 



Mas que ningunos otros, los naturalistas de los museos estan impregnados, de diversidad, 
puesto que estan continuamente inmersos en el la. Y como tambien estamos rodeados de 
fosiles — testigos de que la desaparicion de las especies forma parte del gran teatro de la 
vida— forjamos nuestras opiniones con prudencia, rigor y moderacion. [1] 

El Museo de Ciencias Naturales de Tenerife es un centro dedicado a la investigacion 
y divulgacion de la gea, flora y fauna (tanto acmal como fosil) de las islas Canarias en 
particular y de la Macaronesia en general. Es un centro con vocacion regional abierto a la 
colaboracion con la comunidad cientifica intemacional, como asi parece demostrarse por los 
programas y proyectos en los que participa y ha participado el personal cientifico, tecnico 
y educativo del Museo: Galapagos 92, Magreb 86-88, Antartida 95, Venezuela, 
Macaronesia, y un largo etc. 

Antecedentes Historicos 

En Junio de 1951 el Cabildo Insular de Tenerife adopto el acuerdo de crear el 
mencionado Museo, que en principio se nutrio de colecciones de muy diverso origen, 
aunque la base de ella fueron parte de los fondos adquiridos a la familia de Anselmo Bem'tez 
(1859-1937) en el afio 1949 (Gabinete de Historia Natural). 

Sin embargo el funcionamiento del Museo como tal no comenzo hasta que se creo, por 
acuerdo de 31 de enero de 1962, la Seccion de Entomologia, puesta en marcha por el 
entomologo y recordado naturalista Jose Maria Fernandez Lopez en colaboracion con los 
tambien entomologos Manuel Morales Martin y Rafael Arozarena Doblado. En esas mismas 
fechas se designo como Director cientifico al Dr. Telesforo Bravo Exposito. 

La mentada seccion comenzo sus trabajos gracias a la aportacion de toda la coleccion 



165 



entomologica asi como la bibliografia especializada de Fernandez Lopez, en una callada 
labor de mas de 20 anos. 

Desde aquella fecha hasta 1974 el Museo se instalo, por acuerdo entre el Presidente 
del Cabildo Juan Ravina y el Alcalde de Santa Cruz Joaquin Amigo en unos locales 
inadecuados -antigua Granja Agricola- del hoy flamante nuevo parque municipal de La 
Granja; ya en aquellas fechas se tomo el acuerdo verbal de construir en ese mismo lugar y 
por consenso entre ambas Corporaciones, un pabellon para su instalacion definitiva. 

El que redacta esta lineas, que pudo gozar una parte de aquellos "gloriosos" aiios 60, 
piensa que se desperdicio una ocasion linica e irrepetible para que la ubicacion definitiva del 
Museo de Ciencias Naturales hubiera sido el Parque de La Granja, lugar ideal para la 
investigacion e instalacion de un edificio racional, planificado a la medida de un museo 
moderno, con sus anexos de acuarios, terrarios, aviarios y parque-jardin botanico con 
ejemplares de nuestra flora autoctona. 

No obstante, el traslado del Museo a su actual y definitivo emplazamiento, el antiguo 
Hospital Civil (Hospital de Nuestra Senora de Los Desamparados), reiine algunas ventajas, 
como son: simacion estrategica en pleno corazon de la ciudad y en un entomo en el que el 
casco antiguo limita con el area destinada a la expansion de Santa Cruz, presencia de 
monumentos historico-artisticos de gran relevancia, asi como cierta posibilidad de 
crecimiento en los solares colindantes que han sido destinados a equipamiento cultural. 

Entre los aiios 1720 y 1725 se iniciaron las obras de construccion de dicho hospital, 
debiendose a la iniciativa de los hermanos Rodrigo e Ignacio Logman Van Heiden. Al 
resultar las instalaciones insuflcientes, se encargo al arquitecto de Oraa y Arcocha la 
redaccion de un proyecto para un nuevo edificio anexo al anterior, concluyendose las obras 



166 



en 1890, pero el inmueble fue objeto de sucesivas ampliaciones, la ultima de las cuales se 
debe al arquitecto Tomas Machado de Mendez Fernandez de Lugo. 

Desde el punto de vista arquitectonico mas estricto es este un edificio de gran interes. 
Su zona antigua es una de las muestras mas cualificadas de la Arquitectura neoclasica de las 
Islas y quizas la obra maestra de Oraa, destacando en su exterior la sabiduria de las 
proporciones, el equilibrio y serenidad de la composicion y la gran maestria en el uso y 
diseno de todos y cada uno de los elementos arquitectonicos, y en su interior la luminosidad 
de sus naves y sus proporciones adrairables que entroncan directamente con las de la 
arquitectura tradicional canaria, en torao a dos patios gemelos (siguiendo la mas pura 
tradicion espanola de patios cerrados). 

Con fecha 29 de junio de 1979 el pleno del Cabildo de Tenerife aeordo, por 
unanimidad, la iniciacion de los tramites previos a la posible restauracion y 
acondicionamiento del referido edificio, para convertirlo en conjunto de Museos y Centro 
de Actividades Culturales. Asimismo, la Comision Provincial del Patrimonio Historico 
Artistico acuerda iniciar, ese mismo ano, expediente de Declaracion de Monumento 
Historico-Artistico de caracter Provincial, declaracion que se consigue en 1984 gracias a los 
informes favorables de la Real Academia de la Historia y del propio Cabildo. 

En 1979 es nombrado Director del Museo el Catedratico de Botanica de la Universidad 
de La Laguna, Dr. Wolfredo '^ildpret de la Torre, cargo que desempena hasta julio de 
1983, en que es sustituido por el que escribe estas lineas, quien por concurso publico de 
meritos pasa a ocupar la plaza de Director en propiedad el 1 de enero de 1986. 

En la actualidad las obras de restauracion y acondicionamiento estan muy avanzadas, 
aunque queda mucho camino que recorrer, sobre todo en lo que se refiere a la futura 



167 



instalacion de las salas definitivas, iluminacion, carpinteria, laboratories, talleres, 
equipamiento, seguridad, etc. 

Actualmente parece claro que el referido Centro acogera definitivamente dos de los 
museos dependientes del Cabildo: Museo de Ciencias Naturales y Museo Arqueologico, 
denominandose al conjunto "Museo de la Naturaleza y el Hombre". 

Recientemente el Cabildo ha creado el Organismo Autonomo de Museos, con la 
final idad de dotar a todos ellos de estructuras administrativas y de personal que agilicen su 
funcionamiento. 

Termino esta breve resena historica dejando constancia de la importante y laudatoria 
labor del Cabildo de Tenerife en lo que a politica museistica se refiere, lo que sin duda 
culminara en los proximos afios con la inauguracion de unos centros especializados de 
categoria internacional. 

Este esfuerzo de ahora debe tener su continuidad asegurada, con un seguimiento y 
mantenimiento sostenido, asi como con el conveniente reciclaje de personal y material 
acorde con los avances tecnologicos y con las exigencias del tejido social. 

Cuando llegue a la Direccion del Museo me propuse varias metas que consideraba y 
considero vitales: 

- Dotarlo de personal cualificado y fijo. 

- Inventariar y acrecentar sus fondos de colecciones y bibliograficos. 

- Potenciar sus publicaciones propias (Revista Vieraea — organo cientifico del Museo— 
monografias, publicaciones didacticas, etc.). 

- Mejorar su infraestrucmra con los necesarios materiales de trabajo: aparataje y utillaje de 
investigacion, taxidermia, informatica, almacenamiento y oficina. 



168 



- Organizacion del trabajo por areas, secciones o departamentos interconectados, aunque 
cada uno con su vida propia y sus correspondientes responsables al frente. 

-. Libertad de accion para las referidas secciones y sus lineamientos de investigacion, versus 
exigencia de maxima responsabilidad. 

- Continua presencia en la calle con exposiciones temporales e itinerantes, amen de cursillos, 
charlas, conferencias y talleres. 

- Potenciacion del Departamento Educativo y de Difusion. 

- Apertura al publico de todas las salas del Museo con nuestro mensaje o discurso fmal y 
priori tario: 



- PROTECCION DEL MEDIO AMBIENTE Y PRESERVACION DE LA 
DIVERSIDAD GENETICA. 



Todo ello debera conseguirse con la existencia de un equipo investigador y tecnico 
puesto al dia en los diferentes campos cientificos, lo que repercute en el optimo desarrollo 
de las otras dos funciones basicas: CONSERVACION y DIFUSION. 

Objetivos de la investigacion: 

1. Contribuir al conocimiento de la gea, flora y fauna de Canarias y del enclave 
Macaronesico. 

2. Apoyar con sus colecciones las investigaciones de otras instituciones coincidentes 
en los mismos propositos. 



169 



3. Elaborar inventarios y catalogos del material que compone sus colecciones y de la 
documentacion archivada en sus bancos de datos. 

4. Perfeccionar las distintas tecnicas museologicas y museograficas mas oportunas para 
el entorno canario. 

5. Profundizar en el conocimiento de las necesidades y requerimientos de su publico 
real, potenciando eficaces programas de difusion orientados a el. 

Conservacion. 

Las colecciones de los Museos de Historia Natural son patrimonio de todo el tejido 
social; son Patrimonio de la Comunidad Autonoma, Patrimonio Nacional y, a no dudarlo, 
Patrimonio de la Humanidad; en especial el material tipo que debe conservarse en una 
tipoteca de maxima seguridad y que esta a disposicion de toda la comunidad cientifica 
internacional. 

La conservacion es una de las funciones basicas de todo museo. Mantener sus 
colecciones en perfecto estado es imprescindible para su estudio por cualquier persona 
interesada y como referencia de futuras generaciones. 

Objetivos: 

1 . Crear, conservar, incrementar, ordenar e inventariar colecciones, de especimenes de los 
tres reinos de la naturaleza (en especial los del entorao macaronesico), para fmes de estudio, 
divulgacion y deleite. 

2. Gestionar intercam.bios y prestamos con otras instituciones. 

3 . Crear y mantener una base de datos informatizada de los fondos existentes en el Museo. 



170 



I Difusion. 

La herramienta basica para la difusion de los diferentes aspectos que se engloban en 
un museo es la exposicion permanente. Como complemento se llevaran a cabo 
exposiciones temporales e itinerantes, asi como una serie de actividades dirigidas al 
profesorado, centres escolares y publico en general, constituidas por cursos, talleres, 
publicaciones didacticas, conferencias, mesas redondas, debates, etc. 

Objetivos: 

- Facilitar y contribuir al conocimiento y la inteq)retaci6n de la naturaleza. 

- Favorecer y propiciar un cambio de actitud de la sociedad en orden a la valoracion y 
respeto del medio ambiente. 

- Promover y facilitar un mejor conocimiento de los museos como instnimentos utiles para 
la educacion, la cultura y el deleite. 

- Fomentar la formacion profesional y la continuada puesta al dia del personal especializado 
en museologia y museografia. 

Asi pues los Museos de Ciencias Naturales o Historia Natural y muy particularmente 
el nuestro —dado el entomo insular donde esta situado— asume la Estrategia para el 
Future de la Vida, segiin las pautas emanadas del documento "CUIDAR LA TIERRA", 
elaborado por la UICN (Union Mundial para la Naturaleza), el PNUMA (Programa de las 
Naciones Unidas, para el Medio Ambiente) y la WWF (Fondo Mundial para la Naturaleza), 
cuya fmalidad es el desarroUo sostemble:"mejorar la calidad de vida humana sin rebasar la 
capacidad de carga de los ecosistemas que la sustentan". 

Resumiendo, hacemos nuestros los objetivos de la UICN, aportando el esfuerzo de 
Investigacion y Educacion Ambiental en el ambito que nos compete Dichos objetivos son: 



171 



- Asegurar la conservacion de la naturaleza y especialmente su diversidad biologica, como 
una de las bases esenciales para el future; 

- Garantizar que cuando se utilicen recursos naturales de la Tierra, ello se haga de manera 
racional, equitativa y sostenible; 

- Guiar el desarrollo de las comunidades humanas hacia modos de vida dignos y en armonia 
constante con otros componentes de la biosfera. 

Los Museos son instituciones al servicio de la sociedad y su desarrollo, por lo que es 
necesario e imprescindible promover el conocimiento de sus funciones y del papel que 
juegan en este sentido. 

Segun recoge el ICOM (Consejo Internacional de Museos): "La civilizacion actual 
tiende a evolucionar hacia una sociedad basada en el bienestar, lo que significa un aumento 
del tiempo libre que se puede emplear en el consumo cultural. Este hecho se manifiesta en 
un incrememnto del uso social del patrimonio. El concepto de este termino va ampliandose 
dia a dia, tanto desde el punto de vista cuantitativo como cualitativo y en consecuencia los 
limites de la museologia se ven desbordados ante la necesidad de ofrecer propuestas 
cientificas, culturales, educativas y liidicas cada vez mas numerosas y de mayor calidad, 
mientras que a la vez los museos deben enfrentarse a nuevos retos e instrumentos de gestion 
alternativos. "Ademas, las amenazas contra la preservacion de los bienes culturales y 
naturales no solo no disminuyen, sino que se mantienen y en algunos cases incluso se 
intensiflcan". 



172 



INVESTIGACION 

Decia Ramon y Cajal: "No se ensena bien sino lo que se hace y quien no investiga no 
ensena a investigar". 

Igualmente, quien en nuestras disciplinas y areas de conocimiento no se mantiene 
medianamente al dia (manejo bibliografico, cursos y congresos), o no lleva a cabo una 
discreta labor de campo, no estara preparado para ensenar, educar y difundir conocimientos 
medianamente rigurosos. 

Por otra parte la actividad cientifica requiere medios, organos de trabajo y recursos 
materiales; de otro modo podran surgir brotes ocasionales, pero no existira esa continuidad 
capaz de asegurar un crecimiento constante. 

Los Museos de Ciencias Naturales podrian — y de hecho asi esta comenzando a 
suceder— acmar como catalizadores o nudos en una red de trabajo intemacional para 
registrar e investigar la biodiversidad. 

Lineas concretas de investigacion marina: 



Estudio de la micro y macrofauna atlantica 



- Estudios sobre el Bentos marino del area circuncaria. 

- Opistobranquios de Canarias: estudios sistematicos, zoogeografico y quimico. 

- Atlas de zooplancton de Canarias. 

- Moluscos Prosobranquios de Canarias. 

- Ictiologia y carcinologia de profundidad. 

- Ictiologia planctonica. 



173 



- Repercusiones museisticas (museografia y divulgacion). 

- Evaluacion de varamiento de cetaceos en Canarias. 

Lineas concretas de investigacion terrestre: 



- Taxonomia, bio-ecologia, corologia, dinamica poblacional, origen, etc. de la flora 
y fauna del archipielago. 



- Paleontologia: estudio de yacimientos fosiles, dunas fosiles y playas levantadas. 

- Geologia: procesos geologicos, cavidades volcanicas, origen y poblamiento del 
archipielago. 

- Entomologia: Himenopteros, Coleopteros y Lepidopteros de Canarias. 

- Ornitologia: atlas ornitogeograficos insulares. Aves marinas: distribucion, biologia y 
dinamica poblacional. 

- Botanica: taxonomia y corologia de liquenes. Dinamica de poblaciones de fanerogamas 
(biogeografia). 

Investigacion educativa: 

- Analisis de tipos de publico visitante. 

- Sondeos publicos. 

- Evaluacion de las exposiciones fijas, temporales e itinerantes. 

- Influencia de los factores tecnicos de la exposicion en la adquisicion de conocimientos. 



174 



Informatizacion: 

- Creacion de base de datos como soporte para la realizacion de mapas de distribucion 
geografica y temporal de las plantas fanerogamas y aves en las islas Canarias. 

Todo lo anteriormente expuesto conlleva la formacion de nuevas colecciones y el 
crecimiento y catalogacion de las ya existentes, asi como la publicacion de los trabajos 
cientificos derivados de la mencionada investigacion. 

La divulgacion de todo ello corre a cargo del Departamento Educativo, lo que se lleva 
a cabo a traves de las exposiciones fijas, temporales, itinerantes y de los distintos canales 
de informacion: publicaciones didacticas, material audiovisual, cursillos a profesores, 
conferencias, seminarios, etc. 

La labor de ese Departamento tiene que estar arropada por todas las areas o secciones 
del Museo. Tengase en cuenta que la fmalidad primordial de nuestra institucion es 
divulgativa, procurando que el visitante adquiera y amplie sus conocimientos sobre la 
naturaleza canaria en particular, tratando de estimular su sensibilidad, espiritu critico y 
capacidad de percepcion, lo que —sin dudarlo— propiciara un mayor respeto hacia nuestro 
fragil medio namral. 

Retomando la investigacion cientiTica quiero aprovechar para reiterar la importancia 
de la misma. 

El estudio descriptivo de la divers idad vegetal y sobre todo animal, es una ingente y 
dificil tarea: se trata de descubrir, describir y clasificar racionalmente la enorme divers idad 
taxonomica como paso previo a cualquier otro tipo de investigacion. 

Hasta el momento presente se han descubierto y descrito alrededor de un millon 
doscientas mil especies, pero si nos atenemos a los calculos mas optimistas — basados en 



175 



recientes estudios de la fauna tropical— aun quedan por conocerse varias decenas de 
millones. Como muy bien dice Telleria [7], esta titanica labor de inventariado tropieza con 
varios problemas: 

-"La costosa formacion de especialistas". 

-"La urgente necesidad de estudiar esta diversidad ante la inminente desaparicion de 
miles de especies —sin conocer antes las potencialidades que encierran— como consecuencia 
de la destruccion de sus habitats". 

-"La incomprension, probablemente interesada, de la que hacen gala otras ramas de 
la Biologia, hacia este tipo de estudios descriptivos, a los que consideran aproximaciones 
coleccionistas y estaticas que no debieran gozar de excesivo apoyo economico". 

Como comenta acertadamente Alvarado (com. pers.) "... la zoologia cientifica ni 
tiene buena prensa, ni goza en el pais del favor de los poderes publicos. Hay que limitarse 
a una zoologia de inmediata aplicacion practica. No hay mas medida que el rendimiento 
peseta/hora o cualquier otro modulo de tipo economico". 

Canarias, con una elevada tasa de endemismos en flora y fauna ha sido y sigue siendo 
lugar preferido por especialistas de todo el mundo para los estudios que vengo comentando, 
y nuestro Museo ha supuesto para ellos — desde su fundacion— el punto de encuentro y 
consulta obligada. 

Nuestra responsabilidad es mantener esa linea de investigacion marcada certeramente 
por quienes nos precedieron, tratando — eso si— de renovar metodologias, coordinar 
estudios y aunar voluntades. 



4c:(c*******4:«4: 



176 



2 

!< 

B O 

c 




.§ 


2 


Q 


o 


0) 


0) 


° 


Q 





O ._ 


■D to 


CO 3 


c 5) 


■2-^ 


O -D 


O Q) 


O OC 




(D 

c c 

0) ■ 

com 



0) 

8 1 

dj o 
C/)CD 



(d 

T3 o 

:o E 

o 2 
0) c 
will 



(0 



r-vSS O 
O ^ C 

O— o 
O O « 
0) 0) (0 
COOCL 



■D 

I 



[Mm 



I 



(0 



I 



1 - 

o 3 

^ > 

CO o 



c c 

:9 >« Q 

(0 — o 

2 OJ o 

<0 (H <U 



>^ O 

CO > 

O) 03 

o E 
2 w 



_-53 



E 5 



c§ 






0) CM 

II 

0£ 



a> 




-a 


CO 




u 


o 




^ 


E 


8 


o 


o 


c 











»_ ^ 




° © 


■8 5J 






5 c 




to '£ 


fe 2 




a <'' 


Q. o 




p2 


Q_ « 




a.S 



o 

Q. 

E 
^5^ 



CQ 



177 



BIODIVERSroAD 

Biodiversidad, o lo que es lo mismo "diversidad biologica", es un termino colectivo 
que abarca la variedad de todas las plantas, animales y microorganismos de nuestro planeta. 
Aunque en la actualidad la preocupacion por la conservacion de las selvas tropicales acapara 
el interes de los medios de comunicacion, la conservacion de la biodiversidad es una 
cuestion mucho mas amplia, que incluye la diversidad de los medios acuatico, marino y de 
las zonas templadas, las plantas cultivadas y los animales domesticos, los microorganismos 
y, de hecho, la totalidad de la vida en la tierra. 

Junto a Halffter (del Instituto de Ecologia de Xalapa en Veracruz, Mexico) todos 
nos preguntamos: ^Cual es la razon para el actual interes, general y siibito, en tomo a la 
biodiversidad? Podriamos esbozar muchas respuestas, ninguna categorica: una de ellas 
— ligada al mundillo politico o al de los pseudoecologistas— podria ser el de una "moda muy 
en boga", que "viste, lustra y da esplendor a los discursos, proclamas y programas", en 
busca del "voto perdido", para mas tarde caer en el cajon del mas absoluto de los olvidos. 

Como muy bien escribe Halffter [3] la respuesta mas correcta podria ser porque: 
"En la ultima decada del siglo XX la diversidad biologica se ha convertido en el paradigma 
de lo que tenemos y estamos perdiendo, un simbolo del mundo en que nuestra cultura y 
concepcion del universo ha evolucionado, mundo que esta a punto de cambiar de manera 
irreversible. El hombre, en todas las epocas, ha tenido necesidad de cambio y, al mismo 
tiempo, miedo al cambio. Esta contradiccion es manifiesta en las civilizaciones industriales 
que preconizaron el uso despiadado del medio natural, y que ahora muestran una inquietud 
creciente ante la perdida de la diversidad biologica" . "Estamos casi en un callejon sin salida, 
ya que es casi imposible imaginar un desarrollo socioeconomico como el actual sin afectar 



178 



profundamente el medio natural, y de este el elemento mas fragil es la diversidad biologica". 

Es urgente y de todo punto necesario conocer la magnitud de la biodiversidad: 
describir, catalogar e inventariar todos los organismos vivientes, aunque solo sea por 
razones utilitarias, o por la ya larga tradicion de controlar la naturaleza y sus bienes. 

"Distinta (aunque no contraria, ni excluyente) es la busqueda, a traves de la 
investigacion cientifica, de elementos que nos permitan entender porque existe la diversidad 
biologica. Esta postura trata de establecer nuevas reglas de uso y convivencia entre sociedad 
y naturaleza, lo que lleva a considerar que tambien las relaciones entre las distintas 
sociedades humanas deben cambiar. Dentro de esta posicion toma importancia creciente la 
critica implicita o directa a los efectos del actual estilo de desarrollo, como asimismo la 
busqueda de nuevos modelos (Halffter, op. cit). 

Algunas definiciones de BIODIVERSIDAD. 

- Termino amplio que abarca la variabilidad entre organismos vivos de todos los medios, 
incluidos los ecosistemas terrestres, marinos y otros ecosistemas acuaticos, asi como los 
complejos ecologicos de los cuales forman parte. La biodiversidad incluye la diversidad 
dentro de la especie, entre especies y entre ecosistemas. La biodiversidad esta en funcion 
del tiempo (evolucion) y del espacio (distribucion biogeografica) (Di Castri et al. [2]). 

- La biodiversidad es un resultado del proceso evolutivo que se manifiesta en la existencia 
de diferentes modos de ser para la vida. La diversidad biologica abarca toda la escala de 
organizacion de los seres vivos (Halffter) [3] . 

- La propiedad de las distintas entidades vivas de ser variadas. Asi, cada clase de entidad 
— gen, celula, individuo, comunidad o ecosisteraa— tiene mas de una manifestacion 



179 



(SOLBRIG [6]). 

- La biodiversidad es la totalidad de los genes, las especies y los ecosistemas de una region 
(Estrategia global de la biodiversidad, 1992). 

En sentido estricto, la diversidad es simplemente una medida de la heterogeneidad de 
un sistema. En el caso de los ecosistemas biologicos, la diversidad se refiere a la 
heterogeneidad biologica, es decir a la cantidad y proporcion de los diferentes elementos 
biologicos que contenga el sistema. 

El concepto mismo de la biodiversidad y la preocupacion por su perdida son realmente 
muy recientes. 

Aunque los naturalistas llevamos mas de 250 afios describiendo especies, es solo en 
las ultimas decadas que nos hemos dado cuenta de la inmensidad del escenario biologico, 
de lo mucho que resta por descubrir e investigar, asi como del enorme peligro en que se 
encuentra todo ese potencial biologico. La inminencia de su perdida esta sirviendo de 
revulsivo para acelerar su estudio, presionando a las administraciones para que destinen 
mayores recursos al efecto. 

iPOR QUE ES CRUCIAL LA BIODIVERSIDAD? 

- Porporciona comida, material de construccion, materias primas para la industria, 
medicinas. 

- Proporciona la base de todas las mejoras en las especies animales domesticadas y vegetales 
cultivadas. 

- Mantiene las funciones de los ecosistemas, incluyendo los procesos evolutivos. 

- Almacena y mantiene en circulacion los nutrientes esenciales para la vida, por ejemplo. 



180 



carbono, nitrogeno y oxigeno. 

- Absorbe y descompone los contaminantes, incluyendo los desechos organicos, los 
pesticidas, los metales pesados. 

- Recarga los acuiferos, protege las cuencas hidrograficas y amortigua las condiciones 
extremas del agua. 

- Produce suelo y lo protege de la erosion excesiva. 

iFOR QUE SE PIERDE LA BIODIVERSIDAD? 

Amenazas directas. 

- Fragmentacion o perdida de los habitats naturales. 

- Sobreexplotacion de especies concretas. 

- Invasiones ecologicas resultantes de las actividades humanas. 

- Contaminancion. 

- Cambio climatico regional. 

Causas subvacentes. 

- Patrones de uso de la tierra. 

- Pobreza y conflictos civiles. 

- Crecimiento de la poblacion. 

- Carencia de oportunidades de desarrollo economico en las areas rurales. 

- Patrones de consumo. 

- Uso de un numero limitado de variedades. 

- Los subsidios para el uso no sostenido de la biodiversidad y los precios no reflejan los 



181 



costes ambientales. 

- Instituciones, legislacion y normativas debiles. 

- Qarencia de conocimiento cientifico. 

Parte de la informacion crucial necesaria para la conservacion a largo plazo de la 
biodiversidad esta aun por recopilar. Por ejemplo, los cientificos no conocen con exactitud 
el numero de especies que pueblan la tierra, su distribucion, el papel que desempena la 
biodiversidad en el mantenimiento de los sistemas naturales globales y del bienestar humano, 
ni como y en que medida esta cambiando la biodiversidad. 

Las decisiones que se toman hoy determinan, en ultima instancia, el exito a largo plazo 
de las iniciativas de conservacion. Gran parte de dichas decisiones podrian mejorarse 
mediante una base mas solida con respecto a la informacion cientifica disponible sobre la 
biodiversidad. Al propio tiempo, sera esencial recabar mas informacion para perfeccionar 
las estrategias de conservacion a largo plazo. 

DIVERSIDAD BI0L6GICA MARINA. 

Los sistemas marinos son, en todos los sentidos, extraordinariamente diversos, tanto 
desde el punto de vista genetico como taxonomico y ecologico. Dado el gran reconocimiento 
que esta ganando la biodiversidad, tanto la bibliografia cientifica como la prensa se hacen 
eco de los problemas que afectan a muchos sistemas marinos, en especial los costeros, que 
estan siendo agotados, sometidos a drasticas alteraciones, sobreexplotacion pesquera y 
contaminacion. El Programa Medioambiental de Naciones Unidas (Unep, 1990) ha 
documentado la existencia de patogenos, sustancias toxicas, eutrofizacion y fragmentacion 
de los habitats ecologicos del medio ambiente marino. El UNEP tambien informa que la 



182 



diversidad biologica ha decrecido. Estos informes llevan a los cientificos a la sospecha de 
que muchos ecosistemas marinos estan en estado de colapso ecologico. 

Edward Wilson [8] de la Universidad de Harvard, estima que el niimero de especies 
se encuentra "entre los 5 y los 30 millones". Debido a que mucha especies estan amenazadas 
de extincion, el Comite Cientifico Nacional (National Science Board) (1989) concluyo que 
la perdida de la diversidad biologica constituye "una crisis global que requiere soluciones 
internacionales " . Por tanto, la perdida de la biodiversidad merece de forma urgente la 
atencion piiblica y el interes cientifico. 

Sin embargo, los sistemas marinos han quedado relativamente descolgados, porque 
estan "ocultos", "olvidados" para la mayoria de la gente, incluyendo a casi todos los 
cientificos. La inaccesibilidad de la mayor parte de los medios marinos para todos, salvo 
para los submarinistas, implica que existe una escasa experiencia comun sobre los hechos 
naturales que se producen en ellos, y que los experimentos que se realizan suelen ser 
limitados desde el punto de vista temporal y espacial. Pero muchos sistemas marinos se 
encuentran en una situacion critica, al igual que los bosques tropicales. El incremento en la 
atencion piiblica y la necesidad de una mayor investigacion cientifica de la naturaleza de la 
diversidad biologica marina nos plantea dos cuestiones importantes, cientificas y sociales. 
La primera es saber en que medida las perturbaciones y la alteracion del habitat — de origen 
humano— conducen a la extincion. En segundo lugar, hay que determinar si la diversidad 
de especies esta relacionada con la funcion del ecosistema y, por consiguiente, como afecta 
a la sociedad. 

Un grupo de expertos de la Union Intemacional de Ciencias Biologicas (UICB), de la 
Asociacion Intemacional de Oceanografia Biologica (AIOB) y de la UNESCO, ha 



183 



desarrollado un programa para resaltar la importancia del medio marino en los estudios de 
biodiversidad. En el pasado estos estudios fueron enfocados preferentemente hacia el medio 
terrestre. La investigacion de la biodiversidad marina supone un importante desafio 
cientifico y de conservacion, por el gran tamafio y la relativa dificultad de acceso a los 
ecosistemas marines. Es, desde hace pocos aiios, que se empieza a comprender la 
biodiversidad marina, aunque timidamente se aplican soluciones convenientes. Se est^ 
describiendo nuevos reservorios de alta diversidad desde los mares profundos hasta las 
regiones polares; asimismo con las comunidades microbianas marinas se ha abierto un 
campo de diversidad practicamente inexplorado. 

Los organismos ya citados (UICB/AIOB) conjuntamente con el programa de ciencias 
del mar de la UNESCO, han culminado en la publicacion de una propuesta de investigacion 
vinculando la biodiversidad marina y la funcion ecosistemica. (Integrado dentro del 
Programa DIVERSITAS, de la UICB-SCOPE (Comite Cientifico sobre Problemas 
Ambientales)-UNESCO) . 

Tambien parece que, aprovechando la Conferencia de las Naciones Unidas sobre 
Medio Ambiente y Desarrollo (UNCED) (Conferencia de Rio/92), se prepar6 un informe 
que presenta un plan para la ejecucion de un programa integrado sobre biodiversidad 
marina, incluyendo investigacion teorica y experimental con objetivos a largo y corto plazo, 
asi como aspectos de educacion y formacion. En el se identifican ecosistemas apropiados, 
se propone una red de sitios de esmdio en distintas regiones del mundo y se presentan 
programas para el seguimiento y desarrollo de inventarios. 

El resultado es un protocolo global, dentro del cual los laboratories o instimciones 
alrededor del mundo podran identificar contribuciones especificas conducentes a un mejor 



184 



conocimiento de como las actividades humanas afectan la bicxliversidad marina y las 
consecuencias de tales efectos. 

El programa intemacional quedo bautizado como: Biodiversidad Marina y Funcion 
de los Ecosistemas, con el objetivo de "comprender la diversidad biologica en el contexto 
de la estructura y funcion de los ecosistemas". 

Como muy bien dicen Ray y Grassle [5]: "Hay disponibles muchas nuevas 
herramientas y metodos para medir la diversidad biologica y evaluar su importancia de cara 
a la funcion de los ecosistemas: uso de satelites para la obtencion de imagenes de utilidad 
medioambiental; tecnicas de laboratorio para la evaluacion de fenomenos geneticos y 
moleculares; ordenadores para generar modelos de la dinamica de los ecosistemas y las 
comunicaciones intemacionales, que permiten una rapida circulacion del conocimiento. Sin 
embargo, lo mas importante es el reconocimiento de que la biodiversidad no existe en el 
sofisticado mundo de los ordenadores y la electronica de consumo, sino en la historia natural 
de los organismos y sus medios". 

"La esencia de todo (sin despreciar las herramientas de trabajo) seguiria siendo el 
cientifico abriendose paso por el campo, o bajo el agua, con equipos de inmersion o 
submarinos, para observar directa e intimamente la naturaleza. Por otra parte, la solucion 
a la crisis de la biodiversidad, tal y como se ha dado en llamarla, depende, en ultima 
instancia, de la aplicacion del conocimiento cientifico a la sociedad como un todo. 
Esperemos que la sociedad sepa comprender el alcance de nuestros esfuerzos, prestando el 
apoyo necesario y la atencion a los logros cientificos". 

Termino reiterando el gran y decisivo papel de los Museos de Historia Natural 
— autenticos reservorios de datos sobre diversidad biologica ademas de centres con 



185 



experiencia en la taxonomia— en el desarrollo de investigaciones encaminadas a la 
comprension conservacion y uso sostenible de la biodiversidad. 

Estoy de acuerdo con Pere Alberch que resume sus ideas asi: 
"Los museos de historia natural se encuentran en un punto algido y critico de su 
historia. Para desempenar un papel protagonista en la investigacion de la biodiversidad 
deben cambiar su forma de funcionamiento e imagen piiblica. Las colecciones han crecido 
de una forma aleatoria, conforme a los intereses y preferencias de los sucesivos 
conservadores. Existe una necesidad urgente de crear redes intemacionales y practicas 
estandar entre museos para afrontar el reto de la crisis de la biodiversidad". 
Para ello el ICOM recomienda lo siguiente: 

- Programas de educacion para taxonomos. 

- Programas de educacion y exhibicion sobre biodiversidad para el publico. 

- Participacion en proyectos de investigacion nacionales relevantes sobre biodiversidad entre 
los museos de historia natural y departamentos universitarios. 

- Programas de intercambio intemacional entre los museos de historia natural. 

En fm amigos, parodiando a ROBERT BOURGAT, conservador del Museo de Perpignan: 



UNA ESPECIE QUE DESAPARECE ES UNA BffiLIOTECA QUE SE QUEMA 



186 



BIBLIOGRAFIA 

[1] BOURGAT, R. 1993. Museums et Sauvegarde de la biodiversite. Proceedings of the 

International Council of Museum Natural History Committee Workshop in: Natural 

History Museums at the Heart of the Environmental Debate. Quebec. September 1992. 

pp. 21-27. 
[2] DI CASTRI, F. 1994. Biodiversity: Science, Conservation and Sustainable Use. 

Environment and Development. Unesco. 
[3] HALFFTER, G. 1994. iQue es la biodiversidadl . Butll. Inst. Cat. Hist. Nat., 62: 5-14. 
[4] MARGALEF, R. 1991. Reflexiones sobre la diversidad y significado de su expresion 

cuantitativa. Diversidad biologica. F.D. Pineda. M.A. Casado, J.M. de Miguel y J. 

Montalvo, Eds. Editorial Centro de Esmdios Ramon Areces S.A., Madrid. 
[5] RAY, G.C. Y GRASSLE, IF 1991. Marine Biological Diversity. Bio Science, vol. 41, 

n° 7: 453-457. 
[6] SOLBRIG, O.T. 1991. Biodiversity. Scientific issues and collaborative research 

proposals. MAB Digest, 8. 
[7] TELLERJA, J.L. 1987. Zoologia evolutiva de los X^rtebrados. Ed. Sintesis. Coleccion 

Ciencias de la Vida. 10: 168 pp. 
[8] WILSON, E.G. 1988. The current state of biological diversity. In: E.G. Wilson y FM. 

Peters (Editors). Biodiversity. 521 pp. National Academy Press, Washington. D.C. 



187 




Pelfcano australiano 



Christmas Tree (Australia Occidental) 




Cultivos de papas (Tenerife) 



Abigarrada y diversa vegetacion del Parque 
Garcia Sanabria (Tenerife) 



El concepto de diversidad debe ser innato o espontaneo en el 
naturalisata y responde al deseo de exteriorizar la impresion, 
inicialmente cualitativa y personal, de la riqueza y variedad de 
la naturaleza que le rodea (Margalef [4]). 



188 



mr 






..*■ 


^.v.r^f-/,^/--^>A 


.^^r^t^-^.^^ 


^_^ 




•'•Iv':'' 




■-^-^^^,-1 




Pareja de Fragatas en Galapagos 



Iguana terrestre de Galapagos 




Hembra de leon Marino de Galapagos 



Shark Bay en Australia Occidental. 



189 






wffi^^^^^^^ I: ^^^"^^ 




1 


A ': 


■r¥^^ 




*• J 


t 


\ 




fi 




ii 


\ 


^ 



Foto 9 



Foto 1 
Tipos humanos en Tacarigua (Venezuela) (9) y Tenerife (10) 



190 




Vega Lagunera (Tenerit'e) 




Cardon Canario (Tenerit'e) 



191 




Museo de la Naturaleza y el Hombre (S/C de Tenerife) 




The Pinacles (Australia Occidental). 



192 



NORMAS PARA LA REDACCION Y ENVIO DE ORIGINALES 



1. GENERALES 

1.1. La Revista de la Academia Canaria de Clencias publica articulos de 
investigacion que sean ineditos, sobre temas de Matem^ticas, Fisica, Quimica y 
Biologi'a. La Revista acepta tambien trabajos sobre " Historia y Filosofia de 
la Ciencia ", especialmente referidos a las materias citadas, si bien en esta 
Seccion solo aparecera un maximo de dos trabajos en cada uno de los numeros 
que se pubiiquen. 

1.2. Dado que la Revista utiliza el sistema offset de edicion, emplecindo como 
original el que facilitan los autores, se aconseja a estos el maximo cuidado 
en su confeccion, usando una maquina electrica con cinta plastica negra o 
cualquier sistema de tratamiento de texto con impresora laser, sobre papel 
bianco de buena calidad tamano DIN A-4. 

1.3. El texto de cada trabajo, redactado en espanol o en ingles (o bien en 
cualquier otro idioma a juicio del Comite Editorial), no debera exceder de 16 
paginas, aunque se recomienda una extension de 6 a 10 paginas como promedio. 
El limite maximo para los destinados a la Seccion de Historia y Filosofia de 
la Ciencia es el de 25 paginas. Se entienden, tanto en un caso como en el 
otro, incluidas Notas, Bibliografia y Tablas. 

1.4. El envio de cualquier original (cuyas hojas deberan ser numeradas con 
lapiz en el margen superior izquierdo), ha de ir acompaiiado de una copia, y se 
dirigira a: 

Director-Editor Profesor N. Hayek 

Revista de la Academia Canaria de Ciencias 

Facultad de Matematicas 

Universidad de La Laguna 

Tenerife, Islas Canarias (Espafia) 

2. PRESENTACION DEL TRABAJO 

2.1. La caja o espacio ocupado por el texto en cada pagina, ha de tener unas 
dimensiones de 17 cm de ancho por 25 cm de largo, dejando margenes de 2 cm a 
cada lado y a 2 cm del borde superior de la pagina. 

2.2. Se escribira a doble espacio entre lineas. 

2.3. La pagina de introduccion debe comenzarse a 5 cm del borde superior de la 
misma y ha de incluir los siguientes datos: Titulo del trabajo (en letras 
mayusculas centrado); Autor (inicial del nombre y apellido del autor, y lo 
mismo caso de ser varies los autores); Centro donde se ha realizado, con 
direccion postal; Abstract en ingles (con una extension maxima de 150 
palabras) y Resumen en espanol (con tope de igual extension); Key words o 
Palabras clave. 

2.4. El comienzo de los parrafos tendra una sangria de cinco espacios. 

2.5. Los encabezamientos de cada seccion (INTRODUCCION, PARTE EXPERIMENTAL, 
RESULTADOS, DISCUSION, etc ...) numerados correlativajnente, seran escritos con 
letras MAYUSCULAS sin subrayado y centrado en el texto. Los encabezamientos de 
subapartados o subsecciones, numerados en la forma 1.1, 1.2, ..., 2.1, 2.2, 
..., se escribiran con letras minusculas subrayadas al margen izquierdo. 



193 



2.6. Las notas o llamadas, escritas con letra mas pequefta(*) y con un espacio 
entre lineas, figuraran a pie de pagina, precedidas de un indicative, por 
ejemplo, (*), (**), etc ... 

2.7. Las referencias bibliograficas, intercaiadas en el texto, contendr^ los 
nombres de sus autores seguidos de un corchete de la forma [ ], en el que 
figurara el niimero correspondiente de la Bibliogrsiffa; por ejemplo, G. CANTERO 
'[23] 6 solo apellido, CANTERO [23]. A veces (y esto se deja a criterio del 
autor), el texto quizas requiera poner simplemente s61o el numero de la 
bibliografia, o sea [23], sin citar autor. 

2.8. Las Tablas han de numerairse con mimeros romanos. Las figuras y dibujos 
(en tinta china) o fotografias (en blauico y negro y papel brillante) deberdn 
ser numeradas consecutivcunente y con numeros arabigos. Los Apendices (si los 
hay), se incluiran al final del texto, antes de la Bibliografia. 

2.9. BIBLIOGRAFIA: Toda la bibliografia debe ser escrita por orden alfabetico 
de apellidos (por ejemplo, DAVIS, E.G.; GONZALEZ, E. Y PEREZ, J.; MANRIQUE, 
S.; ...). Las referencias bibliograficas de artfcuios deberan contener: autor 
(en mayusculas), sino de publicacion, revista, volumen y paginas; por ejemplo, 
WATSON, G.N. (1948), J. Diff. Geom., 3, 141-149. En caso de libros ha de 
incluirse: autor (en ma)njsculas), ano de publicacion, tftulo (a ser posible, 
en cursivas o italicas), editorial y lugar de publicaci6n; por ejemplo, ELLIS, 
A.J. and MAHON, W.A.J. (1977), Chemistry and Geothermal Systems, Academic 
Press, London. 

2.10. AGRADECIMIENTOS: centrado y texto a un espacio. 

2.11. Se recomienda a los autores que tengan en cuenta los Reglcimentos 
Internacionales de Nomenclatura para cada materia de las citadas en el 
apartado 1.1, asi como los usos internacionales referentes a simbolos, 
unidades y abreviaturas. 

3. NOTAS FINALES 

3.1. Los articulos seran sometidos a estudio por el Comite Editorial el cual, 
asesorado por expertos, decidira si precede o no a su publicacion, o bien 
propondra a los autores que hagan las modificaciones convenientes. 

3.2. Por cada trabajo publicado, se entregaran al autor o autores, un total de 
30 separatas. 

3.3. El texto, incluidas figuras, tablas, diagramas, etc ..., de un trabajo 
publicado en la Revista de la Academia Canaria de Ciencias no podra ser 
reproducido sin permiso de la Academia Canaria de Ciencias. 



Nacere Hayek 
Director-Editor 



(•) Por ejemplo. Courier de paso 12. 



194 



INSTRUCTIONS TO AUTHORS 



1. GENERALS 

1.1. The Revista de la Academia Canaria de Clencias publishes unedited 
reseairch works in Mathematics, Physics, Chemistry and Biology themes. The 
Journal also accepts papers about "History and Philosophy of the Science", 
specially referred to the aforementioned subjects, though this Section will 
not publish more than two works in each number. 

1.2. The Journal makes use of offset edition system, employing like original 
the one sent by the author; it is advised to write up the articles with too 
much care, using electric typewriter with black plastic ribbon or whatever 
text processing system with laser printing on good quality white paper at DIN 
A-4 size. 

1.3. The text of each paper, written either in Spanish or English Isuiguage or 
whatever one, allowed by Editor Committee, will have no more than sixteen 
pages, though it is recommended not to exceed six to ten pages. The limit of 
pages for the History and Philosophy of the Sciences Section is twenty-five 
ones. In both cases this includes Notes, Bibliography and Tables. 

1.4. The sending of all originals (which pages have to be numbered with pencil 
on the left upper corner), should be enclosed with a copy and be sent to: 

Director-Editor Profesor N. Hayek 

Revista de la Academia Canaria de Ciencias 

Facultad de Matematicas 

Universidad de La Laguna 

Tenerife, Canary Islands (Spain) 

2. PRESENTATION OF THE WORK 

2.1. The text layout in each page, has to have the following dimensions: 17 cm 
in width, 25 cm in length, 2 cm in each margin and 2 cm from the upper edge. 

2.2. It will be written in double-spaced. 

2.3. The introduction page has to begin 5 cm from the upper edge with the 
following information: Tittle (centered capital letters); Author (first name 
initials and surname, the ssmie in the case of several authors); Institution 
where it was maked with postal address; Abstract written in English (at most 
150 words) and a Spanish Summary (with the same extension); Key words. 

2.4. Each paragraph will have a 5 spaces indentation. 

2.5. The correctly numbered headlines of each Section (INTRODUCTION, 
EXPERIMENTAL PART, RESULTS, DISCUSSION, etc, ...) should be written in 
CAPITALS not underlined and centered. The subheadings and subsections 
headlines, numbered like 1.1, 1.2, ..., 2.1, 2.2, ..., will be written in 
underlined lower-case letters at the left margin. 

2.6. The sinnotates, written in smaller letters(*) and one space between 
lines, will appear at foot of the page, preceded by an indicative, for 



(•) For example. Courier 12. 



195 



example, (•), (**), etc. 

2.7. The bibliography cross-references in the text, will contain the authors 
names and surnames followed by brackets like this ( 1, with its respective 
number; for example G. CANTERO [23] or only the surname CANTERO [23]. It is 
possible, if the text requires it and the author desires it, to write only the 
number without the author name like [23]. 

2.8. The Tables have to be numbered in Roman numbers. The figures and drawings 
(in black ink) or photographs (in shining black and white paper) have to be 
consecutive numbered in Arabic. The Appendixes (if they were) will be included 
at the end of the text, before Bibliography. 

2.9. BIBLIOGRAPHY: Bibliography has to be written in surname alphabetic order 
(for example, DAVIS, E. G.; GONZALEZ, E. and MANRIQUE, S.; ...). The articles 
bibliographic references have to contain: author (in capitals), publication 
year. Journal, volume and pages; for example, WATSON, G. N. (1948), J. Diff. 
Geom., 3, 141-149. When it is in books, it has to contain: Author (in 
capitals), publication year. Tittle (in Italics if it is possible), publishing 
house and publication place; for example, ELLIS, A. J. and MAHON, W. A. J. 
(1977), Chemistry and Geothermal Systems, Academic Press, London. 

2.10. ACKNOWLEDGEMENTS: centered and one-spaced. 

2.11. It is recommended the authors followed Nomenclature International Rules 
for each aforementioned subject in 1.1, as well as the international uses 
relative to s)rmbols, units and abbreviations. 

3. FINAL NOTES 

3.1. The articles will be submitted for consideration by Editor Conmiittee 
that, advised by referees, will decide if the publication proceeds or not, or 
it will be proposed the author for making appropriate modifications. 

3.2. The author (or authors) receive a total of 30 free reprints. 

3.3. Working texts, included figures, tables, diagrams, etc., published in 
Revista de la Academia Canaria de Ciencias must not be reproduced without 
Academia Canaria de Ciencias license. 



Nacere Hayek 
Director-Editor 



196 



REVISTA DE LA ACADEMIA CANARIA DE CIENCIAS 

Folia Canariensis Academiae Scientiarum 

Volumen VII - Nums. 2-3-4 ( 1 995) 

INDICE 

P^gs. 



PRESENTACION 5 

SECCION FISICA 

J. A. BELMONTE, M.A. PERERA BETANCORT , A. TEJERA CASPAR 
y C. ESTEBAN . Arqueoastronomia en Fuerteventura : una 
aplicacion a la montana de Tindaya 9 

SECCION QUIMICA 

PASTORA M. TORRES VERDUGO . Presente y futuro de las tec- 
nicas robotizadas aplicadas al laboratorio quimico: El 
robot de laboratorio como claro exponente de la automa- 
tizacion total de procesos 25 

SECCION BIOLOGIA 

R. BARONE y K.W. EMERSON. Distribucion, estatus y carac- 
terlsticas del habitat de la terrera marismena CALANDRE- 
LLA RUFESCENS (Viellot, 1820) en la isla de Tenerife, 
Canarias (Aves: Alaudidae) 4 7 

L. MORO, J. ORTEA, J.J. BACALLADO , A. VALDES y J.M. PE- 
REZ SANCHEZ. Nuevos aeolidaceos (Castropoda, Nudibran- 
chia) para la fauna de Canarias 63 

F. GARCIA-TALAVERA, L. SANCHEZ-PINTO y S. SOCORRO. Ve- 

getales fosiles en el complejo traqultico-sienitico 

de Gran Canaria 77 

M.A. DIAZ HERNANDEZ, 0. RODRIGUEZ DELGADO y W. WILDPRET 
DE LA TORRE. Contribucion al estudio taxonomico y des- 
criptivo del cardon de Canarias (Euphorbia Canariensis) 93 

SECCION HISTORIA Y FILOSOFIA DE LA CIENCIA 

JOSE C. DEL TORO INIESTA. El descubrimiento del efecto 
Zeeman en el Sol y en el laboratorio 113 

Discurso de ingreso del Academico Correspondiente Dr. 
D. JULIO PEREZ SILVA: 

Palabras de presentacion del Academico Numerario Dr. D. 
ANGEL M. GUTIERREZ NAVARRO 137 

Texto del discurso sobre "Aspectos ecologicos de la an- 
tibiosis" 139 

VIDA ACADEMICA 

Actividades 159 

J.J. BACALLADO ARANEGA:"Los Museos de Historia Natural 
como Centres de Investigacion y conservacion de la bio- 
diversidad" 163 

NORMAS PARA LA REDACCION DE ORIGINALES 193 

INSTRUCTIONS TO AUTHORS 195 



INDICE 

P^gs 
PRESENTACION 5 

SECCION FISICA 

J. A. BELMONTE, M.A. PERERA BETANCORT , A. TEJERA CASPAR 
y C. ESTEBAN. Arqueoastronomia en Fuerteventura : una 
aplicacion a la montana de Tindaya 9 

SECCION QUIMICA 

PASTORA M. TORRES VERDUGO . Presente y future de las tec- 
nicas robotizadas aplicadas al laboratorio quimico: El 
robot de laboratorio como claro exponente de la automa- 
tizacion total de procesos 25 

SECCION BIOLOGIA 

R. BARONE y K.W. EMERSON. Distribucion , estatus y carac- 
teristicas del habitat de la terrera marismena CALANDRE- 
LLA RUFESCENS (Viellot, 1820) en la isla de Tenerife, 
Canarias (Aves: Alaudidae) 47 

L. MORO, J. ORTEA, J.J. BACALLADO , A. VALDES y J.M. PE- 
REZ SANCHEZ. Nuevos aeolidaceos (Castropoda, Nudibran- 
chia) para la fauna de Canarias 63 

F. GARCIA-TALAVERA, L. SANCHEZ-PINTO y S. SOCORRO. Ve- 

getales fosiles en el complejo traquitico-sienitico 

de Gran Canaria 77 

M.A. DIAZ HERNANDEZ, O. RODRIGUEZ DELGADO y W. WILDPRET 
DE LA TORRE. Contribucion al estudio taxonomico y des- 
criptivo del cardon de Canarias (Euphorbia Canariensis) 93 

SECCION HISTORIA Y FILOSOFIA DE LA CIENCIA 

JOSE C. DEL TORO INIESTA. El descubrimiento del efecto 
Zeeman en el Sol y en el laboratorio 113 

Discurso de ingreso del Academico Correspondiente Dr. 
D. JULIO PEREZ SILVA: 

Palabras de presentacion del Academico Numerario Dr. D. 
ANGEL M. GUTIERREZ NAVARRO 1 37 . 

Texto del discurso sobre "Aspectos ecologicos de la an- 
tibiosis" ■ 139 

VIDA ACADEMIC A 

Actividades 159 

J.J. BACALLADO ARANEGA:"Los Museos de Historia Natural 
como Centres de Investigacion y conservacion de la bio- 
diversidad" 163 

NORMAS PARA LA REDACCION DE ORIGINALES 193 

INSTRUCTIONS TO AUTHORS 195